Noticia actualizada a las 10:30

Alarma mediática en los principales mercados emisores de Mallorca

El atentado que ayer costó la vida a dos guardias civiles en la turística localidad mallorquina de Palmanova, está siendo tratado a fondo por la prensa internacional, mientras la Administración británica avisa de "los posibles riesgos" de viajar a España. El atentado provocó el cierre por unas horas durante la tarde de ayer del aeropuerto y el puerto de Palma. La normalidad ha vuelto hoy a Son Sant Joan, aunque siguen las restricciones navieras. A las 11:00 está previsto que se celebre una reunión en la Consellería de Turismo en la que estarán los diferentes representantes del sector.

Tal y como recogía ayer HOSTELTUR, la explosión de una bomba lapa situada en un automóvil, delante del cuartel de la Guardia Civil de Palmanova (Calvià), provocó la trágica muerte de dos jóvenes guardias civiles y el cierre del aeropuerto de Palma de Mallorca sobre las 16:00 horas por orden del Ministerio del Interior. También el puerto de Palma permaneció cerrado al tráfico marítimo y terrestre, mientras los controles en carreteras y autopistas colapsaban el tráfico en Palma y los alrededores del aeropuerto y Calvià.

La tensión fue enorme en la isla durante toda la tarde, puesto que los artificieros de la Guardia Civil localizaron un segundo artefacto en otro vehículo ubicado en los alrededores del cuartel, que fue explosionado de forma controlada sobre las 19:00 horas. La situación provocó el desalojo de varios hoteles cercanos, ya que ante la sospecha de que existía un segundo explosivo fue cerrada al tráfico y bloqueada toda la zona, uno de los principales núcleos turísticos de Mallorca.

"Operación Jaula" en la isla
 
Ante la posibilidad de que los terroristas se encontrasen aún en Mallorca, las Fuerzas de Seguridad del Estado pusieron en marcha la llamada "operación jaula" justo tras producirse el atentado, con el objetivo de bloquear los accesos a la isla por mar y aire. El aeropuerto de Palma permaneció cerrado durante dos horas, entre las 16:00 y las 18:00, por orden de la Delegación del Gobierno.
 
Durante ese tiempo, se vieron afectados 26 vuelos de salida y 21 de llegada. Se permitió el aterrizaje de 17 vuelos que ya estaban en el aire y otro fue desviado al aeropuerto de Reus. Durante el periodo de cierre fue cancelado un único vuelo. A partir de las 18:00 horas se reanudaron las operaciones tanto de salida como de llegada. Aena reforzó la dotación de control aéreo para agilizar al máximo las operaciones en Son Sant Joan, al mismo tiempo que se coordinaban las medidas necesarias con las compañías aéreas y de handling que operan en el aeropuerto para volver a la normalidad lo antes posible. En el momento de la reapertura, quedaban por operar unos 200 vuelos de los 660 programados para el día de ayer.

Tráfico restringido por mar
 
Los puertos de Palma y Alcúdia, y los puertos deportivos de la isla, fueron cerrados incluso antes que el aeropuerto.  La situación ya anoche era de tráfico restringido, con permisos de salida para cada embarcación, tanto barcos de crucero como ferries y navíos particulares, después de un exhaustivo control policial. Las medidas provocaron retrasos en varios buques de crucero y ferries que esperaron hasta dos horas para obtener permiso para salir.
 
En cuanto a los puertos deportivos, sus usuarios tienen prohibido abandonar la isla sin la debida autorización y control de la Guardia Civil. La Autoridad Portuaria informó ayer de esta disposición a los dueños o arrendatarios de embarcaciones particulares a través de los clubes náuticos.

Tratamiento alarmista
 
El atentado terrorista tuvo desde primera hora amplia repercusión en la prensa internacional y en internet, al haber tenido lugar en Mallorca y concretamente en Calvià, el municipio turístico más importante de España. El Foreign and Commonwealth Office (Ministerio de Exteriores británico), advertía ya ayer en su página web de que "existe una alta amenaza del terrorismo en España". "Los ataques pueden ser indiscriminados, incluso en lugares frecuentados por viajeros extranjeros", por parte de la "organización terrorista vasca ETA".
 
Además, en sus recomendaciones el Gobierno británico advierte de que "aunque las autoridades españolas son plenamente conscientes de las repercusiones del terrorismo y adoptan medidas para proteger a los visitantes, usted debe estar alerta". "Debe seguir las instrucciones de la policía local y otras autoridades", añade. "ETA sigue activa. Los ciudadanos británicos no son un objetivo de ETA, pero existe el riesgo de que puedan ser atrapados en un ataque", destaca el Ministerio de Exteriores británico.
 
Asimismo, la prensa internacional lanzaba ayer en internet titulares como “Terror en el paraíso de Mallorca”, del periódico alemán Bild, o "Mallorca cierra sus fronteras después de un ataque bomba mortal", de la cadena británica Sky News. Si bien otros medios se mostraban más ponderados, como el Sueddeutsche Zeitung, que titulaba "Dos policías mueren en un atentado en Mallorca"; la BBC, "Una explosión en un cuartel de Mallorca mata a dos personas"; o The New York Times: “Dos oficiales españoles muertos en una explosión en Mallorca”.

Cómo contrarrestarlo

Fuentes del sector han asegurado a HOSTELTUR que entre algunas de las acciones estratégicas que están tomando las autoridades turísticas de Balears se encuentra la captación de imágenes de las zonas turísticas de Mallorca en plena normalidad para transmitirlas a través de las agencias a medios internacionales y así contrarrestar la avalancha de informaciones negativas.
 
