Diario 5405 18.10.2018 | 20:16
Hosteltur: Noticias de turismo
Por hosteltur-np-100, en Innovación

Amplia repercusión por el anuncio de la supresión de la ecotasa en Baleares

10 julio, 2003

El presidente de Baleares, Jaume Matas, anunció en la noche del martes en Palma de Mallorca la derogación de la ecotasa, luego de la reunión que celebró en la tarde de ese día con representantes del sector turístico balear. Este anuncio ha causado una amplia repercusión en Baleares, donde desde el sector no ocultan su alegría por la erradicación de este impopular tributo que tenían que pagar los turistas por cada día de estancia en el archipiélago. Una de las primeras reacciones fue la de Pedro Matutes, el presidente de la Federación Hotelera de Ibiza y Formentera, quien calificó de "muy positiva" la supresión de la ecotasa y refiriéndose a la propuesta del sindicato UGT de conservar el impuesto pero cobrándolo en puertos y aeropuertos, comentó que desde su punto de vista es "técnicamente muy difícil" dicha alternativa, pues debido a las leyes europeas, "supondría que todos los ciudadanos que pasasen por el aeropuerto la pagaran", lo que sería "injusto" para los residentes. La solución para mantener las inversiones en medio ambiente pasa, según la federación, "por gestionar bien los recursos y aprovechar fondos del Gobierno Central y de Europa". "Esto implica", concluyó Matutes, "hacer proyectos medioambientales serios y no dedicarse a jugar al 'Monopoli'". Las Cámaras de Comercio han apoyada la decisión de eliminar la ecotasa anunciada ayer por el Gobierno balear y le han pedido que acelere el proceso de su supresión, ya que "incentivaría las reservas en la presente campaña turística". En Madrid, la Federación de Cámaras de Comercio declaró que la aplicación de la ecotasa en Baleares "ha comportado una pérdida paulatina de competitividad, dañado la productividad de las empresas y deteriorado la imagen de Baleares, al presentarla como una comunidad con graves problemas medioambientales". Por su parte, la ministra de Medio Ambiente, Elvira Rodríguez, reaccionó al anuncio de la retirada del impuesto turístico afirmando que el nombre de ecotasa no era otra cosa que una "coartada porque se trataba de un impuesto que iba directamente contra la principal fuente de riqueza de la comunidad balear" y agregó que desde que se aplicó el 1 de mayo de 2002, "no ha dado el resultado esperado". La ministra se muestra convencida de que "se pueden hacer, con la costa y con el turismo, muchas actuaciones medioambientales sin necesidad de imponer un impuesto a la principal fuente de riqueza de un territorio". Pero el respaldo a la derogación de la ecotasa, si bien es unánime en el sector turístico, no lo es tanto en el resto de la sociedad balear, donde las reacciones contrarias a dicha derogación no se hicieron esperar. El líder del PSOE balear y ex presidente del Gobierno autonómico hasta que fue derrocado por el candidato del Partido Popular, Jaume Matas, en las pasadas elecciones del 25 de mayo, Francesc Antich, lamenta que el gobierno de las islas, haya decidido retirar la ecotasa sin presentar "alternativas serias". Esta medida, según Antich, supone para Baleares dejar de invertir cerca de 50 millones de euros al año para mejorar el medioambiente y las infraestructuras turísticas, "esperábamos más seriedad" del nuevo Ejecutivo, y añadió que eliminar este impuesto "supone perder una oportunidad de vender excelencia y un producto turístico diferenciado y de calidad". Para el ex presidente autonómico, la derogación de la ecotasa es un "paso más hacia la segunda balearización", en referencia al incremento de la construcción y la masificación turística en detrimento del medio ambiente. El diputado por Izquierda Unida-Los Verdes, Miquel Rosselló, considera "lamentable" el inicio de la gestión del nuevo Gobierno y defendió que la reunión del martes “entre 22 hoteleros y 2 sindicalistas, que eran la guinda, no es representativa de la sociedad civil de las Islas Baleares". Para Margalida Rosselló, ex consejera de Medio Ambiente, esta decisión es un "paso atrás y un error gravísimo" que supone "ir en contra" del medioambiente, lo que "lo pagaremos los ciudadanos de las Islas y los turistas que nos visitan". El PSM-Entesa nacionalista, por su parte, considera la supresión de la ecotasa "un paso atrás en la mejora del medio ambiente, de la calidad turística y de la revitalización del sector primario". Los nacionalistas entienden que "antes de suprimir la ecotasa, el Gobierno debería garantizar los fondos económicos para poder emprender los proyectos que se financiaban mediante el impuesto ecológico". (José Antonio Tamargo /HOSTELTUR) (tamargo@hosteltur.com) 

Más sobre Innovación