Diario 5349 14.08.2018 | 16:08
Hosteltur: Noticias de turismo

España: Los hoteleros piden ayudas públicas para reformar sus establecimientos

31 octubre, 2002
La patronal de hoteleros pedirán a la Administración ayudas que tengan como fin 'suavizar las elevadas inversiones que debe acometer para reformar sus establecimientos'.
La patronal de hoteleros pedirán a la Administración ayudas que tengan como fin 'suavizar las elevadas inversiones que debe acometer para reformar sus establecimientos'.La Agrupación Española de Hoteles en Zonas Turísticas y las federaciones de hoteles y apartamentos pedirán a la Administración algo parecido a lo que pidieron en su día los fabricantes de automóviles, un plan renove en el que se incluían ayudas para la renovación de la oferta de coches. 'En este caso, señala el secretario general de la Federación Española de Hoteles, Valentín Ugalde, 'no solicitamos subvenciones para renovar los establecimientos hoteleros, sino otro tipo de ayudas como la reducción de los intereses que debemos abonar para acometer todo tipo de reformas'. De los 6.800 hoteles que existen en España, todavía quedan bastantes de los construidos en los años sesenta y setenta y que requieren ser rehabilitados. A juicio de Ugalde, 'la elevada inversión que supone renovar el edificio frena, en muchos casos, la ejecución de los proyectos, con el consiguiente perjuicio para el sector y la imagen de calidad del turismo'. En este último año, cadenas como AC Hoteles, Sol Meliá, NH, Berby Hotels y el grupo británico Granada destinaron más de 120 millones de euros en la reforma de sus hoteles. Sólo modernizar el hotel Eurobuilding supuso un desembolso de 24 millones de euros, mientras que el Hotel Palace precisó cerca de 36 millones de euros. La cadena Occidental decidió mejorar su establecimiento madrileño, el Miguel Ángel que supuso un desembolso de más de seis millones de euros. Recientemente, la cadena británica Six Continents anunció que destinará 1.000 millones de euros en reformar 10 de sus establecimientos repartidos en todo el mundo, entre los que se encuentran el Intercontinental Castellana de Madrid, donde se han destinado 32 millones de euros. De momento, la patronal ha enviado una circular a los hoteleros para que expliquen cuáles son sus necesidades reales de renovación de su oferta para 'conocer con exactitud el número de hoteles que será necesario rehabilitar', dice Ugalde. A partir de ahí, pediremos a la Administración ciertas facilidades para acometer estas operaciones. 'La Administración debería llevar a la práctica eso que tanto anuncian de ofrecer al turismo una oferta de calidad'. Fuentes de la Administración dicen, por el contrario, que 'el Gobierno no podría aportar esas elevadas inversiones destinadas a este fin', informa José María Triper. 'El sector hotelero ya cuenta con incentivos regionales, planes de calidad y los fondos Feder, y por tanto dispone ya de ayudas suficientes. El mejor incentivo que la industria podría pedir es la puesta en marcha de medidas restrictivas en la reordenación del territorio urbanístico', señalan las mismas fuentes. El recién nombrado director de Westin Palace, uno de los hoteles más emblemáticos de Madrid, Carlo Suffredini, señala que 'reformar un edificio que conserve su estructura histórica y cuide el entorno arquitectónico es incluso más costoso que construirlo nuevo'. Por esta razón cree necesarias esas ayudas, que facilitarían mejorar la infraestructura de la oferta hotelera española. En este sentido, dice, 'las autoridades deberían intervenir para una mejor imagen y prestigio de los establecimientos nacionales, sobre todo ahora que se hace más necesario competir con otros mercados'. Según Suffredini, la recesión económica y la inseguridad internacional están afectando los niveles de ocupación del Palace un 3%, especialmente por la caída en el número de turistas procedentes de Estados Unidos. Si antes del 11 de septiembre el porcentaje de estadounidenses se situaba en un 25%, ahora esa cifra ha descendido hasta el 15%. Sin embargo, parte de ese vacío se compensa con la llegada de visitantes españoles y europeos, principalmente ingleses y alemanes. Otra de las preocupaciones de Suffredini es la sobreoferta que sufrirá el sector en los próximos años. 'En Madrid, la oferta hotelera será un 40% superior en los próximos cuatro años, y esto supondrá una ralentización de la demanda', señala. 'Este hecho causará una caída importante de los precios de los hoteles y al mismo tiempo empujará a descuidar la calidad porque los costes serán mayores'. El informe La industria hotelera española 2002, realizado por la consultora turística Mazars, señala que ciudades como Madrid, Barcelona y Valencia incrementarán un 40%, un 42% y un 87%, respectivamente, el número de habitaciones.Para el responsable de Mazars Turismo en Barcelona, Albert Grau, 'esta situación puede provocar que algunos proyectos hoteleros se paralicen o incluso dejen de realizarse'. En el año 2001 se produjo un estancamiento en el sector hotelero respecto a 2000, que fue un año histórico, debido principalmente a la ralentización de la economía mundial. Según Mazars, la ocupación hotelera este año se puede mantener en Barcelona en el 75%; en Madrid, en un 70%, y en Bilbao podría caer hasta el 60%. Barcelona ha optado por una bajada del precio de los hoteles mientras que Madrid ha preferido aumentarlos. (A.N., diario Cinco Días, 31/10/02)

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.