El piloto obtuvo su licencia antes de la reforma normativa que establece la obligación

Lufthansa niega que tuviera que informar del historial médico de Lubitz

Lufthansa ha negado este lunes que tuviera el deber de dar información a la Oficina Federal de Aviación de Alemania (LBA) sobre el historial médico de Andreas Lubitz, copiloto del avión A320 de Germanwings inculpado de estrellar deliberadamente el aparato en los Alpes franceses, porque obtuvo su licencia de piloto antes de que entrara en vigor la normativa que endurecía las obligaciones de información. La compañía alemana, matriz de la low cost, tenía conocimiento de que Lubitz había sufrido una depresión en 2009.

Lufthansa ha asegurado en un comunicado que una disposición del Reglamento 1178/2011 y los Medios de Cumplimiento Aceptables de la Agencia Europea de Seguridad Aérea "protege la situación de determinados certificados anteriores de aptitud para pilotos y de otros certificados de doctores expertos en aeromedicina".

Estos especialistas pueden por lo tanto expedir prórrogas de esos certificados médicos, incluso después de la entrada en vigor de la nueva normativa, según la compañía. "No surgió un deber adicional de remitirlos a la Oficina Federal de Aviación de Alemania (LBA) como consecuencia del cambio de la situación legal", asegura el comunicado.

Lufthansa niega que tuviera que informar del historial médico de LubitzLufthansa niega que tuviera que informar del historial médico de Lubitz

La LBA declaró este domingo que no tenía "ningún tipo de información" sobre la depresión de Lubitz antes del siniestro (ver: Las autoridades alemanas no fueron informadas por Lufthansa del trastorno de Lubitz). La información que Lufthansa tenía o no sobre los problemas psiquiátricos del copiloto podría ser un factor clave para determinar la responsabilidad legal de la compañía. El grupo financiero alemán Allianz estima que las aseguradoras podrían acabar pagando unos 300 millones de euros en demandas y costes relacionados con el siniestro, según informa la agencia Reuters.

La normativa europea que entró en vigor en abril de 2013 establece que se debe informar sobre los casos de pilotos con problemas psiquiátricos a la autoridad aérea, la cual podría restringir sus licencias. Lubitz paralizó su formación como piloto durante varios meses en 2009. Cuando la reanudó, informó a los instructores de Lufthansa de que había padecido una depresión severa.

El copiloto de Germanwings, filial de Lufthansa, obtuvo su primer certificado para pilotar vuelos comerciales en 2012. La información obtenida de las cajas negras del Airbus A320 siniestrado apunta a que Lubitz se encerró en la cabina y maniobró los mandos en una acción deliberada de estrellar el avión en los Alpes franceses, acabando con su vida y la de las otras 149 personas a bordo.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.