Diario 5327 20.07.2018 | 05:27
Hosteltur: Noticias de turismo
La licencia no es obligatoria en todas las Comunidades Autónomas

Muchas franquicias de agencias viven en el limbo legal

27 mayo, 2009
Uno de los grandes debates que existen entre las agencias de viajes españolas gira en torno a la situación "surrealista" en que funcionan las franquicias en este sector. Y es que, mientras que en Catalunya o Canarias la franquiciada tiene que contar con el título de agencia, en Valencia puede funcionar como sucursal de la franquiciadora.
Esta chocante circunstancia es debida a la diferente interpretación de la normativa que realizan las diversas Comunidades Autónomas respecto a la apertura de agencias bajo la fórmula de franquicia. Mientras unas administraciones exigen que el franquiciado esté en posesión de su propio título-licencia de agencia de viajes y que deposite el correspondiente aval, en otras no se contempla ese requisito y el franquiciado opera bajo la licencia de la central franquiciadora, que es lo que se conoce en el sector como ‘sucursalismo".
 
Esta disparidad de criterios se debe en buena medida al hecho de que en el decreto donde se especifica la normativa sobre las agencias de viajes de las Comunidades, no se menciona el caso específico de la fórmula de las franquicias, quedando su reglamentación al arbitrio de la interpretación que cada Administración haga.
 
De hecho, existen denuncias de la asociación catalana de agencias de viajes (ACAV) y de la de Canarias contra la franquicia Zafiro Tours, porque sus franquiciadas no tienen licencia. Y la Administración turística les ha dado la razón y las ha declarado ilegales, mientras que en otras Comunidades son consideradas perfectamente legales, como la Valenciana, donde está la sede de esta franquicia.
 
Son muchos en el sector los que consideran que el sistema de agencias de viajes en cuanto a forma de aperturas en España es “surrealista”. Cada Comunidad Autónoma tiene una legislación diferente, e incluso en una misma Comunidad las distintas delegaciones de Turismo tienen opiniones diferentes de la interpretación del decreto. Lo que se permite en Cádiz no se permite en Málaga.
 
Desventajas del sucursalismo
 
En buena parte del sector se considera que el hecho de la central de franquicias ceda su propio título-licencia al franquiciado (sucursalismo) es una irregularidad, ya que el franquiciado no consta como propietario de la agencia ante la Administración y tiene que alquilar el local a su nombre y ceder los derechos de uso a su central, por lo que es una desventaja para éste.
 
Otra desventaja es que si algún día el franquiciado quiere independizarse de la franquicia, si está utilizando la licencia de la central no podrá desvincularse. En cambio, con el título-licencia el franquiciado puede marcharse del grupo y cambiarse cuando lo desee porque posee su licencia propia. Además, esto le posibilita a abrir hasta cinco sucursales más con su propia licencia.
 
En este sentido, cabe destacar que la Asociación Española de Franquiciadores (AEF) no acepta la fórmula sucursalista, ya que considera el título propio una garantía para el inversor de la franquicia, razón por la cual no hay demasiadas marcas de agencias de viajes asociadas a la AEF.
 
Entre las franquicias de agencias que operan bajo la fórmula sucursalista están Zafiro Tours (la más grande del sector con más de 700 oficinas) y AB Club de Viajes, mientras que otras como Viajes Almeida o Plantour exigen que cada franquiciado tenga su licencia de agencia. Asimismo, la fórmula de agencia asociada o franquicia que desarrollan algunas de las grandes redes de agencias, como Marsans, Viajes Iberia, Barceló, Eroski, Carlson Wagonlit Travel o Ecuador, también exige la licencia a todos los franquiciados.
 
Postura de las asociaciones
 
Este limbo legal que hace que en diferentes Comunidades del territorio nacional una empresa sea legal o ilegal, es contemplado por las asociaciones empresariales de agencias de diferente modo, en función de la Comunidad en la que están sus asociadas y también condicionadas por si entre sus asociadas hay franquicias que trabajan bajo la fórmula de licencia o si son sucursalistas.
 
En este sentido, cabe destacar las declaraciones que hacía a HOSTELTUR el presidente de FEAAV, Rafael Gallego, cuando accedió a la presidencia de la federación, al asegurar que uno de sus objetivos era “la lucha contra el intrusismo”, y señalaba en concreto a “las franquicias que camuflan como sucursales a sus franquiciados, aprovechándose de la ignorancia de las administraciones”. En este sentido mostraba su sorpresa por el hecho de que “los sindicatos no se fijen en las condiciones laborales de las franquiciadas”.
 
En cuanto a la postura de otras asociaciones, en el caso de UNAV (la asociación más grande de FEAAV), entre sus agencias asociadas cuenta tanto con franquicias cuyos franquiciados tienen título-licencia de agencias, como son las de Plantour, como con otras como las de Zafiro, que actúan como sucursales de la central. 
 
José Manuel de la Rosa (josemanuel.delarosa@hosteltur.com

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.