Diario 5431 17.11.2018 | 16:54
Hosteltur: Noticias de turismo
Gana terreno al producto de sol y playa

El reto del turismo urbano: crear un plan eficaz para viajeros y residentes

Las ciudades necesitan un sistema de gestión para controlar los efectos del flujo de visitantes 15 octubre, 2018
  • En España las ciudades son los destinos preferidos para disfrutar de las vacaciones, relegando a un segundo lugar a los de sol y playa
  • La OMT plantea promover la dispersión de visitantes del centro hacia otras áreas, potenciar otros itinerarios o segmentar a los turistas
  • Más del 50% de la población mundial vive en áreas urbanas y se prevé que esta cifra llegará al 70% en el año 2050

El turismo urbano es uno de los segmentos que más crece en el mundo. Atrae a visitantes que se mueven tanto por razones de ocio como por motivos de negocios y es clave en la economía local. Sin embargo, la presión turística y el crecimiento demográfico exigen el diseño de un sistema de gestión que aporte ventajas a visitantes y residentes (este reportaje forma parte de los contenidos de la revista HOSTELTUR de octubre).

La cada vez mayor división de los periodos vacacionales y el auge de las escapadas, unido a la proliferación de compañías de bajo coste, han contribuido a que las ciudades se hayan convertido en destinos cada día más frecuentados.

En nuestro país son ya los enclaves preferidos por los españoles para disfrutar de sus vacaciones, relegando por primera vez a un segundo lugar a los destinos de sol y playa. De hecho, el 40% elige ciudades frente al 37% que prefiere la costa, según la tercera edición del Barómetro Turístico Leisure que elabora la consultora BrainTrust.

Sin embargo, las oleadas de visitantes que congestionan algunos núcleos urbanos en determinados momentos del año han llegado a ser incómodas y molestas para los residentes. No se puede olvidar que a la presión del turismo se une la generada por el crecimiento demográfico. Más del 50% de la población mundial vive en áreas urbanas y se prevé que esta cifra llegará al 70% en el año 2050.

A la presión del turismo en algunas ciudades -como Barcelona, en la imagen- se une la generada por el crecimiento demográfico.

En este contexto cada vez se hace más necesaria una estrategia capaz de gestionar el turismo en las grandes urbes. Entre otras medidas, la Organización Mundial del Turismo (OMT) plantea promover la dispersión de visitantes del centro hacia otras áreas, potenciando nuevos itinerarios y atracciones en lugares menos frecuentados; segmentar a los visitantes o incentivar la desestacionalización.

Estas medidas forman parte del informe ‘Overturism. Comprender y gestionar el aumento del turismo urbano más allá de las percepciones’, que dicha entidad presentó en septiembre en Seúl, en el marco de la séptima edición de la Cumbre Mundial sobre Turismo Urbano.

Un informe de la OMT señala que el crecimiento del turismo urbano exige que el sector garantice políticas y prácticas con impacto sociocultural que reduzcan al mínimo los efectos negativos de esta actividad

El documento contiene 11 estrategias y 68 medidas para ayudar a comprender y gestionar el aumento de visitantes. “Abordar las dificultades que se le plantean al turismo urbano es una tarea mucho más compleja de lo que se suele reconocer. Hay que establecer una hoja de ruta sostenible para el turismo urbano e integrarlo en las cuestiones de interés de las políticas municipales”, afirma el secretario general de la OMT, Zurab Pololikashvili.

Además, el informe señala que “comprender la actitud de los residentes hacia el turismo y comprometer a las comunidades locales sería básico”. Asimismo, expone que el reciente crecimiento del turismo urbano exige que el sector garantice políticas y prácticas con impacto sociocultural que reduzcan al mínimo los efectos negativos de esta actividad en el uso de los recursos naturales, las infraestructuras, la movilidad y la saturación.

Apoyo a la economía local

El informe de la OMT propone crear experiencias que beneficien tanto a las comunidades locales como a los visitantes. Con este mismo objetivo se puso en marcha hace cuatro años Authenticitys, una plataforma online creada en Barcelona, con presencia ya en cerca de 50 países, que promueve un turismo responsable con alto impacto social. Ofrece experiencias que ponen en contacto a visitantes con emprendedores y entidades locales comprometidas con la mejora de la ciudad, que proponen una visión distinta y solidaria del destino.

Para el desarrollo de sus experiencias, Authenticitys ha diseñado productos turísticos con la colaboración de entidades muy variadas, desde ONG a empresas sociales o incluso compañías turísticas que comparten el compromiso social y medioambiental de esta plataforma, que a su vez están en consonancia con las metas de desarrollo sostenible de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Elena Rodríguez Blanco, cofundadora de la plataforma y experta en experiencias de impacto social, explica que la idea es que “el turista no venga a visitar una ciudad sólo con la idea de sacar algo de ella, de servirse de ella, sino de dejar algo en ella”.

"Más allá del turismo responsable, el objetivo es impulsar una cultura de responsabilidad, de sensibilidad a la hora de viajar", afirma la cofundadora de Authenticitys

A modo de ejemplo, algunas de sus experiencias son “Barcelona diferente sobre ruedas”, conducida por una ONG centrada en el apoyo a inmigrantes senegaleses sin trabajo que realiza una ruta por el barrio del Raval en la que muestran los trabajos que realizan para ayudar a las personas más vulnerables. O una visita por la Barceloneta, dirigida por una entidad sin ánimo de lucro cuyo fin es la protección de los océanos e incluye un recorrido histórico, una actividad deportiva –paddel surf- y finaliza con una acción de concienciación sobre cómo afectan los residuos y la contaminación al mar e incluso anima a los integrantes del grupo a participar en la limpieza de la playa.

La oferta de la plataforma incluye también otro tipo de actividades, como tours de tapas por locales que utilizan productos orgánicos o visitas a tiendas de moda que trabajan con tejidos sostenibles y otro tipo establecimientos que realizan sus propios productos, entre otras.

La plataforma se lleva una comisión y el resto del dinero que los turistas pagan por participar en la actividad elegida va a parar a las personas y entidades que se ocupan de llevar a cabo la experiencia.

Fomentar la economía local

De este modo colaboran con la economía local, explica Elena Rodríguez. “El turista puede ver cómo el euro que ha invertido tiene un efecto positivo en el barrio o el establecimiento que visita”, añade.

“Buscamos que haya un cambio en el comportamiento del viajero. Más allá del turismo responsable, el objetivo es impulsar una cultura de responsabilidad, de sensibilidad a la hora de viajar”, afirma.

Se trata de una experiencia de aprendizaje e incluso muchas de las personas que participan en este tipo de recorridos se involucran tanto que cuando vuelven a sus lugares de origen deciden colaborar en determinados proyectos, detalla la fundadora de Authenticitys.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.