“No es momento de valoraciones empresariales", dice el sector
 
En cuanto a las reacciones del sector turístico ante en atentado, Antoni Horrach, presidente de la Federación Hotelera de Mallorca (FEHM), dijo ayer en declaraciones a HOSTELTUR que era el momento para "el respeto a las víctimas" y no "el momento de hacer lecturas en clave empresarial o económica". La FEHM emitió un comunicado a las pocas horas del atentando en el que aseguraba que “el colectivo de los empresarios hoteleros de Mallorca se une al dolor por las víctimas mortales y muestra su apoyo al Gobierno en la lucha sin tregua contra la banda criminal”.
 
La FEHM -que tiene asociadas 220.000 plazas de alojamiento turístico y representa a un millar de empresas-, “lamenta profundamente el fallecimiento de los dos guardias civiles que esta mañana estaban de servicio cuando ha ocurrido el atentado”. Horrach agradeció también las muestras de apoyo de otras asociaciones hoteleras españolas que, como la CEHAT, le manifestaron su "pesar, repulsa y colaboración”.
 
Tras brindar todo el apoyo del sector a la acción del Gobierno, el presidente de la FEHM declaró: “En Mallorca, hoy más que nunca, ha quedado claro que nadie es ajeno al problema de un terrorismo trasnochado, que empieza y termina en sí mismo, pero cuyo criminal radio de acción acaba afectando a todos los demócratas. Esta certeza se ha reafirmado en Palmanova donde absurdamente han sido asesinados dos agentes de las fuerzas de seguridad del Estado y se ha alterado la normal convivencia vacacional de una de las zonas más pacíficas y seguras de España”.

Por su parte, Aurelio Vázquez, presidente de la Asociación de Cadenas Hoteleras de Baleares coincidió con Horrach en no querer entrar en “valoraciones empresariales en estos momentos. Ahora lo importante es ofrecer todo el apoyo a las víctimas y sus familias, ofrecer su ayuda a las fuerzas de seguridad. Cualquier comentario sobre efectos en la temporada es una frivolización de algo tan horrible como un atentado con muertos”.

Reacciones de las agencias
 
Y en cuanto al sector de agencias de viajes, el presidente del área de Receptivo de la Asociación de Agencias de Viajes de Baleares (AVIBA), Joan Oliver, señala a HOSTELTUR que no cree que el atentado “afecte demasiado a nuestros principales mercados emisores, el alemán y el británico”, y lo argumenta en base al “conocimiento que tienen del destino la mayoría de los turistas.
 
Por su parte, el presidente de FEAAV, Rafael Gallego, asegura "el atentado no va a afectar al turismo y los turistas europeos no van a dejar de venir a España porque saben que España es un país seguro. Si se creen que el turismo, la primera industria de este país, se va a tambalear por un coche bomba, están equivocados". Mientras que el presidente de AEDAVE, José Manuel Maciñeiras, pese a admitir que lo ocurrido "no le viene bien" al sector, insiste en que el atentado no afectará al turismo hacia España, ni hacia Baleares en particular. España es un "destino seguro" para los turistas. "La marca turística España tiene unas peculiaridades que hacen que sea muy conocida, con un número mayoritario de turistas europeos y repetidores que conocen el país y saben aislar cuáles son los focos", apuntó el presidente de AEDAVE. Asimismo, recordó que todos los veranos se han cometido atentados y afirmó que estos actos "reprobables y rechazables" tienen un "limitado efecto" en los turistas tanto extranjeros como españoles y que sólo son un chantaje inútil.
 
El sector, objetivo de ETA
 
ETA sabe que atentar en una zona turística multiplica por cien la repercusión de sus acciones criminales. En el verano de 2008, la banda ya llevó a cabo una serie de atentados en diferentes puntos turísticos de España, colocando artefactos explosivos en Cantabria (un fallecido y media docena de heridos), Torremolinos y Málaga (sin víctimas mortales).

También en la temporada estival de 2003 la banda terrorista hizo explotar bombas en Benidorm y Alicante, con un balance de 13 heridos. Ese mismo verano, un coche bomba en Santa Pola frente al cuartel de la Guardia Civil acabó con la vida de un hombre y una niña. ETA también actuó en los veranos de 2002 con coches bomba en Fuengirola y Málaga con un saldo de ocho heridos, y de 2001 atentando en el aeropuerto de Málaga y en Salou, causando 13 heridos leves.
 
Más de 200 vuelos retrasados
 
Son Sant Joan es uno de los aeropuertos de más tráfico de toda España, con 86.000 viajeros diarios, y en especial, durante el verano, debido a la afluencia de turistas a las Islas Balears. Para este fin de semana, entre hoy el próximo lunes, las compañías aéreas han ofertado 489.913 plazas y programado 2.959 operaciones con origen o destino en Palma de Mallorca.
 
La medida de cierre temporal de Son San Joan provocó ayer fuertes retrasos en varios aeropuertos españoles, principalmente los de Madrid, Barcelona y Valencia. Más de 200 vuelos con retraso que afectaron a miles de pasajeros. Sin embargo, en esta oportunidad, las aerolíneas no recibieron reclamaciones de clientes, que comprendieron los motivos del justificado retraso.
 
El atentado ha conmocionado a la sociedad balear, puesto que es la primera vez que ETA provoca muertes en las Islas. El Govern Balear ha decretado tres días de luto oficial en la Comunidad por el "acto miserable y de barbarie" cometido ayer en Palmanova.

Esta noticia irá actualizándose si hay novedades respecto a las repercusiones del atentado en el sector turístico.
 
Diana Ramón Vilarasau / Noelia Cedrés / Araceli Guede / Xavier Canalis / José Manuel de la Rosa (actualidad@hosteltur.com)
 
DSCF2548.gifDSCF2548.gif

DSCF2548.gifDSCF2548.gif

Bomba en Palmanova, dentro.jpgBomba en Palmanova, dentro.jpg

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.