España: El turismo cae en Gran Canaria a cifras de 1998y sufre el mayor descenso en cuatro años

La entrada de turistas extranjeros en Gran Canaria este año ha bajado a los mismos niveles de 1998, tras registrar en abril el mayor descenso de los últimos cuatro años. Los datos publicados ayer por la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias muestran que la Isla perdió en abril 45.495 visitantes (un 17,7 %) respecto al año pasado y que en el conjunto del año ha descendido en 77.635 turistas (6,9 %), arrastrado por la crisis en Alemania. Esta evolución negativa es compartida por todos los destinos del Archipiélago, que ya están en cifras negativas.

La entrada de turistas extranjeros en Gran Canaria este año ha bajado a los mismos niveles de 1998, tras registrar en abril el mayor descenso de los últimos cuatro años. Los datos publicados ayer por la Consejería de Turismo del Gobierno de Canarias muestran que la Isla perdió en abril 45.495 visitantes (un 17,7 %) respecto al año pasado y que en el conjunto del año ha descendido en 77.635 turistas (6,9 %), arrastrado por la crisis en Alemania. Esta evolución negativa es compartida por todos los destinos del Archipiélago, que ya están en cifras negativas. Todas las islas del Archipiélago han entrado en cifras negativas. Canarias sufrió no sólo en el mes de abril un considerable descenso de turistas extranjeros, sino que esta tendencia afecta ya al acumulado del presente año. Canarias perdió durante abril a 105.370 turistas no españoles (el 12,2 %) respecto al mismo periodo del año. Y, en lo que va de año, la cifra alcanza las 147.205 personas (el cuatro por ciento). La crisis por la que atraviesa el primer sector económico afecta a todas las Islas. El turismo en Lanzarote cayó en abril en 13.099 turistas (8,4 %), en Fuerteventura 12.976 (11 %), en Tenerife 32.258 (diez por ciento) y en La Palma 1.542 (el 12,34 %). Sin embargo, el destino más afectado por la recesión actual es Gran Canaria, que bajó en el último mes en 45.495 viajeros extranjeros, según los datos de la Consejería de Turismo del Gobierno regional, lo que supone una caída del 17,7 %. El turismo en la Isla se ha situado en el acumulado de los cuatro primeros meses del año en los mismo niveles de 1998, influido por la mayor caída registrada en los últimos cuatro años. Las estadísticas muestran que entre enero y abril entraron en Gran Canaria un total de 1.045.673 turistas extranjeros. Y si hacemos una comparación, encontramos que en el citado año 98 lo hicieron apenas tres mil personas menos, y que un año después ya contabilizó una entrada de 1.103.035 turistas. Es decir, que si enfrentamos el comienzo del año actual con el de hace cuatro nos encontramos que se han perdido hasta 57.362 turistas. En cualquier caso, la crisis afecta a todas las Islas por igual, ya que entre enero y abril Lanzarote sufrió un descenso de 21.964 turistas (3,5%), Fuerteventura 14.676 (3,1%), Tenerife 28.656 (dos por ciento) y La Palma 4.274 (7,4 %). La gerente del Patronato de Turismo de Gran Canaria, Cristina del Río, aseguró ayer que esta caída del turismo era "previsible" por varias razones: por la fuerte recesión que sufre el mercado alemán, porque este año se adelantó a marzo la celebración de la Semana Santa y también por el cierre de la temporada de invierno. Cristina del Río cree que esta caída de los alemanes seguirá teniendo efectos tanto en este mes de mayo como en junio. Las previsiones que maneja el organismo insular es que hasta el mes de diciembre no se registre una mejoría del mercado alemán, ya que la inestabilidad económica interna retrae a los ciudadanos a la hora de salir de viaje. A ello se suma el parón del turismo familiar, que continuará cayendo en los próximos meses. La gerente confía en compensar esta bajada con un incremento de otros mercados alternativos, como son Portugal, Francia, Italia, Holanda (habla de una subida del 15 % este verano) y el mercado nacional. La crisis interna que sufre Alemania está dejando unas graves secuelas en la principal fuente económica del Archipiélago. El 64 % del descenso registrado en el turismo regional entre los meses de enero y abril debe achacarse a la recesión de los turistas de origen alemán. Es ésta la razón principal por la cual la isla de Gran Canaria es la más afectada por la etapa de bajada generalizada por la que atraviesa esta actividad. Mientras, el primer mercado canario, el Reino Unido, se mantiene en el acumulado de este año en cifras positivas, siendo la diferencia favorable en casi 22.000 turistas. Salvo, una vez más, en el caso de Gran Canaria, donde se registra un bajón de casi 15.000 viajeros, al igual que Suecia, Dinamarca, Finlandia, Suiza y Austria. En el lado opuesto, entre los países que se mantienen en una línea de crecimiento en la Isla se incluyen Noruega e Irlanda, mientras el resto permanece en cifras similares a las registradas el pasado año. Tenerife es una de las más dañadas por el bajón del mes de abril, ya que le ha supuesto estar en cifras negativas en el acumulado del año 2002 después de una constante línea de crecimiento, que la llevó a cerrar el año 2001 con un aumento de casi 137.000 turistas. Un análisis detallado de la situación de los distintos mercados muestra que la bajada de los alemanes es compensada por la subida del Reino Unido. Sin embargo, salvo Irlanda y algunos mercados del Este, el resto viene arrastrando desde enero hasta la actualidad una constante bajada. Éste es el caso de los países escandinavos, Suecia, Holanda y Noruega, hasta Bélgica, Francia, Austria e Italia. (Diario Las Provincias, 23/05/02) 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.