España: Un estudio alerta de la estacionalidad del turismo en Galicia y señala que centra su oferta en las categorías más bajas

Uno de los mayores problemas a los que debe hacer frente el sector turístico de Galicia es "la estacionalidad" que, influido por la concentración de viajeros en una época determinada del año, condiciona la economía de muchas zonas, con considerables oscilaciones en el empleo, que se ve afectado por este mismo fenómeno, según se recoge en el libro "Análisis estructural de los problemas del turismo en Galicia. Balance de una década (1991-2001)", realizado por Begoña Besteiro.

Uno de los mayores problemas a los que debe hacer frente el sector turístico de Galicia es "la estacionalidad" que, influido por la concentración de viajeros en una época determinada del año, condiciona la economía de muchas zonas, con considerables oscilaciones en el empleo, que se ve afectado por este mismo fenómeno, según se recoge en el libro "Análisis estructural de los problemas del turismo en Galicia. Balance de una década (1991-2001)", realizado por Begoña Besteiro. Esta estacionalidad, que impide la mejora de la calidad y los márgenes de rentabilidad, es más acusada en la zona atlántica de la comunidad, indica el estudio. Por el contrario en la parte oriental, y fundamentalmente en Orense, dadas las limitaciones costeras para atraer un mayor turismo en los meses de verano, los visitantes están más repartidos durante todo el año. Para superar este problema propone promocionar los recursos de interior que pueden colaborar en la desestacionalización y mejorar la renta de la provincias de Lugo y Orense. En este sentido, cita el crecimiento del turismo rural. También se refiere a la necesidad de rentabilizar para años posteriores un acontecimiento regular en el tiempo, el Xacobeo, y aprovechar las infraestructuras existentes para una mayor difusión del turismo naútico o para la atracción del turismo social, que se suele producir en la temporada baja. El análisis indica que para la corrección de la estacionalidad sería preciso incidir en medidas como la flexibilidad de las normativas locales y educativas que permitiesen fraccionar o escalonar las vacaciones, aunque reconoce que no es fácil actuar en este sentido. Asimismo, hace referencia a la conveniencia de diversificar los productos turísticos para poder ampliar el período estacional y a emprender políticas más competitivas de precios y ofertas que permitan aumentar la demanda en la temporada baja. El estudio desataca que el sector turístico gallego, a pesar de su expansión en la última década, todavía sufre ciertas deficiencias que le impiden su desarrollo adecuado. Así, advierte de la necesidad de superar el handicap que supone que la oferta de alojamientos continúe centrada en las categorías más bajas y que sea de pequeña dimensión, ya que estas circunstancias condicionan la atracción de una mayor número de turistas, la competitividad y el acceso a un nivel de calidad superior. A pesar de ello, se concluye que si se consolidan los proyectos de nuevas inversiones en alojamiento y se continúa con la diversificación del producto y de la demanda turística en el tiempo y en el espacio, junto con una buena política de promoción, el turismo en Galicia puede crecer de forma muy considerable en los próximos años. 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.