La UE limita a cuatro días las ayudas directas a las aerolíneas debido a los atentados

La Unión Europea limitará a cuatro días las ayudas directas a las aerolíneas en concepto de las pérdidas que sufrieron en las jornadas siguientes a los atentados del 11 de septiembre debido a que el espacio aéreo estuvo cerrado al tráfico trasatlántico por orden de las autoridades norteamericanas, según concluyeron ayer en el seno del Ecofin y el Consejo de Transportes que se celebró en Luxemburgo.

La Unión Europea limitará a cuatro días las ayudas directas a las aerolíneas en concepto de las pérdidas que sufrieron en las jornadas siguientes a los atentados del 11 de septiembre debido a que el espacio aéreo estuvo cerrado al tráfico trasatlántico por orden de las autoridades norteamericanas, según concluyeron ayer en el seno del Ecofin y el Consejo de Transportes que se celebró en Luxemburgo. Las garantías estatales otorgadas a las compañías aéreas debido al sobrecoste de las primas de seguros a consecuencia del riesgo de ataque terrorista y guerra serán renovadas por un mes más, con posibilidad de renovación tras este periodo . Los responsables de Transportes se mostraron más abiertos a prestar algún tipo de concesión al sector, que los de Economía y Finanzas quienes fueron muy contundentes sobre que la necesidad de que la Comisión Europea "actúe de manera restrictiva para evitar cualquier ayuda que pueda suponer una reestructuración encubierta de compañías". Se trata de no permitir a los gobiernos otorgar subvenciones que pudieran servir a reflotar las ya desajustadas finanzas de ciertas aerolíneas bajo la excusa de una ayuda a tenor de la crisis abierta tras los atentados de Nueva York y Washington. El vicepresidente segundo del Gobierno español y ministro de Economía, Rodrigo Rato, explicó que el Ejecutivo comunitario deberá también contactar con Estados Unidos y Suiza para evitar una "competencia desleal" respecto a la industria aeronáutica europea, aunque rechazó que ello lleve a renunciar a una relación bilateral en el marco de los acuerdos de cielos abiertos. En la reunión de Transportes, Finlandia, Dinamarca, Holanda, Reino Unido, España y Alemania abogaron por permitir a los gobiernos conceder ayudas por los cuatro días entre el 11 y el 14 de septiembre y ni uno más, mientras que Francia pidió ocho días, e Irlanda, Italia y Portugal una periodo intermedio. A pesar de que en líneas generales la UE se resiste por tanto a abrir el "cajón de sastre" de las ayudas estatales, se ha propuesto comenzar en las próximas semanas contactos con Estados Unidos para que las ayudas que la Administración norteamericana otorga a su sector no se apliquen a las rutas transatlánticas. Para ello, abogan por crear un Código de Conducta. Rato explicó que hay muchos miembros que se han mostrado preocupados porque estas ayudas puedan encubrir una reestructuración de compañías aéreas que no se había hecho hasta ahora. "Existe una voluntad en el Consejo de que se diferencie claramente las ayudas de emergencia como consecuencia de los ataques y lo que podrían ser ayudas encubiertas que distorsionen la competencia internacional", manifestó. Aunque no se ha tomado una decisión al respecto, entre algunos responsables europeos se habló incluso de intentar una vía, en la Organización Mundial del Comercio (OMC) u otra, que impida a países como Estados Unidos y Suiza conceder ayudas que refuercen su sector aéreo hasta el punto que terminen engullen el mercado europeo. Sin embargo, según explicaron fuentes españolas las normas de la OMC no son claras respecto a la posibilidad de emprender algún tipo de acción en este sentido ya que el anexo del Acuerdo General sobre Comercio y Servicios excluye el transporte aéreo de los motivos para la conformación de un panel de resolución de conflictos. Por otra parte, la comisaria de Transportes y Energía, Loyola de Palacio, indicó que es difícil evaluar los costes que tendrán las medidas de seguridad en aeropuertos porque su aplicación es muy variable dentro de la Unión Europea. "Algunos tendrán que hacer unos esfuerzos más costosos que otros y muchas medidas ya están tomadas", añadió. "España es uno de los países que aplican reglas importantes de seguridad, por razones obvias de evaluación de riesgos internos, pero será el Gobierno quien tendrá que ver exactamente cuál es la situación", declaró. "Esos costes que obedecen a unas circunstancias específicas deben ser asumidos por el sector público y no por los usuarios", dijo la comisaria. " El ministro de Economía afirmó por su parte que las nuevas normas de control y seguridad en los aeropuertos para hacer frente a la amenaza terrorista no dispararán el gasto ya que España cuenta ya con un nivel elevado de seguridad. Rato dijo que las consecuencias finales de estas medidas deberán ser estudiadas por el Ministerio de Fomento y la Dirección General de Comercio, pero subrayó el alto grado de seguridad existente ya en el sector aéreo español en contra de la situación en otros países. Recientemente, recordó, se ha aprobado un aumento de tasas por parte de Aena que facilitará la recaudación de fondos para este objetivo. Finalmente, consideró que en España no se ha producido un incremento similar de precios de los billetes aéreos que pudiera hacer pensar en un pacto entre compañías aéreas como se ha insinuado en algunos países. "En este momento, los aumentos nominales en España están siendo más que compensados por descuentos importantes como consecuencia de la efectiva disminución de pasajeros en algunas rutas. Por tanto creo que no se pueden sacar conclusiones apresuradas", manifestó Rato. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.