Cambio climático

Estaciones de esquí de Castilla y León, sin nieve y apenas negocio

La mayoría de centros invernales han estado casi inactivos en enero

La escasez de nieve está marcando la temporada invernal en las estaciones de esquí de Castilla y León, con un enero en el que la mayoría han permanecido prácticamente sin actividad y con la leonesa de Leitariegos como la que más tiempo ha permanecido abierta.

La Diputación de León, que gestiona la estación de Leitariegos-Valle de Laciana, ha informado de que durante el último fin de semana se registró la presencia de 1.220 usuarios, mientras que San Isidro sigue cerrada por carecer de las condiciones necesarias para la práctica de este deporte.

El día de mayor afluencia en la estación lacianiega fue el domingo con 630 usuarios, con gran afluencia de personas procedentes de Galicia. Las instalaciones, las únicas que han permanecido abiertas durante toda la semana en la Cordillera Cantábrica, han ofrecido a los aficionados al esquí 1,8 kilómetros esquiables de los 7 que completan la estación.

En el caso de La Covatilla, en el municipio salmantino de Béjar, las instalaciones han permanecido cerradas en enero por falta de nieve por primera vez desde que se inauguraron en 2001.

Según ha confirmado a Efe el alcalde de Béjar, Alejo Riñones, "es un perjuicio tremendo" para esta localidad y la comarca "porque es la empresa más grande durante estos cinco y seis meses", ya que genera "en torno a 80 puestos de trabajo y atrae a miles de esquiadores de España y Portugal".

Desde el mes de diciembre, los gestores de la estación de esquí han intentado fabricar nieve, pero las temperaturas altas, que no bajan de los cinco grados, impiden hacerlo con frecuencia para poder abrir la pista.

Estación de esquí de La CovatillaEstación de esquí de La Covatilla

Navacerrada apenas ha abierto esta temporada

En el caso de la estación de La Pinilla, en el municipio segoviano de Cerezo de Arriba, mantiene abiertos 400 metros de pistas esquiables en la zona de "Gran plató", aunque existe nieve húmeda en la base y el viento puede condicionar el normal funcionamiento de los remontes.

Tras la nevada del sábado por la noche, que acumuló 15 centímetros de nieve en la zona, la empresa pública del Ayuntamiento de Riaza que explota las instalaciones ha puesto en funcionamiento las máquinas de nieve artificial para ampliar la zona esquiable.

Por su parte, la estación de Navacerrada, en el límite entre la Comunidad de Castilla y León y Madrid, con parte de las pistas en el lado segoviano de la falda de la Sierra de Guadarrama, se mantiene como uso turístico y apenas ha abierto en la temporada.

En la provincia de Soria, el punto de nieve de Santa Inés está abierto pero no tiene los remontes de esquí de fondo en funcionamiento por la falta de precipitaciones en la sierra de Urbión.

El punto de nieve de Santa Inés, que tiene su cota mínima a 1.753 metros y la máxima a 1.850 metros, dispone de 2 remontes y 1,8 kilómetros de pistas, cuando hay nieve.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.