La convención de este año potenciará a Varadero como destino no sólo de sol y playa

La decisión de celebrar la Convención de Turismo Cuba 2002 en Varadero obedece a la necesidad de potenciar este destino con una imagen no sólo de sol y playa, además de mostrar sus atributos desde el punto de vista de infraestructura, logística y bellezas naturales. Así lo manifestó Léster Rodríguez, delegado del Ministro del Turismo de Cuba en ese polo, en encuentro con representantes de revistas turísticas extranjeras acreditadas en la Isla, quienes visitaron el balneario previo a la celebración de la principal bolsa comercial del sector en la mayor de las Antillas.

La decisión de celebrar la Convención de Turismo Cuba 2002 en Varadero obedece a la necesidad de potenciar este destino con una imagen no sólo de sol y playa, además de mostrar sus atributos desde el punto de vista de infraestructura, logística y bellezas naturales. Así lo manifestó Léster Rodríguez, delegado del Ministro del Turismo de Cuba en ese polo, en encuentro con representantes de revistas turísticas extranjeras acreditadas en la Isla, quienes visitaron el balneario previo a la celebración de la principal bolsa comercial del sector en la mayor de las Antillas. Apuntó que si no se eleva el nivel de ocupación hotelera de Varadero, donde pernocta alrededor del 44% de los visitantes que recibe el país, será muy difícil para éste suplir los decrecimientos, aunque haya incrementos en otros destinos del archipiélago. En esa misma lógica se inscribe la implantación del euro, a partir del 1 de junio, como moneda de consumo de bienes y servicios para los visitantes que provienen del macromercado europeo, y el nuevo concepto y diseño de la Convención, que tendrá un carácter más comercial, al acercar la red de ventas del exterior al destino. Gracias a las acciones comerciales emprendidas en los principales mercados emisores y la tendencia a la estabilidad económica en ellos, se espera que para el cierre de junio el decrecimiento toque fondo y se inicie un crecimiento razonable, señaló. Según informó Léster Rodríguez, hasta agosto del 2001 Varadero mostraba un crecimiento del 8%, pero en el último cuatrimestre, luego de los sucesos del 11 de septiembre, a lo cual se sumaron los daños del huracán Michelle, la disminución fue de alrededor del 30%, aunque al final del año, por el acumulado de los ocho primeros meses, el polo no decreció. Dijo que en enero de este 2002 la caída fue del 25%, en febrero sólo del 14% y en marzo de casi un 8%, por lo cual la tendencia es hacia la recuperación de los flujos turísticos -aunque se prevé un año muy complejo- y se aspira a tener a mantener los niveles del 2001.(HOSTELTUR) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.