Las particularidades del turismo rural

Conforme uno se va adentrando en distintos segmentos del sector, en distintos microsectores, se va dando cuenta de las particularidades de cada uno. Evidentemente nadie mejor que los profesionales del propio segmento para conocerlo y hablar de él. Sin embargo, puesto que la osadía es gratuita y, sinceramente, creo que tiene un cierto valor la visión que se pueda tener desde fuera, me voy a atrever a dar algunas opiniones en torno y sobre el turismo rural.

Lo primero que llama la atención es el profundo conocimiento que tienen de la gestión de la fidelización… sin que ellos lo sepan. Posiblemente tengan una capacidad de fidelizar al cliente como ningún otro subsector y lo hacen de forma natural, sin articular procesos o crear manuales de gestión, por el simple contacto con sus clientes. Esto se deriva en una capacidad de crear CRMs muy importante, con la consiguiente posibilidad de crear un sistema información muy interesante.
 
Nadie como los propietarios de alojamientos rurales conocen las necesidades individuales de los clientes, y nadie como ellos tienen su capacidad de satisfacer esas necesidades. Además son absolutamente conscientes de la complejidad del producto turístico, porque no se ven como un producto en sí mismos, sino parte de un entorno o un destino que es el verdadero producto y al que ellos pertenecen. Ese conocimiento de su lugar dentro de un producto transversal y más amplio les hace ser muy realistas a la hora de comprender sus posibilidades y sus capacidades de gestión y de desarrollo.
 
Hay sin embargo en ese realismo un cierto toque pesimista y un pequeño complejo absolutamente injustificado de hermano pobre o pequeño del turismo. El origen de muchos de los establecimientos rurales, con un funcionamiento en algunos casos con marcadas dinámicas de improvisación y amateurismo, les permiten por un lado una mayor flexibilidad, pero en otras un desconocimiento de técnicas y estrategias de marketing, comercialización y distribución que han de salvar de algún modo. Es cierto que no se da en todos los casos, pero también lo es que se da en más casos que en otros segmentos.
 
Hay además una cierta tendencia a compararse a los hoteleros, cuando no se puede hablar del mismo producto, el mismo mercado, las mismas motivaciones del cliente o la misma transversalidad del destino. Pero tal vez lo que de verdad marca al turismo rural es su tamaño, lo que determina su capacidad de desarrollar estrategias de marketing potentes.
 
En este sentido lo medios sociales tienen una importante capacidad de minimizar las diferencias con otros segmentos y ofrecer una serie de recursos y herramientas que a los pequeños empresarios les permite una mayor presencia y posibilidad de éxito. De nada sirve disponer de un magnífico producto si no es visible, y de nada sirve ser visible si luego no podemos distribuir ese producto. En este sentido las nuevas tecnologías pueden ofrecer soluciones muy atractivas para segmentos como el turismo rural que necesitan de estas soluciones.
 
Pero nada de esto es efectivo si se actúa individualmente y descoordinado. La capacidad de las empresas de turismo rural de creas asociaciones, clubes de producto, marcas o agrupaciones se ha de traducir en un aumento de la capacidad de gestionar potencialidades de promoción, marketing y distribución, de modo que el resultado sea una gestión que de valor tanto al empresario como al cliente.
 
Juan Sobejano  (juan.sobejano@hosteltur.com)
 
Imagen 4.pngImagen 4.png

Imagen 4.pngImagen 4.png

Imagen 4.pngImagen 4.png

Comentarios 6

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Carlos4/11/2009 9:11:00

Simplemente tiene razón en su comentario, si en Europa falta algunas cosas y hay descoordinación pues en sud america de donde provengo la hay mas al parecer.

00 Más comentarios del lector Responder

http//:www.abuelamaxi.com4/11/2009 10:11:00

Si, tiene razón. Una casa rural es diferente a un Hotel. Nosotros podemos hacer cosas muy distintas. Pero... a veces el cliente se dirige de manera distinta a nosotros. Nos exige mucha mas flexibilidad, en horas y sobre todo en plazas. Ya sabéis, el típico ""Pero los niños no cuentan""...
Nos cuesta ubicarnos en la linea de turismo.

