Caminamos hacia un cambio de “chip”

¿Cómo afectará la robótica al empleo en el sector turístico?

La personalización y la “robotización” del turismo abren un interesante debate

La búsqueda de un turismo más personalizado parece chocar con un sistema que apuesta por la automatización y la deshumanización. El sector turístico debe aprovechar las posibilidades en cuanto a optimización de recursos se refiere pero sin desvirtuar el vínculo que se establece con el viajero.

Actualmente, la “robotización” de muchos procesos es toda una realidad en industrias basadas en la producción en serie. Un cambio evolutivo que se ha asumido como natural y que llegará a la industria turística para optimizar procesos que no necesitan un trato personalizado. Aunque no conviene ser alarmistas, a todos aquellos que nos dedicamos al turismo se nos plantean dudas de forma natural en relación a lo que supondrá este cambio. Debemos estar preparados para que estos sistemas interactúen con el ser humano de una forma más cotidiana.

Pepper, el robot humanoide de SoftBank, vestido de camarero durante una exhibición en Japón.Pepper, el robot humanoide de SoftBank, vestido de camarero durante una exhibición en Japón.

Están surgiendo movimientos a nuestro alrededor cuyo fin consiste en reajustar nuestro sistema a las características de las dudas que plantea el mercado. Estas, sumadas a las clásicas leyes de la robótica desarrolladas por el escritor y profesor de bioquímica Isaac Asimov han llevado al Parlamento Europeo a elaborar sus seis leyes de la robótica para regular su interacción con los ciudadanos y empresas de la UE. Por su lado, Moshe Vardi, de la Universidad Rice de Houston y en una charla en la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, afirmó estar convencido de que la mitad de los actuales puestos de trabajo realizados por humanos serán sustituidos por máquinas en sólo 30 años.

Según el estudio realizado por ADP Research Institute, se extrae que el 80% de los trabajadores chinos están convencidos de que el futuro les condena a ser sustituidos por robots, inteligencias artificiales y otras tecnologías de automatización. Por otro lado, el Foro Económico Mundial estima la pérdida en cinco millones de empleos, debido al auge de los robots, para 2020. Por lo tanto, puede ser necesario analizar en qué medida los robots pueden influir en la industria turística y, a su vez, en la experiencia del viajero:

  1. Fabricación automatizada de experiencias. La venta masiva choca con la tendencia de venta personalizada. La automatización de tareas abaratará los costes y se puede anticipar que se producirá una brecha entre estos dos modelos de entender y consumir turismo.
  2. Más tiempo libre y trabajos basados en el conocimiento. El aumento de la automatización dará más valor a los empleos que conjugan tiempo y experiencia. Las tareas mecánicas e impersonales pueden ser ejecutadas por máquinas mientras que las de trato con el público serán más complejas de automatizar, salvo que el condicionante precio gane valor en esta ecuación.
  3. Desarrollo de nuevas habilidades de gestión. Los avances en robótica, junto a su supervisión y mantenimiento, exigirán nuevos perfiles de gestión y de supervisión. Con estas premisas, podemos suponer que se deberá contar con técnicos y personal de soporte para todo tipo de imprevistos.
  4. El crecimiento requiere de tecnología y de trato humano. El crecimiento exponencial y la escalabilidad seguirán siendo gestionados y controlados por personal cualificado. La evolución tecnológica nos permitirá avanzar en puestos que requieran menor experiencia y especialización, lo que requerirá de una reconversión del personal menos cualificado.
  5. Más dedicación en tareas creativas y estratégicas. Dado que los robots se centrarán en la bautomatización de determinados procesos, habrá más tiempo para centrar los recursos en tareas más humanas. Ejemplos de estas pueden ser la generación de confianza en el público, la estrategia del negocio o la atención personalizada, según Jayna Cooke de EVENTup.
  6. Mayor número de posibilidades para mejorar la experiencia del viajero. La robótica y sus avances pueden abrir nuevas vías de negocio para el desarrollo, el diseño o la comercialización.
  7. Podemos estar ante un “No Cambio”. Hay quienes piensan que la implantación de robots no tendrá ninguna consecuencia. La complicada irrupción masiva de estos sistemas y el reajuste de una industria como el turismo, muy basada en el trato humano, hace que esta evolución se vea compleja y arriesgada.

La temática de los robots se relaciona muy de cerca con el concepto de renta básica universal. Esta ayudaría a aliviar la transición desde un modelo económico basado en la mano de obra humana a la casi completa automatización del trabajo. Lo que sí podemos afirmar es que la “robotización” de los puestos más mecánicos y menos cualificados exigirá de una meritocracia basada en la experiencia que, junto al resto de empleos, debe repercutir en la mejora del producto. De otra forma, estaremos desvirtuando el concepto de actividad social para ofrecer unos proveedores de servicios con circuitos y baterías recargables.

 

Comentarios 1

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Usuario

Pablo Martin AÑino30/01/2017 13:01:02

Soy bastante escéptico en cuanto a esta noticia. No veo la rebotica aplicada al turismo salvo en su parte de software (optimizacion de procesos, mejora de herramientas informáticas, tecnologia en instalaciones, etc...) En la parte hardware no me imagino la verdad a un robot haciendo un check in, limpiando una habitación de hotel, adaptándose a situaciones imprevistas, gestionando una queja, negociando con un cliente, etc... Lo puedo ver como mero elemento informativo pero no eliminado un puesto de trabajo. Quizas en aeropuertos haciendo check in de pasajeros y embarque de maletas o algo parecido si, pero no veo a corto ni medio plazo un robot haciéndome un solomillo de ternera. "Moshe Vardi, de la Universidad Rice de Houston y en una charla en la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia, afirmó estar convencido de que la mitad de los actuales puestos de trabajo realizados por humanos serán sustituidos por máquinas en sólo 30 años". Totalmente en desacuerdo con este señor. Se me ocurren bastantes mas trabajos que necesitan de la mano de obra humana que trabajos que puedan ser desarrollados por un robot. Bastantes mas de la mitad. Este señor seguro que cuando vio Regreso al Futuro en el año 1985 creyó también que 30 años después los coches volarían.

20 Más comentarios del lector Responder

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.