La cadena recurrirá la sentencia

Barceló, condenada a comprar el hotel de Comsa en Brno

Un juzgado de Palma de Mallorca ha condenado a Barceló a terminar de abonar a la constructora Comsa la adquisición de un hotel en la localidad checa de Brno. Comsa llevó a Barceló ante los tribunales por no completar el pago de la compraventa, después de que la cadena la hubiese denunciado por incumplimiento de contrato y reclamase su rescisión. El grupo mallorquín va a recurrir la sentencia.

La jueza determina que Barceló debe pagar a la constructora 22,7 millones de euros. De esa cantidad, 20,68 millones corresponden al 80% del precio que faltaba por sufragar, dos millones a los intereses de demora y unos 7.500 euros a los extras y modificaciones no previstas en el proyecto inicial. Además establece la devolución a Comsa de dos avales por valor de 5,2 millones de euros emitidos en garantía del 20% cobrado en su día a cuenta del precio final.
 
Igualmente, la corporación hotelera ha sido condenada a pagar 6,5 millones por las costas del juicio, así como los daños y perjuicios ocasionados, cifrados por la promotora en 5,5 millones. No obstante, la reclamación y concreción de estos últimos deberá efectuarse en un procedimiento posterior.
 
Antecedentes
 
En 2007, Comsa y Barceló llegaron a un acuerdo para la transacción de un edificio histórico que estaba siendo reformado para ser convertido en hotel. Dos años antes, la primera había adquirido el inmueble al Ayuntamiento de Brno, que mantenía un derecho de adquisición preferente sobre el mismo.
 
Ambas empresas establecieron el 21 de mayo de 2009 como fecha improrrogable para la entrega del establecimiento y entre otras cuestiones, según recoge la sentencia, acordaron que el traspaso se realizaría finalizado el plazo de tres meses concedidos al Consistorio para que, habiendo podido ejercitar su derecho, no lo hubiese hecho. Se pactó la penalización que Comsa tendría que pagar a Barceló en caso de producirse algún retraso y se concretó también que la cadena no podría resolver el contrato hasta que dicho retraso no superase los 120 días.
 
Llegado el momento de la entrega, Comsa no pudo presentar el certificado de renuncia del Gobierno local a quedarse con el inmueble y Barceló argumentó, en base a lo recogido en la resolución judicial, que constituía un importante riesgo tener que abonar casi 25 millones de euros con dicho derecho vigente y con los posibles perjuicios que ello podía ocasionar.
 
La constructora por su parte respondió que no había comunicado a la Administración la petición para instar a la renuncia hasta el día anterior debido a que la licencia de apertura entró en vigor el 15 de mayo, momento en el que procedía, según sus palabras, realizar la notificación. Señaló que sí disponía de una carta del primer teniente de alcalde anticipando que el pleno, con toda probabilidad, decidiría no hacerse con el edificio, algo que sucedió el 23 de junio.
 
Ahora la justicia ha determinado que el retraso de 33 días en la aportación del certificado municipal "no constituye incumplimiento contractual grave que justifique la resolución unilateral instada por la parte compradora".
 
Actualmente, Comsa, que carece de experiencia en la gestión de alojamientos hoteleros, mantiene un acuerdo con GAT (Gestión de Activos en Transición) para la explotación del establecimiento, abierto desde el 8 de junio del año pasado. Este acuerdo se mantendrá hasta que finalmente quede resuelto el pleito con Barceló.
 
Araceli Guede (hoteles@hosteltur.com)
http://twitter.com/araceliguede
http://twitter.com/hosteltur
 
brno.jpgbrno.jpg

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.