Hosteltur: Noticias de turismo
Por Alicia Díaz, en Innovación

El observatorio solar de Chankillo, el nuevo patrimonio mundial del Perú

24 agosto, 2021 (12:23:16)
Imagen nota de prensa Hosteltur

- Trece destinos con este prestigioso reconocimiento se encuentran situados en el país sudamericano, no sólo para el disfrute de los peruanos sino para el resto del mundo

El complejo arqueológico de Chankillo, considerado el observatorio solar más antiguo de América, acaba de ser declarado por la Unesco Patrimonio Mundial. Con más de dos siglos y medio de antigüedad según datan los registros históricos - entre los años 500 y 200 a.c - se encuentra ubicado en Áncash, al norte de la ciudad de Lima, y es además conocido por ser uno de los dos lugares en el mundo antiguo que han incorporado un calendario de horizonte solar completo.

Este complejo –hecho de piedra- cuenta con un centro ceremonial, una plaza y 13 torres alineadas desde el norte al sur. Fue construido por una antigua civilización unos dos milenios antes del ascenso de otro conocido culto al Sol, el imperio inca, permitiendo realizar observaciones astronómicas extraordinariamente precisas, según estudios recientes. Su objetivo era cronometrar con asombrosa exactitud los meses, solsticios y equinoccios, las estaciones de siembra y cosecha, así como las fiestas religiosas. La estructura funciona como un reloj gigante que marca el paso del tiempo a lo largo de un año, considerada una auténtica obra maestra de la arquitectura, la ingeniería y la astronomía.

Con este reconocimiento, Áncash suma un tercer destino como Patrimonio Mundial, que se uno al Complejo Arqueológico Chavín y al Parque Nacional Huascarán. Definitivamente, un área con una riqueza histórica perfecta para ser disfrutada y visitada.

En total son trece los destinos en Perú que cuentan con este reconocimiento, convirtiendo al país sudamericano en un destino con gran valor histórico y cultural. Quizá la primera a destacar por ser una de las más famosas y visitadas es el Santuario Histórico de Machu Picchu, que representa la más bella fusión de arte arquitectónico y paisaje, y un claro ejemplo del gran desarrollo de técnicas y estilos de la arquitectura inca.

La ciudad del Cusco, antigua capital del Tahuantinsuyo, es un monumento histórico que alberga impresionantes vestigios arquitectónicos. La zona Arqueológica Chan Chan, capital de los chimúes, es la ciudad de barro más grande de la América prehispánica. Sus palacios, decorados con ribetes de figuras geométricas, peces y aves, y protegidos por murallas de hasta 12 metros de altura, son evidencia del gran desarrollo urbanístico que alcanzó esta cultura.

El Parque Nacional Río Abiseo y el Parque Nacional del Manu han sido reconocidos por su increíble y rica biodiversidad, bondades ecológicas y culturales. Lima, conocida como “La Ciudad de los Reyes” y fundada en 1535, fue reconocida por la belleza de los edificios de su actual casco histórico, los balcones virreinales, la catedral y una Plaza Mayor con más de 400 años de antigüedad. Una de las ciudades con mayor riqueza cultural que es un imprescindible en cualquier visita al Perú.

Otro centro histórico es el de Arequipa, un tesoro histórico de la época colonial, con una increíble arquitectura a descubrir por su fusión entre lo peruano y lo europeo. Las Líneas de Nasca y Pampas de Jumana siguen siendo un lugar de peregrinación turística por el misterio de su origen, cuyos geoglifos fueron trazados hace más de 1800 años. La Ciudad Sagrada de Caral fue un descubrimiento que reescribió la historia sobre el origen de las civilizaciones en el Perú antiguo y generó un cambio en las concepciones que se tenía sobre el hombre peruano prehispánico. La red de caminos El Qhapaq Ñan constituyó la base de la expansión política inca. Su tramo turístico más conocido es el que conduce a la ciudadela de Machu Picchu. La ruta cubre una distancia de 45 km y realizarla toma cuatro días y tres noches: el escenario natural es impresionante.

Trece atractivos que el mundo entero debe proteger, difundir y, por supuesto, visitar.