Un complejo de golf y una zona residencial de lujo transforman 74 hectáreas de bosque de Sant Vicenç de Montalt (Barcelona)

La sociedad Maresmar Golf S.A. y las promotoras Vallehermoso Inmobiliaria S.A. y Realia Business S.A. transformarán una superficie de 74 hectáreas situada en las proximidades de la colina del Balís, en el término municipal de Sant Vicenç de Montalt (Barcelona), en un selecto club de golf y una zona residencial de alto standing, con cerca de 300 viviendas y un hotel. La extensión del complejo equivale casi a la décima parte de la superficie del municipio, una agrupación de fincas hasta ahora de uso principalmente forestal y agrícola.

La sociedad Maresmar Golf S.A. y las promotoras Vallehermoso Inmobiliaria S.A. y Realia Business S.A. transformarán una superficie de 74 hectáreas situada en las proximidades de la colina del Balís, en el término municipal de Sant Vicenç de Montalt (Barcelona), en un selecto club de golf y una zona residencial de alto standing, con cerca de 300 viviendas y un hotel. La extensión del complejo equivale casi a la décima parte de la superficie del municipio, una agrupación de fincas hasta ahora de uso principalmente forestal y agrícola. Maresmar Golf S.A. presentó ayer el proyecto del club de Golf Sant Vicenç de Montalt, el primero en Catalunya, según los promotores, que aplicará criterios de sostenibilidad medioambiental. La Fundació Natura ha asesorado a la empresa en el diseño y gestión del golf, que utilizará para el riego agua de la depuradora de Sant Andreu de Llavaneres. Además, las especies arbóreas de especial interés, como la encina y el roble, serán replantadas y se han respetado los pinos de mayor edad. El proyecto prevé también recuperar las especies de arbustos y la fauna autóctona. Las obras del campo de golf, que ocupará unas 37 hectáreas, la mitad de la superficie total del complejo, empezaron en julio y la apertura de las instalaciones se prevé para otoño del 2002. El golf tendrá 18 hoyos, con un recorrido PAR 70 de 5.256 metros de longitud. El club estará restringido a 800 socios, que deberán abonar 3,1 millones de pesetas (18.631,38 euros) por su acción y derecho a juego, además de una cuota mensual de 17.000 pesetas (102,17 euros) por el uso de todas las instalaciones, que incluirán gimnasio y sauna. A diferencia de otros clubes de golf, la acción y derecho a juego son transferibles y no a fondo perdido. Según los responsables de Maresmar Golf, las instalaciones cuentan ya con casi 400 socios a un año vista de su inauguración. Sólo con estas cifras, la empresa ya casi puede afrontar el montante de la inversión que prevé realizar en la construcción del campo de golf, que superará los 1.500 millones (90,15 millones de euros). La otra parte del proyecto, la zona residencial, que aún no ha empezado a construirse, estará a cargo de Vallehermoso y Realia. El complejo prevé cerca de 300 viviendas de alto standing, principalmente unifamiliares, y un hotel de lujo en las inmediaciones del campo de golf. Cuando esté abierto el nuevo campo, los municipios de Sant Andreu de Llavaneres y Sant Vicenç de Montalt reunirán en cuatro kilómetros un total de cuatro instalaciones de este tipo. Esta es la zona de Catalunya con mayor concentración de campos de golf. Un grupo de vecinos, entre los que se incluyen miembros del Centre d'Acció Territorial i Ambiental del Maresme (CATAM), se han manifestado contrarios al proyecto urbanístico de Sant Vicenç y al modelo de crecimiento que están aplicando los municipios del Maresme. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.