Su asignatura pendiente sigue siendo el monocultivo aéreo

Los GDS resisten los intentos de sacarlos del mercado

Los GDS (Global Distribution System) nacieron en los años 80 de la mano de las compañías aéreas como CRS (Computer Reservation System). Un sistema de reservas aéreas a través de las agencias, con todas las aerolíneas en una pantalla, creado por el más corporativo de los sectores –el aéreo-, que siempre ha sabido poner por encima de los intereses particulares los generales, en la convicción de que finalmente revierten a cada compañía, según se explica en este reportaje de la Revista Hosteltur.

Pero los movimientos entre los grandes grupos aéreo, y los cambios en la distribución con Internet, han ido cambiando el escenario hasta llegar a enfrentar a compañías aéreas y GDS, una vez rotos los lazos de sangre.

IATA, Google, Lufthansa…

En este nuevo escenario es frecuente asistir a ciertas tensiones entre proveedor (GDS) y clientes (aerolíneas), como lo está siendo el caso de Lufthansa y Amadeus. La aerolínea, en un intento por reducir costes de distribución ha desafiado a los GDS imponiendo una tasa de 16 euros por reservar en estos sistemas, y ofreciendo la alternativa de la venta directa en su web. Una opción muy criticada por las agencias de viajes, que se consideran rehenes de este conflicto, y que les complica el trabajo al no tener centralizada toda la oferta en una sola pantalla.

Por otro lado, IATA lanzó su NDC (New Distribution Capability), que despertó la inquietud de agencias y GDS, si bien la asociación aérea se apresuró a decir que el NDC no es un sistema de distribución ni una plataforma, sino un lenguaje, un estándar de comunicación. Mientras que Amadeus advierte que las agencias que quieran el NDC de IATA tendrán que invertir en tecnología. Y otro elemento que se añade a todo cruce de fuego es Google Flights, que ha llegado a generar la denuncia coordinada de las OTA y los GDS.

Pero pese a todos estos nuevos actores en el mundo de la distribución, lo cierto es que la solidez del modelo de los GDS parece resistir. Y lo hace, por un lado manteniendo su papel como canal prioritario de las aerolíneas para llegar a las agencias de viajes y, por otro lado, ofreciendo a sus clientes productos tecnológicos alternativos y complementarios, asumiendo un claro papel de proveedor tecnológico. Si bien, su asignatura pendiente sigue siendo las reservas de hotel y de rent a car, segmentos en los que lleva años queriendo entrar sin mucho éxito. Por el contrario, los GDS han visto como se han acercado las low cost, una vez que han comprendido que las agencias de viajes no son el enemigo.

Amadeus domina el mercado español

Desde que nacieron los GDS Amadeus dominan el mercado europeo. En el mercado español supera el 90% de cuota entre las agencias. En estos años ha habido intentos de otros GDS por restarle cuota a Amadeus. Primero Galileo (Travelport), líder en Reino Unido y el segundo en España. Y recientemente el norteamericano Sabre quiere crecer en Europa, con España como una de las cabezas de puente. Y la hace transmitiendo a las agencias españolas los beneficios de que sean multi-GDS, de que trabajen con varios de estos sistemas.

El reportaje completo se puede ver y descargar en este enlace.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.