​Acuerdo entre las partes

Carlyle pagará 10 M € para no ser ‘culpable’ en el concurso de Orizonia

A punto de cumplirse cuatro años de la quiebra de Orizonia, y ante la inminencia del juicio contra Carlyle como posible culpable de la entrada en concurso del grupo, se acaba de producir un acuerdo entre las partes: El fondo acepta pagar 10 millones de euros a cambio de pactar el cambio de calificación de 'culpable' a 'fortuito'.

El pasado 14 de marzo el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Palma daba registro a un documento que daba cuenta del acuerdo entre las partes en el concurso de acreedores de Orizonia. Un documento que se ha enviado hace pocas horas a los afectados.

En resumen, el acuerdo consiste en que la Administración concursal, representada por Insolnet y Banco Sabadell, y Carlyle han llegado a un acuerdo para cerrar el proceso judicial con el pago por parte del fondo de inversión de 10 millones de euros.

A cambio, la Administración concursal acepta la recalificación del concurso, que deja de ser “culpable” y pasa a ser "fortuito". Lo previsible es que la casi totalidad de esos 10 millones de euros se dedique a pagar indemnizaciones de los ex trabajadores de Orizonia.

Pedían 160 M €

A este respecto, cabe recordar que la Fiscalía solicitaba la declaración de concurso culpable en 11 de las 21 sociedades que conformaban el grupo turístico. En total, pedían 34 años de inhabilitación para los propietarios del conglomerado turístico, Carlyle, ICG y Vista Capital, así como indemnizaciones por una cantidad de casi 160 millones de euros entre todas las compañías.

En su informe de culpabilidad los concursales no dudan en señalar a Carlyle como único responsable de la caída de un grupo que se vio ahogado financieramente desde que el fondo estadounidense lo compró mediante deuda. La firma de inversión aportó menos del 19% del coste de adquisición, el resto del dinero lo prestaron entidades financieras. Así, a la vez que Orizonia conseguía resultados de explotación positivos año tras año, debía hacer frente a los intereses generados por los créditos de Carlyle llegando a pagar el doble de lo que ganaba.

Carlyle alega que la quiebra fue fortuita y sostiene su tesis en una vasta documentación –más de seis gigas de información- que entregó en el juzgado en marzo, unos meses después de haber sido localizado en Luxemburgo.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.