Jornada caótica en aeropuertos brasileños afectó a miles de pasajeros ayer

Un tercio de los 400 vuelos nacionales e internacionales programados hasta el mediodía de ayer en Brasil se retrasaron más de una hora, en el tercer día de caos en los principales aeropuertos del país por una crisis que se arrastra desde hace nueve meses, informaron autoridades aeroportuarias . Según fuentes de la estatal Infraero, la empresa que administra los aeropuertos del país, hasta el mediodía de ayer 116 de los vuelos programados, el 29%, estaban atrasados y otros 45, el11%, fueron cancelados en la red nacional. Los principales contratiempos se registraron en los aeropuertos de la ciudad amazónica de Belem, con un 40% de retrasos; en la capital federal, Brasilia, (38%) y en las turísticas ciudades costeras de Fortaleza (60%) y Recife (66%). Centenares de pasajeros pasaron la noche del miércoles en los pasillos de los aeropuertos y las terminales de embarque. Este nueva situación de caos, que ya dura tres días, es el nuevo episodio de una crisis estructural de la aviación civil brasileña, desvelada el 29 de septiembre de 2006, cuando se estrelló en la selva amazónica un Boeing de la aerolínea Gol, donde murieron 154 personas. El accidente fue ocasionado por un insólito choque a 37.000 pies de altura con un avión ejecutivo del fabricante brasileño Embraer. Los investigadores del caso echan la culpa a los controladores aéreos que estaban de servicio ese día en la torre de control de Brasilia y a dos pilotos estadounidenses del avión Legacy porque no habrían conectado los equipos anticolisión del avión. Las investigaciones han revelado serios fallos en los sistemas y equipos electrónicos de control de tráfico aéreo y deficiencias en el flujo de comunicación entre los controladores, que dependen de la Fuerza Aérea, y sus superiores. Los retrasos de esta semana fueron atribuidos por los controladores a fallos en las imágenes de radares en el llamado Cindacta I, el centro de control de vuelos de Brasilia, y a la salida de operaciones de uno de los equipos. Pero las autoridades aeronáuticas han dicho extraoficialmente a medios locales que los retrasos se deberían a una "operación tortuga" o huelga de celo, en la que los operadores aplican rígidas normas internacionales de separación entre despegues y aterrizajes de los aviones, lo que congestiona el tráfico aéreo. HOSTELTUR (latinoamerica@hosteltur.com) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.