Diario 5329 23.07.2018 | 04:27
Hosteltur: Noticias de turismo

Alemania: La revista Stern dedica dos páginas, bajo el título "¿Mallorca? ¡Nunca más!", al desencuentro de los alemanes con Mallorca y duras críticas al Gobierno balear

24 julio, 2002
El "desencuentro" entre la "isla más querida por los alemanes"- según Stern- y los alemanes es analizado en un amplio reportaje a doble página por el importante semanario y con los significativos titulares "Tomadura de pelo: ¿Mallorca? ¡Nunca más!". Un episodio más de la caída en picado de nuestra imagen turística en el mercado que nos proporcionaba el mayor contingente de visitantes y el turismo de más alto poder adquisitivo. El análisis del semanario alemán comienza con el diagnóstico del consul Peter Christian que califica el momento como de "ambiente de resaca" que se traduce en un descenso de la afluencia germana que comienza el año 2000 y que se ha ido acentuando a lo largo del pasado y presente año. "Mallorca- dice- se ha vuelto demasiado cara para los turistas "de paquete" así como para los interesados en inmuebles: precios al alza, una discutida ecotasa para los turistas y un mercado inmobiliario extremo, escarmientan.Y desde que ya no se paga en pesetas, sino en euros- concluye- todo el mundo se da cuenta que cuatro euros por una cerveza grande en un bar de playa es una solemne desfachatez".
El "desencuentro" entre la "isla más querida por los alemanes"- según Stern- y los alemanes es analizado en un amplio reportaje a doble página por el importante semanario y con los significativos titulares "Tomadura de pelo: ¿Mallorca? ¡Nunca más!". Un episodio más de la caída en picado de nuestra imagen turística en el mercado que nos proporcionaba el mayor contingente de visitantes y el turismo de más alto poder adquisitivo. El análisis del semanario alemán comienza con el diagnóstico del consul Peter Christian que califica el momento como de "ambiente de resaca" que se traduce en un descenso de la afluencia germana que comienza el año 2000 y que se ha ido acentuando a lo largo del pasado y presente año. "Mallorca- dice- se ha vuelto demasiado cara para los turistas "de paquete" así como para los interesados en inmuebles: precios al alza, una discutida ecotasa para los turistas y un mercado inmobiliario extremo, escarmientan.Y desde que ya no se paga en pesetas, sino en euros- concluye- todo el mundo se da cuenta que cuatro euros por una cerveza grande en un bar de playa es una solemne desfachatez". El pliego de cargos que desarrolla Stern abarca desde la inseguridad jurídica para los compradores de inmuebles hasta los excesos urbanísticos, pasando por los ruidos de "martillos eléctricos, sierras estridentes y camiones que resuenan" que martirizan a los turistas de vacaciones. Pero buena parte del reportaje se dedica a caponear al gobierno autonómico de forma poco amable. "El Govern balear hace méritos para que Mallorca tenga tan mala prensa", opina el consul alemán. "El gobierno de los cuatro partidos, el Pacto de Progreso, discute en público y siembra inseguridad. Ahora mismo discuten la cuestión de por cuánto tiempo no se debe autorizar más terreno urbanizable". Los que van a tener problemas- continúa Stern- son los propietarios de yates: "el Govern ya no quiere prolongar las concesiones de los puertos privados y quiere hacer estatal (sic) el reparto de los amarres". Más hiriente es cuando la revista pone al Govern como "ejemplo por excelencia del caos-management ( sic)" con el "interminable ir y venir de la ecotasa", cuyo cobro cree dudoso- "el impuesto se cobra, pero no se aporta"- al haber interpuesto los hoteleros recurso de inconstitucionalidad. Especialmente incisiva es la revista con el conseller de Hacienda, Juan Mesquida, y el de Turismo, Celestino Alomar. Del primero dice que ha "quitado de en medio" a los "críticos de la ecotasa" al afirmar que "el turista que no quiera pagarla que se quede en casa", una actitud que, a juicio de Stern, no es muy apropiada "teniendo en cuenta las ofertas económicas de Turquía, Croacia y Bulgaria, países que, ahora mismo, viven el boom". Para subrayarlo aporta la opinión del portavoz de TUI, Bernd Rimele: "En estos destinos registramos un incremento de dos cifras y en Mallorca un retroceso de dos cifras". A Alomar lo acusa de "insensible" por su comentario de que "ya no se querían turistas baratos en Mallorca", a lo que apostilla el cónsul alemán: "Pues entonces tendrían que recordar que esa gente fue la que enriqueció la isla". Este es el inquietante panorama en nuestro principal mercado. (M.M., semanario La Economía Balear, 23/07/02)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.