Detenidas 18 personas por estafa en un hotel de Chiclana

Traficantes de tarjetas actuaban como agencia de viajes low cost

La Guardia Civil de Cádiz ha detenido a 18 personas por presunta estafa a un hotel de Chiclana, por reservas realizadas a sabiendas a través de un grupo de personas que actuaban como agencia de viajes low cost, y que pagaban a los proveedores con tarjetas fraudulentas.

La detención se realizó cuando esas 18 personas se alojaban en el hotel mediante reservas realizadas desde Reino Unido con tarjetas de crédito extranjeras obtenidas de manera fraudulenta y aportando copia de pasaportes falsificados británicos. La Guardia Civil explica en un comunicado que recibió denuncias del gerente de un establecimiento hotelero de primer nivel de la localidad en las que se detallaban una serie de presuntas estafas realizadas por personas cuya residencia se encontraba en la provincia de Badajoz.

La investigación de estos hechos por parte de los guardias civiles del Equipo de Policía Judicial de Chiclana de la Frontera desveló una trama perfectamente organizada en tres niveles, agrega la Benemérita. Por un lado estarían las personas que proporcionaban los datos de las tarjetas de crédito, que se obtienen normalmente a través de dispositivos que copian los datos de la tarjeta de crédito y que se suelen colocar en cajeros o TPV.

Puesto que las organizaciones que se dedican a la obtención de estos datos bancarios no los emplean ellos directamente, la Guardia Civil considera que existe otro nivel, el de un grupo de personas que compra un número indeterminado de datos de tarjetas y que operan con ellas y funcionan como auténticas agencias de viajes low cost al vender billetes de avión, tren o paquetes vacacionales. Es también bastante común la compra de otros enseres como ropa o material electrónico, siempre a un precio muy por debajo del de mercado.

Por último estaría el grupo de personas que habían adquirido estos paquetes vacacionales siempre bajo petición previa y expresa por su parte, a sabiendas de que estaban cometiendo un delito, ya que la Guardia Civil destaca que nadie podría entender que se comprara una estancia en un hotel de lujo en temporada alta a un precio muy por debajo del de mercado y recibiendo el resguardo de la reserva en lugares tan disparatados como una rotonda, la puerta de un centro comercial o las inmediaciones del mismo hotel. Además, el pago era en metálico y sin conservar dato alguno de la persona que realiza las gestiones a modo de agencia de viajes.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.