Diario 5856 30.03.2020 | 18:49
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España.

El presidente Bush presenta las medidas federales para reforzar la seguridad

28 septiembre, 2001
El presidente estadounidense, George Bush, presentó ayer en el aeropuerto de Chicago las medidas de su administración para reforzar la seguridad en el tráfico aéreo. Los controles de seguridad de pasajeros y equipaje serán competencia del gobierno federal, se incrementará el número de agentes en los vuelos, y se destinará 500 millones de dólares (90.000 millones de pesetas) a la mejora técnica de los aviones para incrementar la seguridad de los pilotos. En total, las medidas presentadas supondrán un gasto de 3.000 millones de dólares (550.000 millones de pesetas) por parte de la Administración.
El presidente estadounidense, George Bush, presentó ayer en el aeropuerto de Chicago las medidas de su administración para reforzar la seguridad en el tráfico aéreo. Los controles de seguridad de pasajeros y equipaje serán competencia del gobierno federal, se incrementará el número de agentes en los vuelos, y se destinará 500 millones de dólares (90.000 millones de pesetas) a la mejora técnica de los aviones para incrementar la seguridad de los pilotos. En total, las medidas presentadas supondrán un gasto de 3.000 millones de dólares (550.000 millones de pesetas) por parte de la Administración. Bush llegó a Chicago en el Air Force One, el avión presidencial, pero como señaló ante multitud de trabajadores del aeropuerto, "nueve miembros de mi gabinete han volado hoy en vuelos comerciales" para demostrar la confianza del gobierno en las aerolíneas estadounidenses. Dos aviones aparcados, uno de American Airlines, y otro de United Airlines, enmarcaron el discurso del presidente, mientras los aviones despegaban y aterrizaban con normalidad en el aeropuerto. El presidente recordó que el Senado y el Congreso ya han aprobado una partida de 15.000 millones de dólares para garantizar la estabilidad de las aerolíneas en esta emergencia, acción que calificó de "primera parte de la recuperación económica". "Si el tráfico aéreo recupera la normalidad, hará posible que otros sectores también se recuperen", señaló Bush, recomendando a los estadounidenses que viajen en avión, para reuniones de negocios y vacaciones. Por otra parte, Bush agradeció a los trabajadores de las aerolíneas su dedicación en tiempos difíciles. "Sé que han sido días tensos para los empleados de las aerolíneas, apreciamos vuestra determinación contra el terrorismo, por que cuando pilotáis un avión, o procesáis un embarque, o cargáis bolsas, estáis realizando una declaración contra el terrorismo". Los vuelos diarios son ahora 5.500 en el país, según la Casa Blanca, mientras que en un día normal, antes de los atentados perpetrados el pasado 11 de septiembre contra Nueva York y Washington con Boeings secuestrados, era de 6.500. El presidente anunció que a partir de ahora, los controles de seguridad de pasajeros y equipajes son competencia del gobierno federal, que desplegará agentes en todos los aeropuertos. Hasta ahora, en muchos aeropuertos, los controles de seguridad del equipaje estaba encargados a empresas privadas que en ocasiones contrataban a trabajadores sin preparación específica. "Los niveles de seguridad de los aeropuertos serán más altos, mejores, e iguales en todo el país", declaró Bush. "Los pasajeros verán que la seguridad en los aeropuertos es fiable, lo verán los extranjeros que nos visiten, y también lo sabrán los terroristas" El presidente pidió a los gobernadores de los Estados que utilicen a la Guardia Nacional para controlar la seguridad de los aeropuertos, en el período de transición hasta que el Gobierno federal pueda desplegar los agentes para hacerse cargo de los controles de seguridad. El presidente también anunció un incremento en el número de agentes de la Policía Aérea que viajará en los aviones. Bush calificó de "enorme" el incremento de agentes, pero no facilitó cifras". "Estos agentes --declaró-parecerán un pasajero más, pero los ciudadanos sabrán que están ahora más protegidos, y los terroristas lo sabrán también". Asimismo, el gobierno destinará 500 millones de dólares a la mejora técnica de los aviones para incrementar la seguridad de los pilotos, "proteger mejor la seguridad de la cabina, y asegurarnos que los pilotos siempre tienen el control del avión, ocurra lo que ocurra", declaró Bush. Entre las mejoras técnicas que se van a aplicar a los aviones, Bush destacó los sistemas de comunicación que no se puedan apagar, pantallas para que los pilotos puedan ver qué ocurre en el resto del avión, y "el desarrollo de una tecnología que permita a los controladores aéreos aterrizar un avión en apuros mediante control remoto". La imposibilidad de apagar las radios es una medida que viene motivada por la acción de los terroristas el 11 de septiembre de cortar las comunicaciones con los centros de control aéreo. Entre las nuevas medidas militares se contempla la declaración de sospechoso de cualquier avión que no responda a las comunicaciones de los centros de control. Sin embargo, entre estás medidas no está el armar a los pilotos, como pedían algunos senadores. Las palabras del presidente fueron interrumpidas frecuentemente por los aplausos y vítores de los trabajadores de las aerolíneas, que en ocasiones comenzaron a cantar "U.S.A.". Bush hizo un juego de palabras con los nombres de las aerolíneas United Airlines y American Airlines, cuyos aviones enmarcaban el acto. "Estoy viendo aquí cómo nos sentimos United American" (americano unido). El presidente recordó que "Estados Unidos está decidido a perseguir a los terroristas que intentaron cambiar nuestra forma de vida y llevarlos a la justicia", pero también a "defender la libertad en cualquier lugar del mundo". Para ello, Bush declaró que utilizará "todos los medios militares, de inteligencia, diplomáticos y financieros". Bush agradeció a los países que apoyan a Estados Unidos que se integren en la coalición contra el terrorismo: "es reconfortante saber que no estamos solos", apuntó, advirtiendo no obstante que "nuestra misión no cambiará para agrandar la coalición, seguirá siendo el fin del terrorismo global, y entenderemos que algunas naciones se cansen en el proceso, o se impacienten, pero no esta, nuestra nación seguirá decidida a luchar por la libertad". "Espero que todos nos sigan", declaró Bush, "pero lo hagan o no, nosotros estamos decididos".
Avatar redactor Carlos Paquito
Más sobre Economía Hosteltur

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.