Gracias a la legislación y a su oferta de ocio

El turismo gay triunfa en España

Los viajeros LGBT aportan más de 6.000 millones de euros cada año a nuestra economía

España es el tercer destino del mundo por número de turistas internacionales y es también uno de los enclaves preferidos por el colectivo LGBT. Capta casi la quinta parte del negocio turístico gay en la Unión Europea, que aporta cada año más de 6.000 millones de euros a la economía española, el 0,48% del Producto Interior Bruto (PIB), según un reciente informe de LGBT Capital, consultora especializada en este grupo.

La comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales) mueve más del 10% de los viajeros que se desplazan por el mundo y es responsable de más del 15% del gasto turístico total. Este colectivo representa el 6,5% de la población del planeta y dispone de un elevado poder adquisitivo, según Capital LGBT, lo que contribuye a que sus desplazamientos crezcan a un ritmo superior al 10% anual frente al 4,8% del turismo general, según datos del World Travel & Tourism Council (WTTC) y la Organización Mundial de Turismo (OMT).

Estados Unidos es el primer destino mundial para los viajeros gay, pero en Europa nuestro país se sitúa en primera posición respecto a los ingresos que éstos generan, por delante de Francia –primer destino mundial para los turistas internacionales a nivel general-, Italia o el Reino Unido.

¿Qué ventajas tiene España?

España es el tercer destino del mundo para los viajeros extranjeros, gracias principalmente a su producto de sol y playa. Pero, ¿qué atractivo específico tiene para este colectivo? Una de las primeras razones está en la normalización. En 2005, se convertía en el tercer país del mundo, después de Bélgica y Holanda, en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo que mejoraba su aprecio y valoración por parte de este colectivo, que busca espacios de libertad y normalidad.

“Existe una clara relación entre las políticas progresistas de los países hacia el colectivo LGBT y los beneficios económicos para el sector turístico”, según recoge el informe global sobre esta comunidad realizado por la OMT. Añade que incluso cada vez más destinos se están beneficiando de una imagen de marca asociada a la tolerancia, la inclusión y la diversidad.

Ésta es una de la principales ventajas que tiene nuestro país, según apuntan desde Ragap, un grupo de empresas con sede en Torremolinos y especializado en el público gay, que ofrece reservas en más de 5.700 hoteles gayfriendly y otros servicios turísticos en más de 6.000 empresas. Beatriz Rodríguez, ejecutiva de la compañía, afirma que “somos uno de los países del mundo que más apuesta por la comunidad LGBT en cuanto a la legislación se refiere”. Y añade que “a este turista lo que más le interesa es que haya libertad, absoluta normalidad y que puedan desplazarse sin tener que esconderse”. Destaca que, en este sentido, “España es un país puntero y está contagiando a otros países de Europa”.

Normalización y oferta

Para Juan Carlos Alonso, secretario general de AEGAL, la Asociación de Empresarios y Profesionales para LGBT de la Comunidad de Madrid y organizadora de Madrid Orgullo, la gran ventaja de nuestro país es que ofrece “una combinación perfecta de unos altos niveles de tolerancia y normalización, que son fundamentales, con una amplia oferta específica para este colectivo”. Según las encuestas que maneja esta organización, el 86% de los españoles ve con toda normalidad la cultura y la vida LGBT, sólo por detrás de Holanda, donde se alcanza el 87%.

España es el país que tiene más destinos LGBT reconocidos a nivel mundial. #shu#España es el país que tiene más destinos LGBT reconocidos a nivel mundial. Imagen Shutterstock

Grandes celebraciones

También los grandes eventos han contribuido a promocionar la imagen de España como destino para gays y lesbinas. La celebración de Madrid Orgullo, el evento de este tipo más grande de Europa y segundo del mundo, que tiene lugar en los primeros días de julio, atrae cada año a más de 200.000 visitantes extranjeros y las diferentes actividades que incluye suman más de 1,5 millones de asistentes. Se calcula que el impacto económico para la ciudad supera los 120 millones de euros. La estancia media es de 3,7 días para los extranjeros y de 3,75 para los nacionales de otras ciudades -sólo en las cinco jornadas principales de las 10 que ocupa-.

