Airbus y Boeing no son optimistas

La evolución del mercado preocupa a Airbus y Boeing. Los dos mayores fabricantes aeronáuticos del mundo prevén que la caída de la demanda de nuevos aviones continuará, por lo menos, durante los dos próximos años, habida cuenta de los programas de ajustes que siguen aplicando las aerolíneas, caracterizados por la reducción de rutas y flota para enfrentar la contracción en todos los mercados. A estos temores se suma Embraer.

Las aerolíneas han moderado los planes de expansión y reducido la capacidad después de que la demanda mundial de transporte aéreo internacional se desplomara el año pasado en una  media del 3,5%, la mayor caída desde la Segunda Guerra Mundial. Y, según ha advertido la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus  siglas en inglés), el sector probablemente tarde tres años para repuntar tras esta caída.
 
Los portavoces de Airbus y Boeing no han expresado los mejores augurios, tras concluir el Salón Aeronáutico de Singapur, celebrado la semana pasada, coincidiendo en que hasta 2012, por lo menos, no se reactivará la demanda de nuevos pedidos de flota.
 
"El mercado seguirá lento para pedidos nuevos hasta 2012", considera el director de Operaciones de Airbus, John Leahy. Para este año, el fabricante aeronáutico europeo espera entre 250 y 300 pedidos, cifra que supondría el tercer descenso consecutivo luego del récord de 1.458 pedidos alcanzado en 2007.

El año pasado Airbus recibió pedidos por 311 aviones, superando su objetivo de al menos 300 unidades, pero cayó al nivel más bajo desde 2002; mientras que su rival, el estadounidense Boeing, se quedó en 263 aparatos. No sólo la caída en la demanda de flota ha afectado a los constructores aeronáuticos sino también las cancelaciones de contratos.
 
Boeing, por su parte, ha admitido igualmente que la demanda crecería sólo desde 2012.

El vicepresidente de Marketing de Boeing Commercial Airplanes, Randy Tinseth. Boeing estima que entregará entre 460 y 465 aeronaves en 2010, frente a 481 el año pasado, un gran número de las cuales serían de la serie 737, indicó Tinseth.

"Claramente el negocio y clima han afectado nuestra producción, pero esta cartera sustancial de pedidos firmes ayudó a mantener una tasa relativamente robusta durante esta depresión", sostuvo Tinseth. Geralmente vemos al 2010 como el año de la recuperación económica y al 2011 como un año que las aerolíneas se recuperan para ser rentables, y como resultado de ello, habrá un incremento en la demanda de aviones en el 2012", dijo.

Por su parte, la Empresa Brasileira de Aeronáutica  (Embraer) prevé que las condiciones del mercado se mantendrán difíciles en 2010 y anticipa una contracción del 10% en sus ingresos este año; según ha señalado el presidente ejecutivo de la empresa, Frederico Curado.

"Hay un enorme acumulación de pedidos que afecta a todo el sector y no estamos optimistas respecto de una sólida recuperación internacional", indicó.

Diana Ramón Vilarasau (transportes@hosteltur.com)




 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.