Diario 5353 19.08.2018 | 19:08
Hosteltur: Noticias de turismo

España: El descalabro del turismo alemán en Baleares hunde al agroturismo y al golf

14 octubre, 2002
La retirada del turismo alemán de Baleares no sólo pasa factura al turismo de sol y playa sino que dejará serias secuelas en los balances de los agroturismos y campos de golf.
La retirada del turismo alemán de Baleares no sólo pasa factura al turismo de sol y playa sino que dejará serias secuelas en los balances de los agroturismos y campos de golf. Según estimaciones realizadas por la Asociación de Agroturismo, integrada en la Federación Hotelera de Mallorca, «las reservas están cayendo del orden del 44% durante estas fechas, en comparación a los resultados cosechados durante el pasado ejercicio». Estas cifras coinciden con las previsiones que baraja la patronal de campos de golf de Baleares. Su presidente, José Jiménez, ha resaltado el descalabro de reservas que se ha detectado en Alemania, que está alcanzado techos casi históricos, entre un -40 y -50%. Mientras que la clientela inglesa y escandinava, a juicio de Jiménez, «se está manteniendo en niveles similares a los de pasados ejercicios», los germanos están fallando «estrepitosamente». Esta caída en picado ha obligado a los empresarios de las fincas rurales a prolongar la temporada ante la racha negativa que se vislumbra para los próximos meses. El máximo responsable de este colectivo, Ventura Rubí, «a partir de esta semana, después de las fiestas de El Pilar, descienden de forma alarmante», lo que «nos hace sospechar que hasta diciembre la tónica dominante será bastante desastrosa». Si las causas de los balances anteriores, a juicio de Rubí, se presumían, ahora «ya nadie entiende estos cambios tan bruscos». «Después de unos meses con acumulaciones de pérdidas casi históricas, este invierno se encara con tantas o más incertidumbres que la pasada», dijo Rubí. Estas cifras se pusieron sobre la mesa en el transcurso de la junta directiva, celebrada la pasada semana, en la que se respiraba «aires pesimistas». En este sentido, lamenta que «los malos pronósticos sólo se estén cumpliendo en Baleares». «En los últimos años, las fincas de agroturismo también se han disparado en la Península, que no están registrando estos índices de ocupación tan bajos, aunque compiten con precios muy inferiores», abundaba Ventura Rubí al achacar este crítico panorama a los mensajes que se han lanzado en Alemania. Por ahora, la Asociación de Agroturismo se está aferrando al mercado español para intentar reflotar y cambiar de rumbo estos resultados. «Somos tan dependientes del nicho alemán, que llevará tiempo», manifestó Rubí. Dentro de este marco, el colectivo también ha decidido plantar batalla en Internet. «Estamos consiguiendo que aumenten las compras en la Red, y hemos activado un plan para invertir en nuevas tecnologías como la confección de un programa virtual que permite al potencial cliente visitar la finca sin tener que moverse del sillón de su casa», explicó el máximo responsable de la Asociación de Agroturismo. El riesgo de una bajada de precios es el principal quebradero de cabeza de los dueños de los establecimientos, que, por ahora, explica Rubí, se resisten a «caer en esta trampa». «Hemos conseguido no rebajar las tarifas, salvo casos puntuales», aseveró al desvelar que «los turoperadores están pidiendo rebajas de hasta un 20%». Desde la asociación de hoteles asociados a la Pimem ya lanzaron serias advertencias a sus asociados para que «comiencen a explorar otros mercados». «La fuerte dependencia de Alemania, que atraviesa una recesión económica, ha llevado a este golpe», manifestó su responsable, José Erias. El turismo de golf se ha convertido en una de las principales locomotoras del invierno para romper la estacionalización. El presidente de la Asociación de Campos de Golf de las islas, José Jiménez, que hizo balance de este ejercicio, tachó los próximos meses de «irregulares». «La bajada de los paquetes turísticos alemanes se ha convertido en la espina de la temporada», puntualizó al resaltar también «el descenso de germanos que reservaban a título individual porque se alojaban en casas de amigos». La mayoría de los golfistas que acuden a las islas proceden de Alemania (54%). Por detrás de ellos se sitúan los británicos y escandinavos, con un 22 y 14%, respectivamente. A la crisis internacional y el enfriamiento de la economías europeas se unen las inclemencias meteorológicas que han sacudido a Baleares como principales causas de este descenso. Si el pasado año, según los datos de la Caeb, la oferta del green atrajo a casi 80.000 turistas, este año no se alcanzará este listón. José Jiménez ya ha echado las cuentas y prevé que 2002 cierre entre un 6 y 10% por debajo del pasado año. Para el presidente de la Asociación de Agroturismo, Ventura Rubí, que aglutina a unos 110 asociados, una de las lacras que padece este sector se identifica con la creciente oferta ilegal. «Hay que luchar contra este tipo de establecimientos que cuentan con 5 ó 6 habitaciones y se saltan a la torera los impuestos», dice un Rubí que pide a las administraciones mano dura. En el último ejercicio, el número de establecimientos rurales se ha consolidado en las Islas al contabilizarse casi 140 establecimientos de este tipo, según datos facilitados por las dos asociaciones baleares. Este tipo de infraestructuras se ha puesto de moda experimentando un crecimiento espectacular en los últimos cinco años, con incrementos notables en el número de plazas, al contabilizarse más de 1.700. Ch. D., diario El Mundo-El Día de Baleares, 14/10/02)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.