00 Más comentarios del lector Responder

Chano4/11/2009 12:11:00

Haz realizado un buen planteamiento, aun, tal como comentas, si conocimiento de este sector. En mi zona, muchos propietarios nos hemos constituido en una cooperativa de servicios, principalmente con dos objetivos, cumplir con la normativa turistica y fiscal, ( en este sector es dificil mantener una empresa con uno o tres alojamientos). Llevamos ya 10 años funcionando y hemos avanzado una barbaridad, sobre todo en la prestación de servicio al cliente (en canarias, el 60% es extranjero, predominando el alemán), en su propio idioma y con todas las facilidades para su gestión rápida y segura. Por otro lado hemos y estamos implantando sistemas de garantias de servicios, de equipamientos, superando los mínimos standares de calidad reglamentados. Cierto lo que comentas sobre la comparación con otros alojamientos turisticos (Hoteleros, apartamentos...) tenemos nuestras peculiaridades y éstas deben ser reconocidas por los organismos publicos y privados, solicitando al sector, a traves de sus asociaciones, llegar a un consenso para cubrir las necesidades del sector.
Por último, opino que éste, no será un sector de desarrollo economico, ni laboral, solo lo es de complemento para mantener población en zonas pocos favorecidas, para reactivar el mercado local con lo minimo imprescindible y hacer que el lugar siempre esté adecuado, para que el visitante foraneo, le apetezca parar y complementar un poco mas el desarrollo economico, consumiendo servicios y productos del lugar.

00 Más comentarios del lector Responder

Pablo R. Zanardi4/11/2009 12:11:00

Estoy de acuerdo con lo que comentas y creo que una de las particularidades que tiene el turismo rural es que no tienen que enfocarse en la gestión del alojamiento de sus clientes, sino en ser anfitriones especializados en gestionar experiencias personalizadas y únicas para sus huepedes, pasando del enfoque sobre el servicio / producto del marketing tradicional al enfoque sobre las personas del marketing emocional.
Un saludo

00 Más comentarios del lector Responder

Usuario

arturo Crosby4/11/2009 12:11:00

En lineas generales, es correcto este articulo, pero seria bueno recordar, que precisamente ese amateurismo y falta de profesionalidad, amen de la escasa getsion empresarial, por motivos, del propio nacimiento y desarrollo de este sector, han hecho que nunca se aplique economia de escala, haciendo imposible, lo que precisamente menciona como mejor herramienta para la promocion. Sin cooperacion, sin entender y palicar la coopetencia, en un sector de microempresas, es imposible llegar a nada. Y si es cierto que existen muchas, quizas demasiadas asociaciones, que no solo no representan, sino que no se utilizan como instrumentos eficientes de gestion, sino que responden a otras motivaciones, que ahora no vienen al caso.
Y el complejo de inferioridad, viene dado tambien, porque el propio sector turistico y los proveedores de financiacion, que nunca lo han considerado como el peso especifico, que realmente tiene para el territorio y por ende para el pais/paises.
El tema siempre es actual y lamentablemente todavia no se comprende que la apuesta de incentivar ese espacio rural, ahora esta en una especie de tiniebla, con una red muy numerosa de negocios, sin instrumentos para conseguir su rentabilidad empresarial. El tema necesita mucho mas espacio, porque es tan sencillo como complejo.
un saludo
www.forumnatura.org

00 Más comentarios del lector Responder

luis alberto díaz gonzález5/11/2009 10:11:00

Estoy totalmente de acuerdo con algunos de los planteamientos que has hecho, es verdad queuna parte importante de propietarios de turismo rural no vivimos como parte de un entorno, ya que este es el que nos permite ofrecer lo que ofrecemos. Es verdad que el contacto personal con nuestro huespedes hacen que las relaciones acaben siendo mucho más que relaciones comerciales.
Y si nos sentimos el hermano pobre del turismo es porque nuestras administraciones nos dan poco valor; cuando nos sentamos a hablar con ella sobre nuestras necesidad nos quieren hacer pasar por dinámicas que están más cerca de grandes hoteles o no tan grandes (Q de calidad, MACT) y que no responden a nuestra realidad de empresa .
unipersonal y a lo sumo pequeña empresa familiar.
Con lo que estas dinámica generan en el sector que para que se nos tenga en cuenta tenemos que parecernos a los hoteles, aunque no tengamos nada que ver con ellos, y entonces los propietarios empezamos a reproducir en nuestros pequeños alojamientos los esquemas y los servicios de los grandes hoteles: jacuzzis, piscinas, fiestas que no tienen nada que ver con el entorno en el que estamos, etc...
Y si a todo esto le añadimos que muchos de los propietarios de turismo rural, tienen este como segunda actividad económica nos encontramos que el interes de desarrollar y explotar nuestra diferencia no cuenta con suficientes fuerzas para ser diferentes.

00 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.