El Gobierno de Oaxaca celebrará la Gelaguetza pese a las amenazas

La Guelaguetza de Oaxaca, una fiesta indígena conocida internacionalmente, se realizará con normalidad este año, aseguró ayer la Secretaría de Turismo del Estado, que el año pasado fue escenario de una revuelta popular con una veintena de muertos. La Guelaguetza, que se celebra cada año los dos últimos lunes de julio, fue suspendida en 2006 por primera vez cuando un movimiento popular encabezado por los maestros públicos se atrincheró en la principal plaza pública de la capital oaxaqueña para demandar la salida del gobernador estatal, Ulises Ruiz. Como una muestra de fuerza, los sectores sublevados impidieron que se desarrollara el festival y quemaron parcialmente el foro construido especialmente para la Guelaguetza. La secretaria de Turismo estatal, Beatriz Rodríguez, declaró ayer a la prensa en Ciudad de México que todo está listo para este tradicional festival de danzas indígenas de 45 comunidades llegadas desde distintos puntos de Oaxaca, que reúne en el foro a 12.000 espectadores, la mayoría de ellos turistas. "Para la fiesta de este año, el Gobierno de Oaxaca y una empresa telefónica han invertido el equivalente a un millón de dólares (750.000 euros)", explicó. Aunque el conflicto parecía terminado desde que los líderes del movimiento fueron detenidos por la policía federal en noviembre y diciembre pasados, los disconformes reanudaron sus reivindicaciones callejeras el pasado 18 de junio, cuando colocaron campamentos de protesta en el Zócalo, la plaza principal de la ciudad, como hicieron en 2006, cuando permanecieron unos seis meses ocupando por la fuerza ese espacio público. Pérdidas millonarias Rodríguez confía en que en la mesa de diálogo entre las autoridades y los grupos disconformes se llegue a un acuerdo, "aunque los puntos de negociación no son fáciles", reconoció, pues los maestros exigen que les sean devueltas 150 escuelas que están en poder de padres de familias, que el año anterior se opusieron a la huelga de los profesores, así como la libertad de lo que llaman "presos políticos", entre ellos Flavio Sosa, el líder más visible de la APPO. Si estas demandas no se cumplen antes del 16 de julio, los miembros de APPO impedirán que se celebre la Guelaguetza. Las protestas registradas el año anterior en Oaxaca ocasionaron millonarias pérdidas económicas en la zona, importante destino turístico de México por la belleza colonial de la ciudad y la herencia de los pueblos precolombinos, patente en el perfil indígena del Estado, además de sus destinos de playa en el Pacífico. En tal sentido, la secretaria Rodríguez reconoció que el año pasado fue "catastrófico" para el sector turístico de Oaxaca. HOSTELTUR (latinoamerica@hosteltur.com) 
Guelaguetza.jpgGuelaguetza.jpg

Guelaguetza.jpgGuelaguetza.jpg

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.