La Comisión Europea autoriza al Gobierno belga una ayuda de salvamento para Sabena de 20.798 millones de pesetas

La Comisión Europea decidió autorizar el crédito puente por valor de 20.798 millones de pesetas (125 millones de euros) otorgado por el Gobierno belga a la compañía aérea Sabena por considerar que entra dentro de la definición de "ayuda de salvamento".

La Comisión Europea decidió autorizar el crédito puente por valor de 20.798 millones de pesetas (125 millones de euros) otorgado por el Gobierno belga a la compañía aérea Sabena por considerar que entra dentro de la definición de "ayuda de salvamento". Según explicó la comisaria de Transportes y Energía, Loyola de Palacio, este crédito se limita al periodo anunciado por el Gobierno de Bruselas, es decir, un mes y para ser renovado deberá ser nuevamente notificado y analizado por el Ejecutivo comunitario. Este proceso de renovación sólo podrá realizarse por un periodo de seis meses. Actualmente, Sabena está en suspensión de pagos. Como "ayuda de salvamento" su objetivo es permitir mantener la vida de una empresa en dificultad durante el periodo correspondiente al plazo necesario para la elaboración de un plan de reestructuración o de liquidación. El caso del crédito puente ofrecido por el Estado belga coincide por tanto a las condiciones de las líneas directrices marcadas por la Comisión en 1999, que establecen que la empresa es incapaz con sus propios recursos financieros o sus acreedores asumir las pérdidas y evitar una muerte económica casi certera a corto o medio plazo en ausencia de una intervención exterior de los poderes públicos. Este tipo de ayudas tienen un marco muy estricto: deben entregarse en forma de garantía de crédito o créditos con intereses correspondientes al mercado, limitar el valor a lo estrictamente necesario para la explotación de la empresa, tener una duración inferior a seis meses, estar justificada por razones sociales graves y estar acompañadas por un compromiso de reestructuración, de liquidación, o de devolución de los créditos. De Palacio destacó que dado que Sabena se benefició ya de una ayuda a la reestructuración en 1991 "no hay ninguna posibilidad" de que pueda gozar de ningún tipo de ayuda de Estado en el futuro. "No hay una segunda oportunidad para Sabena", reiteró. En este sentido, dijo que "si hay liquidación no habrá tampoco reestructuración y si el día después toma otro nombre no será una reestructuración". No obstante, añadió que no existe por el momento ninguna oferta oficial de compra para la compañía de bandera belga. La comisaria afirmó que el eventual nuevo propietario de la aerolínea podrá contar con los derechos de vuelo y aterrizaje (slots) con que cuenta, pues forman parte del patrimonio de Sabena. No obstante, reconoció que si tomara otra nacionalidad se crearía otro problema relacionado con el acuerdo de cielos abiertos vigente con Estados Unidos. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.