Como muestra del interés que despierta esta ciudad, la Asociación Internacional para el Turismo de Gays y Lesbianas (IGLTA por sus siglas en inglés) celebró en mayo la edición número 31 de su Convención Mundial de Turismo LGBT en la capital de España, la primera vez que se celebraba en nuestro país. Además, Madrid será también la sede del día del orgullo mundial en 2017, el World Pride, el mayor evento de la LGBT del planeta. Se celebra cada cinco años desde 2000 y es la quinta ciudad del mundo que lo va a albergar, tras vencer a las candidaturas de Berlín y Sidney.

Juan Carlos Alonso, que preside el comité organizador de este evento, explica que desde el 22 de junio al 2 de julio habrá numerosas actividades y celebraciones, pero las actividades asociadas al evento comenzarán varios meses antes, lo que dinamizará la llegada de visitantes. Además, se calcula que este acontecimiento llegará a una audiencia de 25 millones de personas en todo el mundo.

Festivales

Asimismo, Barcelona organiza desde hace cinco años el Circuit Festival, el mayor festival de Europa destinado al público homosexual y uno de los más multitudinarios del mundo. En su última edición, celebrada en agosto, concentró a cerca de 71.000 personas durante doce días. El 79% de los asistentes procedían de otros países (el 42% europeos y el 37% de otros continentes). Su impacto económico se ha cifrado en 150 millones de euros.

Con el deseo de captar un mayor número de turistas gay, otras ciudades se han unido a esta tendencia. Ibiza celebró este año su primer Pride, en julio, y en septiembre tuvo lugar el Benidorm Pride por quinto año consecutivo, que congregó a unas 10.000 personas en los eventos programados durante una semana. Según el secretario general de AEGAL, “España es el país que tiene más destinos LGBT reconocidos a nivel mundial”, tales como como Madrid, Barcelona, Ibiza, Maspalomas, Benidorm, Sitges o Torremolinos.

Sin embargo, para Juan Pedro Tudela, presidente de Diverspain Asociación Cámara de Comercio LGBT de España, el éxito de España como destino turístico para las personas del mismo sexo se debe simplemente a que “lo hacemos bien”. Afirma que tenemos una oferta muy variada, tanto en gastronomía como en patrimomonio histórico y otros recursos. Considera que hay muchos tópicos y asegura que “el gay no busca fiestas y juergas. Eso es un error”.

Lo más importante es que “España tiene un buen producto y una buena oferta”, añade. Asimismo, cree que no es necesaria una oferta específica para este colectivo. “No nos hace falta un hotel 100% gay”, ya que cuando una persona de este colectivo se aloja en un establecimiento también sale a la calle a disfrutar de otros locales de la ciudad. No obstante, reconoce que determinados espacios, como los cruceros, sí requieren esa especialización.

Perfil del turista

El turismo gay es uno de los segmentos que más ingresos genera en el mundo, debido a su alto nivel de gasto y rentabilidad. Se ha convertido así en uno de los clientes más codiciados por los destinos. “El consumidor LGBT tiene un alto poder adquisitivo y sus viajes son más frecuentes y más largos por lo que su impacto en el sector turístico es aún mayor, afirma Paul Thomson, fundador de LGBT Capital. Según recoge el informe de esta consultora, se calcula que estos viajeros aportan cerca de 640.000 millones de euros al PIB mundial teniendo en cuenta los efectos directos e indirectos, y de más de 190.000 millones si sólo se valoran los directos.

“Parece claro que convertirse en un país abiertamente LGBT o donde este colectivo esté plenamente aceptado puede aumentar significativamente los ingresos de un país por turismo”, añade el estudio. Los turistas homosexuales, según estimaciones del Gobierno español, gastan alrededor de un 30% más de media que el resto de los visitantes que llegan a nuestro país, lo que ha llevado a las Administraciones a apoyar las campañas para favorecer este tipo de viajes.

Presencia en las grandes ferias

Teniendo en cuenta la importancia creciente de este colectivo en el sector, cada vez más las grandes ferias internacionales de turismo dedican un espacio específico a este colectivo, como la ITB de Berlín y Fitur –que lo lleva haciendo cinco años-. Sin embargo, la WTM de Londres todavía no tiene una sección especial para los negocios gayfriendly.

Las empresas especializadas en este público suelen ubicarse en los stands de sus respectivos países o comunidades autónomas, como le sucede al grupo Ragap antes mencionado. Desde que se presentó oficialmente en 2013, en Fitur, ha participado en las muestras de Berlín y Londres, en este último caso presenta su oferta en el pabellón de Andalucía.

Este reportaje ha sido publicado en la revista HOSTELTUR de octubre y puede descargarse en el PDF adjunto.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.