Plazo hasta finales de diciembre

Kingfisher Airlines perderá su licencia si no presenta un plan de reactivación

El Gobierno indio no renovará la licencia de vuelo de Kingfisher Airlines si la deficitaria aerolínea no presenta un plan de reestructuración a finales de diciembre, según ha corroborado este lunes un portavoz oficial.

El pasado 20 de octubre, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de India suspendió la licencia a la aerolínea Kingfisher, después de que la dirección de la endeudada aerolínea no tuviera en cuenta las observaciones y preocupaciones oficiales sobre la seguridad de la compañía ni diera una respuesta satisfactoria a las inquietudes del ente regulador sobre sus operaciones, suspendidas desde principios de mes debido al plante de su personal por falta de pago.

Ahora, un alto funcionario que pidió no ser identificado ha afirmado que la aerolínea no ha elaborado ningún plan de reactivación en este momento y agregó que la licencia de la compañía aérea expira el 31 de diciembre. El Gobierno indio, definitivamnete, no parece dispuesto a tolerar a la compañía su incapacidad crónica de pago a los proveedores de combustible y tasas aeroportuarias, la mala gestión de las relaciones con su personal y la consecuente cancelación de sus vuelos, a pesar de que la mayor deuda la tiene con dos bancos del Estado.

Kingfisher Airlines perderá su licencia si no presenta un plan de reactivación a finales de diciembreKingfisher Airlines perderá su licencia si no presenta un plan de reactivación a finales de diciembre

Kingfisher, antes de la crisis la segunda mayor aerolínea de India, no ha volado desde comienzos de octubre, después de una protesta de sus empleados, especialmente de las tripulaciones, que se niegan a seguir trabajando después de varios meses sin cobrar sus salarios.

Desde principios del año, la compañía ha tenido problemas económicos. En la primera semana de marzo, la IATA sacó a Kingfisher de su cámara de compensación por impago de las cuotas, debido a que las autoridades fiscales de India habían congelado las cuentas bancarias de Kingfisher Airlines, por el incumplimiento en el pago de impuestos y tasas.

Muchas deudas y cero ganancias

La historia de la debacle de la aerolínea india que nunca ha logrado beneficios y adeuda 1.400 millones de dólares (unos 1.074 millones de euros) ha tenido todas las truculencias de una telenovela, incluyendo la huida de su multimillonario propietario, Vijay Mallya, a principios de octubre, después de que un tribunal ordenara su arresto sin fianza por pagar con cheques sin fondo al Aeropuerto de la ciudad Hyderabad 105 millones de rupias (1,5 millones de euros) en concepto de tasas aeroportuarias y al día siguiente de que la esposa de un empleado de Kingfisher se suicidara aludiendo a dificultades financieras de su familia.

Hasta el año pasado, la compañía había sido muy popular y, de hecho, era la segunda aerolínea del país en cuota de mercado. Ahora ocupa el último lugar de seis compañías privadas de la India, con una cuota de mercado que apenas supera el 3%.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.