Thomas Cook rechaza la ecotasa por su posible efecto sobre el mercado británico

Los máximos directivos del grupo británico Thomas Cook han mostrado su rechazo a la implantación de un impuesto turístico en Baleares por su posible efecto en el turismo del Reino Unido.

Los máximos directivos del grupo británico Thomas Cook han mostrado su rechazo a la implantación de un impuesto turístico en Baleares por su posible efecto en el turismo del Reino Unido. El presidente de Thomas Cook, Alan Stewart, y el director de la división mayorista, Simon Vincent, señalaron el «compromiso» del grupo por el turismo sostenible pero aseguraron que la ecotasa «impactará» en el volumen de turistas. Vincent aseguró que «el turista es muy sensible a la subida de precios» y la implantación de nuevos impuestos «no es popular», indicando que destinos que implantaron tasas al turista han acusado un descenso de visitantes. Para Vincent, el Gobierno balear «debería buscar otra vía de financiación» , mostrando su disposición a colaborar con el Ejecutivo autonómico en este aspecto. En relación a la situación de las reservas, Baleares mantiene para la temporada alta un ligero recorte de entre el 2% y el 3%, frente a una estabilización de las ventas hacia la Península y un crecimiento del 6% hacia Canarias. Las razones, según detalla Stewart, son los aumentos de precios de los hoteleros de las Islas y la fuerte competencia del Mediterráneo Oriental. Como ejemplo, Chipre, que hace tres años tenía un tercio del volumen de clientes del grupo en relación a Baleares, ahora ha recortado las diferencias y acoge a la mitad. Los precios se han aumentado en algunos casos hasta un 30% en Menorca en dos años, comentó el director de compras internacional, Hugh Morgan, quien considera que el operador finalmente llenará las plazas de hotel y de avión que tienen y para ello incluso se busca la cooperación de los hoteleros a la hora de rebajas de precios para animar ventas. «Y si no se bajan precios buscamos mejora de calidad, con hoteles de 3 y 4 estrellas», detalló. Thomas Cook sin embargo tiene una capacidad de camas en Baleares para este año ligeramente superior al pasado (estima que traerá a Mallorca unos 300.000 turistas este año) y prevé mantenerlas en el año 2002, lo que supone la confianza de repetir al menos los mismos niveles de clientes en Baleares e incluso superarlos. «No ha cambiado la popularidad de los destinos vacacionales españoles entre los turistas británicos, siendo Mallorca el líder en este aspecto. Por esta razón estamos aquí, para reforzar nuestro continuado compromiso con la industria turística de su Isla. Prueba de ello es la conferencia anual de Thomas Cook que JMC organiza en la Isla y trae a 2.000 agentes de viajes para que conozcan el producto in situ», afirmó ayer Simon Vincent. Fuentes consultadas han mostrado el malestar existente en Thomas Cook por el escaso apoyo que el grupo ha tenido por parte de la Consejería de Turismo y de Ibatur para poder dar un buen tratamiento a los 2.000 agentes y directivos británicos, a pesar de que se trata de la «ventana» promocional de Baleares en cientos de agencias en el Reino Unido. Thomas Cook incluye las marcas JMC, Thomas Cook Holidays, Style , Time Off, Club 18-30 y Neilson, además de una flota de 27 aviones, la segunda cadena de agencias de viajes de Gran Bretaña, tiene 16.000 empleados y 3,5 millones de clientes. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.