Se presentará en la EIBTM

Paradores apuesta por los congresos e incentivos como nueva línea de negocio

El propósito es desestacionalizar

Paradores apostará por los congresos e incentivos como una nueva línea de negocio, segmento que hasta ahora no era fundamental para la cadena, y con el que la hotelera confía aumentar sus ingresos, poner en valor sus establecimientos y contribuir, sobre todo, a la desestacionalización de su ocupación.

El segmento MICE supone aproximadamente el 10% de los ingresos totales de la red de Paradores, aunque están "muy focalizados" en 30 paradores determinados de los 94 que conforman su red.

Para ello, la cadena pública, que cuenta ya con experiencia en acoger eventos de carácter institucional, ha puesto en marcha un proyecto estratégico en estos 30 paradores, que reúnen las mejores instalaciones para el segmento MICE (reuniones, congresos e incentivos), y que incluye la formación a sus empleados.

Con este propósito, la cadena acudirá a la EIBTM 2012, la feria mundial de la industria turística de eventos y congresos de Barcelona, que se celebrará desde el 27 al 29 de noviembre en la Ciudad Condal, donde por primera vez Paradores tendrá un stand propio (15 metros) y lanzará su línea de negocios.

El espacio contará con la imagen de los paradores de Sigüenza (Guadalajara), Cádiz, Alcalá de Henares (Madrid) y La Granja (Segovia) para que las agencias especializadas, las empresas de 'team building' y las agencias integrales de eventos comprueben 'in situ' las posibilidades que Paradores aporta al sector.

Parador de Sigüenza. Parador de Sigüenza.

La cadena tiene establecimientos en las ciudades con más demanda de turismo de reuniones como Madrid, Málaga, Valencia, Cádiz, Toledo, Barcelona y Santiago de Compostela.

"Creemos que tenemos capacidad de crecimiento en este segmento pese a que el mercado está un poco estancado, ya que partimos de un nivel más bajo que los demás", ha asegurado el director adjunto de ventas de Paradores, Ignacio Bosch, en una entrevista con Europa Press.

Bosch subrayó que Paradores cuenta con tres ventajas competitivas: la existencia de "espacios únicos" que pueden diferenciar cualquier evento; una gastronomía "referente" en el ámbito hotelero, que supone el 50% de los ingresos de la compañía, y 84 años de experiencia en el sector.

También la celebración de bodas supone una parte importante del volumen de ingresos en establecimientos como el de Alcalá de Henares (Madrid), La Granja (Segovia), Baiona (Pontevedra), Santo Estevo (Ourense), Cangas de Onís (Asturias) o el de San Marcos (León) o de manera más exclusiva en Chinchón (Madrid). "La diversidad de la red permite adaptarnos a casi cualquier concepto de celebración en este segmento", indicó Bosch.

El directivo explicó que "la atención y hospitalidad" y sobre todo, la gastronomía, son factores de peso en la elección del establecimiento a la hora de organizar un evento.

"Muchas veces se recuerda un congreso por lo bien que se ha comido", apunta Bosch, quién asegura que el objetivo de la cadena es que el servicio prestado y la calidad percibida sea el mismo durante una convención que durante una escapada a un parador.

Tras un verano "complejo", debido al descenso del consumo y al claro vínculo de la cadena con el mercado nacional --un 70% de clientes son españoles, frente al 30%-35% de extranjeros--, los paradores que mejor están funcionado son los vacacionales, frente a los más urbanos, pese a la apuesta de la cadena por el turismo cultural y de interior.

Objetivo: desestacionalizar 

"Queremos incorporarnos al primer nivel del segmento corporativo, porque nos ayudará a desestacionalizar nuestros establecimientos más allá del viernes al domingo, lo que nos cuesta mucho por las ubicaciones de nuestros paradores y el componente vacacional de los clientes. Estamos ilusionados y tenemos un gran producto para ello", defendió.  

Como ejemplo, se refirió al parador de La Granja (Segovia) y al de Alcalá de Henares (Madrid), del que fue subdirector, premiados como los mejores hoteles de convenciones de España, por la revista 'Gran Hotel' en 2008 y 2011, respectivamente.

Bosch explicó que se trata de dos paradores de nueva creación que han nacido con el espíritu de atender al cliente individual y ofrecer espacios para convenciones.

A ellos se suma el Parador Hotel Atlántico, en Cádiz, reabierto al público desde el pasado 31 de agosto, tras dos años de reforma, y que a dos meses de su apertura ya ha acogido la XXII Cumbre Iberoamericana, que se celebró en la capital gaditana los días 16 y 17 de noviembre.

Con 1.500 metros cuadrados de salas de reuniones polivalentes, ha sido "un reto" para Paradores, que servirá para "comprobar la capacidad" de la cadena en la organización de grandes eventos, algo que de forma habitual ya se hacía, pero "no como una línea de negocio" como ahora se pretende.

 

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.