El gobierno español aprobará esta semana un plan especial para impulsar el turismo cultural

La Comisión Delegada de Asuntos Culturales, que preside José María Aznar, aprobará esta semana un programa especial para impulsar el turismo cultural, mejorar la imagen de España como destino cultural y los procedimientos para convertir la oferta cultural y los recursos histórico-culturales en un producto turístico accesible con suficiente antelación en los canales internacionales de comercialización, según informó el director del Instituto de Turismo de España (Turespaña), Germán Porras, durante su intervención ayer en el curso sobre "Turismo de Nueva Generación: El turismo emergente en la España de hoy".

La Comisión Delegada de Asuntos Culturales, que preside José María Aznar, aprobará esta semana un programa especial para impulsar el turismo cultural, mejorar la imagen de España como destino cultural y los procedimientos para convertir la oferta cultural y los recursos histórico-culturales en un producto turístico accesible con suficiente antelación en los canales internacionales de comercialización, según informó el director del Instituto de Turismo de España (Turespaña), Germán Porras, durante su intervención ayer en el curso sobre "Turismo de Nueva Generación: El turismo emergente en la España de hoy". Porras destacó que, aunque el turismo de sol y playa "es y seguirá siendo el principal producto turístico español", la evolución de la demanda obliga a la diversificación de productos como el turismo de congresos y convenciones, 'ecoturismo', de cruceros, cultural e idiomático. En este sentido, se refirió a la labor impulsada desde la Administración a través del Plan Integral de Calidad del Turismo (PICTE) 2000-2006, así como a las campañas desarrolladas en el exterior por Turespaña, los estudios anuales de demanda y el nuevo programa de impulso de turismo cultural que aprobará esta semana la Comisión Delegada de Asuntos Culturales. "Cuando se plantea la diversificación de productos no se contrapone al desarrollo del turismo de sol y playa, sino que se percibe la necesidad de evolucionar junto a las preferencias de los turistas que están pidiendo nuevos productos complementarios a los tradicionales", afirmó Porras, quien explicó que la importancia de diversificar los productos turísticos reside, también, en el hecho de que el 93,1 por ciento de los turistas extranjeros que viajan a España piensan en repetir y casi el 40 por ciento espera hacerlo antes de un año. Según afirmó Porras, el plan de acción para impulsar el turismo cultural se basa en un estudio que revela que anualmente visitan nuestro país 5 millones de turistas por motivos culturales (España recibió 48,2 millones de turistas en 2000), de los que el 70 por ciento son europeos. La demanda interna de este tipo de turismo asciende a 3 millones de viajeros. El impacto del turismo cultural en España es de, aproximadamente, 800.000 millones de pesetas (4.808,1 millones de euros). España, a pesar de ser el país que tiene mayor número de enclaves distinguidos como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, tiene una cuota de mercado del turismo cultural internacional del 8,2 por ciento, mientras que la media se sitúa en el 31 por ciento. Además, la imagen de España como destino cultural se encuentra por detrás de Italia, Francia y Grecia y por delante de Turquía y Túnez. Este estudio pone de manifiesto que uno de los principales inconvenientes para promocionar el turismo cultural es "la costumbre muy arraigada" de no programar los eventos culturales, exposiciones, programas de culturales y artísticos, con suficiente anticipación para que puedan figurar en la oferta de los grandes turoperadores y sea posible su comercialización a gran escala. "España deberá acostumbrarse a tener preparada al menos con un año de antelación su agenda cultural", señaló Porras. Por otro lado, resaltó que la Administración seguirá trabajando en la promoción de España como destino de turismo de golf, como turismo idiomático, de cruceros,y de viajes de negocios, aunque reconoció que los "grandes tópicos de 'sol y playa, flamenco y toros' tienen una gran capacidad de arrastre y ayudan al destino español a diferenciarse del resto". En este sentido, destacó que uno de los principales mensajes promocionales por los que apuesta el Instituto de Turismo en el exterior es "la capacidad que tiene España para integrar a los turistas en su forma de vida". Respecto a la ecotasa, el impuesto sobre alojamientos turísticos que se implantará en Baleares a partir de 2002, Porras rehusó hacer ningún comentario sobre cuáles son las conclusiones del informe que valora la viabilidad del recurso de anticonstitucionalidad que podría poner el Gobierno central contra el impuesto autonómico, aunque señaló que, en cualquier caso, las razones que avalen la interposición o no de ese recurso serán "técnicas y no políticas". El Gobierno estudiará en el Consejo de Ministros del próximo viernes si recurrirá ante el Tribunal Constitucional el impuesto turístico. En este sentido, el director de Turespaña añadió que en la reunión mantenida el pasado viernes con representantes del sector turístico balear, a la que también asistió el secretario de Estado de Comercio y Turismo, Juan Costa, se puso de manifiesto que "la presión y sensación de agobio" que existe en Baleares y que ha conducido a la aprobación de la ecotasa "no proviene del incremento de oferta hotelera, sino de la urbanística". En este sentido, argumentó que en los últimos 10 años, el incremento de plazas hoteleras en el archipiélago ha sido "sólo del 7 por ciento y que, sin embargo, el crecimiento ha venido de la oferta extrahotelera y urbanística". "Baleares está a la vanguardia del turismo y los problemas en este sector se plantean allí antes que en el resto", afirmó Porras, quien matizó, sin embargo, que en el caso de la ecostasa no ha habido precisión en el planteamiento del problema que es de "ordenación de territorio y no de degradación de turismo". Por otro lado, el profesor de la Universidad de Baleares, Eugeni Aguiló, destacó durante su intervención en el curso, las modificaciones que se están produciendo en el modelo de turismo de masas y cómo éste está evolucionando a otro donde la competencia viene cada turista se plantea un viaje diferente. En este sentido, destacó el papel que está desarrollando para que esto sea posible el avance de las nuevas tecnologías de la información y la economía de escala unida a la de gama (colaboración entre diferentes empresas que no están fusionadas) que permiten ampliar la oferta de ocio y viajes; así como el incremento de la renta y las jornadas laborales más flexibles que permiten la fragmentación de vacaciones. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.