El gobierno canario no descarta concretar en las directrices los ritmos y límites al turismo

El gobierno canario no descarta introducir en las futuras directrices de ordenación del turismo límites y ritmos a la construcción en cada isla de forma directa, pese a las trabas que ya han puesto algunos sectores, sobre todo el PP, a este modelo. La otra fórmula que se baraja es dejar que cada isla cree sus propios límites, pero bajo la aprobación final del Ejecutivo para impedir posibles excesos.

El gobierno canario no descarta introducir en las futuras directrices de ordenación del turismo límites y ritmos a la construcción en cada isla de forma directa, pese a las trabas que ya han puesto algunos sectores, sobre todo el PP, a este modelo. La otra fórmula que se baraja es dejar que cada isla cree sus propios límites, pero bajo la aprobación final del Ejecutivo para impedir posibles excesos. La Consejería de Turismo y Transportes del gobierno canario, que está elaborando el avance de las directrices que regularán este sector y que vendrán a sustituir a la actual moratoria turística, no ha concretado todavía que fórmula se establecerá para imponer unos límites cuantitativos y unos ritmos a la construcción de más alojamientos turísticos a partir del año próximo, pero sí que se trabaja ya con la hipótesis de que es preciso establecerlos, bien sea directamente o delegando en los cabildos, aunque supervisando su trabajo. Desde el Ejecutivo regional se argumenta que en la ley de moratoria no se establecieron dichos límites porque se trata de una norma provisional, y que debe ser el documento que definitivamente fije la regulación del futuro modelo turístico que debe tener Canarias el que se encargue finalmente de poner unos topes concretos que muchos sectores políticos y sociales de las Islas han echado de menos en la reciente ley. En el caso de que se incluyan límites y ritmos de crecimiento directos en las directrices, se especificará para cada isla la cantidad de camas que podrá construir en un período determinado de tiempo, poniendo también los medios para que la distribución territorial de los nuevos establecimientos tenga en cuenta criterios como la densidad turística de cada zona, las infraestructuras de las que dispone o el número de parados. Se trata de un modelo que ya se barajó para la propia ley de moratoria, aunque al final no se sacó adelante pese a que ya los siete cabildos habían dado su visto bueno a la propuesta de que, por ejemplo, para las islas de Gran Canaria y Tenerife pasaba por no construir al año un porcentaje de nuevas camas mayor que el ritmo de crecimiento de la economía de los países emisores de turistas. La otra opción que se estudia, y que es más cercana a lo que se ha hecho con la ley de moratoria, es dejar que cada corporación insular fije su propio techo turístico y los ritmos, aunque el modelo del que se dotaran no se podría poner en marcha sin el visto bueno del Gobierno autonómico a su inclusión en los respectivos planes insulares de ordenación territorial que, mientras tanto, estarían paralizados. El gobierno considera que el hecho de que cada isla pueda decidir su propio techo turístico bajo supervisión también puede resultar efectivo, puesto que se ha podido comprobar que los cabildos están dispuestos a autoimponerse un modelo restrictivo. Por otra parte, tampoco está claro que el PP vaya a apoyar la segunda idea ya que también se muestran reacios a aceptar que sea el Gobierno el que tenga que dar el visto bueno final a la propuesta insular. Al final, está previsto que las Consejerías de Política Territorial y de Turismo presenten el avance de las directrices de ordenación general y del turismo en septiembre, después de lo cual saldrían a un primer período de información pública hasta finales de octubre. Se estima que el Ejecutivo podría dar el visto bueno inicial al documento en marzo y que la aprobación final, que corresponde al Parlamento, tenga lugar en los meses de junio o julio de 2002. (Diario La Opinión, 24/07/01) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.