Diario 6062 27.11.2020 | 04:56
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

Las casas rurales andaluzas tuvieron un lleno casi total en verano, a pesar de que sus plazas se han duplicado

8 septiembre, 2001
Las casas rurales andaluzas han tenido durante este verano "un lleno casi total" a pesar de que en el último año se han multiplicado por dos las plazas que ofertan, que han llegado a las 4.500, según informó el gerente de la Red Andaluza de Alojamientos Rurales (RAAR), Klaus Ehrlich.
Las casas rurales andaluzas han tenido durante este verano "un lleno casi total" a pesar de que en el último año se han multiplicado por dos las plazas que ofertan, que han llegado a las 4.500, según informó el gerente de la Red Andaluza de Alojamientos Rurales (RAAR), Klaus Ehrlich. El gerente de la RAAR, asociación que gestiona aproximadamente el 50 por ciento de las plazas en casas rurales existentes en la región, explicó que la finalización de las ayudas de los programas europeos Leader y Proder ha motivado que durante 2001 el número de plazas haya tenido un "gran crecimiento". Aunque en un principio los responsables de la RAAR temieron que este aumento de las plazas pudiera conllevar una dismunición de la ocupación debido a la sobreoferta, el funcionamiento del verano ha sido "similar al del año pasado". Concretamente, las casas cercanas al litoral y las que tienen piscina o alberca han estado llenas durante el periodo estival, aunque la excepción se ha producido en aquellas situadas en lugares de llanura y no en la montaña. Sin embargo, Ehrlich auguró que, aunque en verano no se ha notado el incremento de las plazas sí se hará en otoño, cuando las estancias de los fines de semana y de los periodos vacacionales se tendrán que "repartir" entre más casas rurales. El gerente de la RAAR también explicó que un elemento "positivo" del crecimiento de la oferta es que éste se ha producido en las regiones en las que había menos plazas. Ehrlich quiso hacer una "llamada de atención" a algunos propietarios de casas rurales en Andalucía que se "están pasando con los precios que cobran", que no se corresponden con lo que ofertan. El gerente de la RAAR explicó a Europa Press que incluso se han producido incrementos del 25 por ciento respecto al verano pasado, lo que es una "mala política", especialmente cuando los precios de estos alojamientos, comparados con los del resto de España y Europa, son más elevados. Los precios "medios" de los alojamientos rurales recomendados por la RAAR son cobrar, en las estancias semanales en casas, unas 2.000 pesetas (12 euros) por persona y día, mientras que en las habitaciones en minihoteles o pensiones entre 3.000 y 3.500 pesetas (entre 18 y 21 euros). "Los propietarios que suben tanto los precios pueden tener problemas a medio plazo", aseguró Ehrlich, quien les advirtió de que "deben tener cuidado".
Avatar redactor Carlos Paquito
Más sobre Economía Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.