Diario 6004 20.09.2020 | 07:07
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Las medidas de Obama podrían favorecer la llegada de turistas a Cuba

16 abril, 2009
La decisión del presidente Barack Obama de permitir que los cubano-estadounidenses viajen libremente a la isla amortiguaría para Cuba el impacto de la crisis internacional que está vaciando otras playas del Caribe, según han apuntado diferentes operadores y analistas. Obama eliminó el lunes todas las restricciones a los viajes para los 1,5 millones de estadounidenses con parientes en Cuba, poniendo a su alcance balnearios como Varadero.
La agencia de noticias Reuters afirmaba desde La Habana que la eliminación de las sanciones permite a Cuba atraer buena parte de los 200.000 cubanos-estadounidenses que pasan el verano en otros destinos del Caribe como República Dominicana. La decisión de Obama acerca la posibilidad de que Washington también permita en el futuro los viajes de estadounidenses, lo que según el Fondo Monetario Internacional podría inundar Cuba con 3,5 millones de turistas.

Cuba depende fuertemente del turismo, una industria de unos 2.500 millones de dólares que atrajo 2,3 millones de visitantes en el 2008. Las autoridades cubanas sostienen que, pese a la crisis, el turismo continuará creciendo en el primer trimestre del 2009 gracias a la afluencia de canadienses, algo que los operadores explican por una agresiva política de precios. Agentes europeos han advertido, sin embargo, que la inseguridad financiera ha deprimido hasta un 15% las llegadas de países como Gran Bretaña u Holanda.

Más dinero para la isla

Los cubano-estadounidenses inyectarían moneda dura en la economía de la Isla, alquilando automóviles, llevando a sus familiares a restaurantes y hoteles. Eso mantendría ocupadas las cerca de 55.000 habitaciones de los hoteles de Cuba cuando los canadienses, típicamente turistas del invierno boreal, regresen a casa. El potencial del turismo cubano-estadounidense quedó claro en marzo, cuando en Washington el Congreso suavizó las restricciones de viajes familiares, elevando la frecuencia de tres años a uno.

"La demanda aumentó aproximadamente un 20% el mes pasado", dijo a Reuters una fuente de la industria aeronáutica estadounidense respecto a los vuelos chárter entre ambas orillas del Estrecho de Florida. No es la primera vez que el clima político se refleja en los números. Cuando el presidente George W. Bush endureció las restricciones de viaje, el flujo de estadounidenses bajó de 84.500 en el 2003 a los actuales 40.500. Los vuelos chárter son operados por media docena de aerolíneas estadounidenses, entre ellas una que opera aviones de American Eagle, una subsidiaria de American Airlines.

"En una situación de comercio libre y viajes irrestrictos yo esperaría de 3 a 3,5 millones de estadounidenses yendo a Cuba. Y es un pronóstico conservador", dijo Rafael Romeu, un economista del FMI que exploró el escenario en su estudio ?Vacation Over: Implications for the Caribbean of Opening U.S.-Cuba Tourism". Según sus cálculos, la liberación de los viajes para los estadounidenses reduciría a una tercera parte el costo de una estadía en Cuba y compensaría el impacto de la crisis.

HOSTELTUR (latinoamerica@hosteltur.com)
Avatar redactor Carlos Paquito

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.