La empresa y la inteligencia eficiente

Referencia José Antonio Marina en su libro 'La Inteligencia Fracasada', unas palabras del Herbert Simon, premio Nobel de Economía. Decía Simon que "la razón humana no es tanto un instrumento para modelar y predecir el equilibrio del sistema del mundo en su conjunto, o crear un modelo general que considere todas las variables, como un instrumento para resolver problemas parciales y específicos".

Y añade Simon: “La razón es meramente instrumental. No puede solucionar nuestras metas finales. No puede indicarnos dónde ir, en el mejor de los casos nos puede indicar cómo llegar.” Es decir, nuestra inteligencia será más cierta cuanto más eficaz sea a la hora de decirnos cómo actuar.
 
Para Marina esta definición se queda corta. Identificar la inteligencia con la eficacia limita aquella a la pura acción y además abstrae la acción misma del entorno y del escenario (del marco, dice Marina) lo que puede identificar como inteligente una acción que vista en perspectiva represente una estupidez.
 
¿Efectividad o eficiencia?

El tema de la eficacia también ha sido tocado por Arie de Geus, autor de 'The Living Company'. Para de Geus uno de los grandes problemas de las empresas actuales es que siguen utilizando un lenguaje de la era puramente capitalista, y esto influye en sus creaciones mentales. Así, a los trabajadores se les llama “capital humano”, por lo que en lugar de buscar efectividad se trata de conseguir eficiencia, más propia del capital.
 
Esto es importante puesto que para de Geus se ha producido históricamente un trasvase de la importancia de los factores de producción: tierra, capital y trabajo. Así, de un primer momento en el que la tierra y los recursos naturales son los factores dominantes, pasamos a uno en el que el factor dominante es el capital. Ahora posiblemente el factor dominante sea el factor humano, sobre todo desde el punto de vista intelectual.
 
Internet parece haber hecho asomar mucho talento oculto, de modo que éste se ha posicionado como un factor fundamental de éxito. Además, por la propia naturaleza de la Red, ese talento se extiende como una mancha de aceite, de modo que lo crítico no es que exista talento o no, sino captarlo y llegar al más adecuado. Paradójicamente la abundancia genera dificultad, puesto que se mezcla con mucho ruido del que debemos huir.
 
¿Estrategias equivocadas para los factores de producción disponibles?

Por tanto, si es cierto lo que dice de Geus y aceptamos las tesis de Marina, ¿podemos decir que nos encontramos en un momento en el que las empresas están aplicando estrategias equivocadas para los factores de producción de los que disponen?

Volvemos a lo de siempre: el fin último de una empresa es ganar dinero. Para Herbert Simon no estamos capacitados para proyectar grandes estructuras ni realizar importantes proyecciones futuras, por lo que debemos actuar a corto plazo, sin embargo se pueden combinar la construcción de marcos de actuación, como dice Marina, con la materialización diaria de objetivos.

Y ello nos obliga a conocer el entorno en el que nos movemos y, queramos o no, proyectar escenarios en los que cada factor ocupe el lugar que le corresponde.
 
Talento humano y sector turístico

El sector turístico es posiblemente uno de los que más están notando esa supuesta preeminencia de un factor como es el del talento humano. Es un sector en el que el trabajador tiene gran parte de culpa del éxito o fracaso de un producto o servicio. Y sin embargo vemos como sigue siendo utilizado como un coste.

Desde un punto de vista estrictamente monetario reducir costes es un acierto cuando hay crisis. Pero si observamos en perspectiva vemos que el marco cambia y que esa decisión está afectando la efectividad de la empresa y su capacidad para satisfacer los deseos del viajero.
 
Al final la decisión es, por supuesto, de quien dirige la empresa, pero tal vez sería interesante un cambio de perspectiva para confirmar o modificar los criterios y premisas sobre los que se sustentan las decisiones.
 
Juan Sobejano  (juan.sobejano@hosteltur.com)
 
 
 
 
efectividad.jpgefectividad.jpg

diana 100 px.jpgdiana 100 px.jpg

diana 100 px.jpgdiana 100 px.jpg

Comentarios 2

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

K4rib7/08/2009 17:08:00

En 1784 ¡hace ya más de 200 años! James Watt bautiza lo que se conoce como la Revolución Industrial. Surge así la fábrica y todo lo que ello implica. Fue un gigantesco avance para la humanidad, y un "Modelo de Negocio" que se impuso hasta...

El 7 de Septiembre de 1998, día en el que dos muchachos, con una idea y sin un dólar - Sergey Brin y Larry Page - crean una pequeña compañía llamada Google; ese día se bautiza un Nuevo Modelo de... todo lo que Vd. quiera, o mejor, se bautiza la actual "Revolución", si, la Revolución en la que estamos inmersos, aquí, en éste planeta, ahora mismo, ¡Todos! Yo, Tú, Él y Ella... NOSOTROS.

¿Cuál es la "diferencia"?

Bueno, el viejo Henry Ford se lamentaba en sus días del hecho de que, al contratar un par de manos, éstas fuesen acompañadas de... ¡un cerebro..!

En cambio, lo que Segey y Larry buscan son cerebros...

Es sólo un pequeño ejemplo de las "diferencias", y el asunto va más allá; es una forma de ser, de ver el mundo; es una diferencia "cultural", de valores, de principios, de efectividad. Y no se preocupe, no es sólo Google. Mientras los "monstruos" caen derribados como moscas, hay muchos otros que crecen, se desarrollan... se fortalecen ¡de la nada!

El Mensaje

Si te crees eso de que... "el fin último de toda empresa es ganar dinero"... lo siento mucho por ti, estas enterrado 200 años atrás, sin posibilidad alguna tan siquiera de sobrevivir.

¿Mi "sugerencia"? Déjale la idiotez a tu competencia, déjalos que ellos solitos se hundan, no les ayudes hundiéndote con ellos, aléjate, coge un camino mucho más difícil pero efectivo, el de la inteligencia; mucho más complejo y por lo tanto mucho más amplio y largo, con una infinita ventaja; no te cuesta nada y sólo depende de tu Cerebro, claro, si le cambias los esquemas en fue moldeado, si lo "Revolucionas" y lo pones a "pensar".

¿El premio? Bueno, son varios y el más insípido llega solito, como una simple "consecuencia"; si no me crees pregúntale a Sergey y Larry por sus miles de milloncitos. Y ellos no partieron con ello en mente, simplemente hicieron lo que tenían que hacer y esa fue UNA de las consecuencias; si hubiesen "partido" con la idea de los "milloncitos" en MENTE, no serían más que un par de estúpidos más.

;-)

00 Más comentarios del lector Responder

Ganar dinero12/08/2009 16:08:00

Esta claro que el fin último de una empresa es http://www.webdinero.es>ganar dinero. Una empresa dentro del sector turístico tiene que enfocar claramente su estrategia a la venta en Internet si no quiere verse sobrepasada por las agencias de viajes online.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.