Diario 5352 18.08.2018 | 03:14
Hosteltur: Noticias de turismo

El post: ¿Puede ayudar el turismo a salir de la crisis?

15 junio, 2010
Da la impresión que la salida de la crisis está siendo enfocada sólo desde el ajuste rápido (y traumático) de las grandes magnitudes macroeconómicas: déficit público, deuda pública, masas salariales, etc.
Este saneamiento es necesario, sin duda, pero la perspectiva micro, la de la pyme, que es la principal creadora de empleo y riqueza sostenible, no parece ser tan protagonista, cuando debería serlo, pues sin un marco que las estimule y ayude en su competitividad, la anhelada creación de empleo seguirá demorándose. Un equilibrio entre medidas coyunturales y estructurales es a todas luces necesario, o sea, entre el corto y el medio/largo plazo, pero ya se sabe que en la política con minúsculas suele primar el corto plazo marcado por el horizonte electoral más próximo. Cabe la esperanza que desde donde y quienes entiendan la política con mayúsculas, pensando en la próxima generación, terminen reconduciéndonos.

Que la industria del turismo será (si no la estropeamos) uno de los grandes motores de la nueva economía onubense parece que está fuera de toda duda. La actividad económica que se genera en torno a la satisfacción de las necesidades del turista (y también del excursionista) tiene una capacidad de arrastre importante. El desafío está en el tipo/s de turista que nos visite y en que seamos capaces de atraerlo/s de forma desestacionalizada en el tiempo, como resultado de un ejercicio estratégico complejo que combine las oportunidades/amenazas que las tendencias y cambios (legales, económicos, sociales, culturales, tecnológicos) del mercado ofrecen y las fortalezas/debilidades de nuestros propios recursos y capacidades. No es algo que debamos dejar al azar o al albedrío de otros, sino que deliberadamente debemos planificar: o nuestro futuro lo elegimos nosotros y vamos a por él, o dejamos que otros lo hagan por nosotros. La elección parece clara, aunque esta racionalidad no siempre es la imperante. Como dijo Séneca, cordobés ilustre y maestro de emperadores romanos, nunca existen vientos favorables para quien no sabe a donde va; debemos preocuparnos, pues, de decidir qué queremos y adónde vamos, actuando en consecuencia, sin dejarnos llevar simplemente por intuiciones e impulsos del momento, por bienintencionados que sean.

Que esta apuesta debe estar ligada a la del medio ambiente, de carácter transversal en la definición de esa nueva economía, también parece evidente. Sabemos que la naturaleza y el paisaje de la provincia de Huelva son altamente valorados por quienes nos visitan; pero quizás no se conoce tanto que:

-Entre las 40 Reservas de la Biosfera declaradas en España (a mayo de 2010), 3 están en Huelva (Doñana, Marismas del Odiel y las Dehesas de Sierra Morena); que de los 21 espacios naturales protegidos acreditados con la Carta Europea de Turismo Sostenible con que cuenta España, 2 están en Huelva (el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche, y el Espacio Natural de Doñana), con gran cantidad de empresas adheridas (de alojamiento, restauración, turismo activo, etc.). Pocos lugares pueden presumir de esta riqueza natural, con un potencial para el turismo (eso sí, un turismo sostenible, yo diría responsable) de enorme valor.

-El directorio de empresas y entidades relacionadas con el medio ambiente en Andalucía (Consejería de Medio Ambiente, 2009), incluye un total de 405 empresas en la provincia de Huelva, de las cuales 201 corresponden al sector del ecoturismo, en sus distintas actividades (140 de alojamiento, 45 de restauración, 6 de turismo activo y 10 de comercialización de servicios).
El paradigma de la responsabilidad (económica, social y ambiental), también en el turismo, es la palanca hacia la sostenibilidad: un turismo responsable nos conducirá a un turismo sostenible. Cada vez son más las empresas que lo abrazan. Por ejemplo, TUI España, un touroperador de primer nivel que trabaja en la consolidación de un turismo responsable con el entorno, la cultura y las tradiciones, ha firmado el Pacto Ambiental con las Islas Baleares para potenciar el turismo responsable.

Si hay un sector con fuertes lazos de interdependencia con el entorno natural, social y cultural, ese es el turismo, de ahí la importancia de estos planteamientos para una actividad que no es en absoluto neutra, bien al contrario. Además, los estudios realizados muestran que los factores que más influyen en el desarrollo de la responsabilidad social corporativa en las pymes son la obtención de ventajas competitivas y la mejora de la reputación, siendo la falta de conocimientos o de formación suficiente en la materia la principal barrera que encuentran para su implantación (véase el Informe 2009 “La RSC de España”, de la Fundación Alternativas).

El otro gran pilar de la nueva economía turística es la I+D+I, las tecnologías, el desarrollo de nuevos productos y soluciones para los agentes del sector. Ahí está buena parte del valor añadido. La iniciativa europea Eureka Tourism, liderada por España, es un buen botón de muestra. ¿Podremos subirnos a ese tren, el de las redes de innovaciones tecnológicas para el turismo, el ocio y la cultura? Se está empezando a crear una plataforma para ello: el nuevo Parque Científico y Tecnológico de Huelva, que despierta renovadas expectativas, ilusiones, esperanzas.

Alfonso Vargas
Puedes comentar el post aquí y en la Comunidad Hosteltur.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.