Diario 5407 21.10.2018 | 15:15
Hosteltur: Noticias de turismo

La creación de clusters en un entorno 2.0

31 marzo, 2009
Se celebra los próximos días 2 y 3 de abril la puesta de largo de un proyecto de varios empresarios canarios que llevan tiempo trabajando en el desarrollo de un cluster canario bajo la filosofía colaborativa del 2.0. Uno de sus impulsores, Eduardo William, ha explicado en varias ocasiones este proyecto y ha ido desgranando en su blog la filosofía que lo sustenta.
Para William un cluster es una agrupación empresarial innovadora en red enfocada al desarrollo de una región. En este sentido se puede considerar al cluster como una estructura natural dentro de la industria turística. Más que hablar de destinos, desde el punto de vista organizacional y de gestión deberíamos hablar de clusters, de agregados empresariales, administrativos y culturales que funcionen como un todo y gestionen y ofrezcan un valor acumulado y único al viajero.

Este tipo de actuaciones necesita de una serie de compromisos de colaboración por parte de los distintos actores del cluster para que funcione y la gestión sea efectiva. Sin embargo, señala Eduardo William esto no debería ser una barrera en la industria turística, puesto que el turismo genera por sí mismo de forma natural una estructura relacional.

Del embudo a la plataforma

En este sentido es interesante recordar un artículo del propio William en el que explicaba un entorno en el que la industria pasa de un sistema de distribución de embudo, donde la oferta se debe canalizar según las necesidades de los intermediarios y no de los viajeros, a uno de plataforma en el que los distintos actores tenían una relación más colaborativa, distributiva y en la que la gestión de la abundancia se gestiona de un modo cooperativo.

Sin embargo la existencia de un cluster colaborativo y cooperativo no impide la presencia de un entorno en el que la competencia esté presente. En última instancia va a ser siempre el viajero el que tenga la última elección.

Un modelos de cluster colaborativo es para William el modelo apropiado y más adaptado a las nuevas particularidades y realidades propias de un entorno 2.0 donde el cliente microsegmenta sus necesidades y donde se hace más necesaria una estrategia que sume esfuerzos y activos más que los divida. Se trata en definitiva de ofrecer unos productos turísticos integrales y completos que sean capaces de satisfacer todas las necesidades del viajero superando sus expectativas y afianzando la transmisión de valores.

La innovación integral

Para William la innovación no puede ser sólo una innovación física, sino que debe también suponer un cambio organizativo y mental, una nueva forma de entender el servicio turístico desde un destino integrado y estructurado en torno a una oferta unificada del destino.

Lo interesante de los clusters es que rompe las barreras de la colaboración y permite la creación de estructuras específicas en torno a la innovación. Sin embargo, los beneficios apreciables de la constitución de un cluster son siempre a medio y largo plazo, pues afectan a la naturaleza misma del destino, lo que implica la necesidad de un cambio y asentamiento de las estructuras mentales y las metodologías de actuación. Es importante por eso desarrollar microacciones dentro de ese cluster que tengan resultados visibles, que sigan el espíritu colaborativo propio de la naturaleza del nuevo tipo de gestión e incentiven la participación de todos los actores en un nuevo entorno y en la asunción de un cambio de paradigma.

Estamos hablando de un proyecto muy interesante que puede suponer el primer paso de un destino por una apuesta firme y decidida en integrar la gestión turística dentro de la filosofía colaborativa y distributiva del 2.0.

Juan Sobejano (juan.sobejano@hosteltur.com)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.