Diario 5382 22.09.2018 | 19:22
Hosteltur: Noticias de turismo
Hace 12 años vendió su agencia y turoperador

Espectacular vuelta de Barceló a la primera línea del emisor

4 diciembre, 2012

La historia que ha protagonizado el grupo Barceló en estos 12 últimos años no tiene desperdicio, y le ha salido un negocio redondo. En ese tiempo ha pasado de vender Viajes Barceló y Turavia, a recuperar su agencia y, en un espectacular último paso, comprar Orizonia, que le duplica en tamaño, y convertirse en el primer grupo turístico español.

En la madrugada de este pasado lunes, a las 3,45, el grupo Barceló y el accionista mayoritario de Orizonia (Carlyle) distribuían sendos comunicados dando cuenta de la operación de compra. El envío de la nota de prensa se producía a tal inhabitual hora después de que unas pocas horas antes, en la tarde del domingo, este diario adelantara en exclusiva que, tras la ruptura de la negociación el viernes, los dos grupos habían vuelto a retomar las negociaciones y estuvieron reunidos todo el fin de semana.

El acuerdo ha supuesto ser el capítulo final de un culebrón dotado de giros inesperados que ha tenido a la plantilla de Orizonia sumida en la intranquilidad. El jueves 29 de diciembre la dirección de Orizonia comunicaba a sus empleados que era inminente la operación, para justificar el retraso hasta el día 5 del pago de nóminas. El viernes 30 Barceló comunicaba que rompía las negociaciones. Pero ese fin de semana (1 y 2 de diciembre) las retomaron, y el acuerdo se selló en la madrugada, si bien está condicionado a la aceptación de las condiciones de la operación por los bancos y al visto bueno de la Comisión Nacional de la Competencia.

Barceló vuelve a sus orígines

Esta operación que protagoniza el grupo Barceló supone el último y más espectacular paso en su regreso a la actividad emisora, cuyo camino lo iniciara en 2003. Hace 12 años el grupo Barceló estaba formado por la cadena hotelera, el turoperador Turavia y la agencia de viajes. Pero en 2000 vendió Turavia y Viajes Barceló a First Choice a cambio de convertirse en accionista de referencia.

Posteriormente, y ante la incapacidad del grupo británico para comprender el mercado emisor español, en 2003 puso en venta las dos empresas. Turavia fue adquirida por Iberostar (y pasó posteriormente a Orizonia, donde recientemente ha sido dada de baja). Por su parte, cuando Marsans estaba a punto de hacerse con Viajes Barceló, el grupo mallorquín ejerció su derecho preferente de recompra, y la agencia volvió a la casa que la vio nacer.

Y hace menos de un año Gabriel Subías lanzó una nueva área de turoperación.

Ahora, la integración de Iberojet y Vibo sitúa a Barceló como indiscutible líder, con un gran turperador, dos grandes redes de agencias, una aerolínea (Orbest) y dos cadenas hoteleras (además de la suya, la de Orizonia, Luabay). Precisamente es su actividad hotelera, especialmente en otros mercados internacionales, la que dota a Barceló de los números más saneados del los grandes del sector, que le ha permitido afrontar la operación.

A Carlyle no le salían nos números

Para entender todo este proceso hay que tener en cuenta el traumático efecto que ha tenido la crisis en el emisor español, y que ha trastocado totalmente los iniciales planes de Carlyle. Este fondo de inversión, como tal, a fin de cuentas lo que pretendía cuando en 2006 le compró a Iberostar su división emisora (Iberojet, Viajes Iberia –hoy Vibo-, e Iberworld –hoy Orbest-) era revalorizar el grupo y venderlo posteriormente o sacarlo a bolsa para rentabilizar la inversión. Una inversión que rondó los 700 millones de euros.

Pero seis años después, las cosas son muy diferentes y la crisis del consumo se suma la deuda de más de 40 millones que le dejó a Orizonia la extinta Marsans. De modo que, después de intentar hace poco más de dos años comprar a Globalia su agencia Viajes Halcón y su turoprador Travelplan, y después de haber recibido la negativa de Marsans, e incluso la de Barceló, ahora es absorbida y pasa a convertir a Barceló en el primer grupo turístico español.

Por otro lado, resulta reseñable que aquellas pretendidas operaciones de compra por parte de Orizonia las protagonizara quien entonces era su consejero delegado, Gabriel Subías, que ahora ocupa el mismo puesto en el área de viajes de Barceló, y que ha negociado con Carlyle la absorción.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.