Para dilucidar su culpabilidad o no en la quiebra

Orizonia: el juicio contra Carlyle será en febrero

El juez Víctor Fernández, encargado del concurso, ha fijado el inicio de las vistas para el 13 de febrero

A punto de cumplirse cuatro años de la quiebra de Orizonia, por fin hay fecha para el juicio en el que se decidirá si la caída del que era el primer grupo turístico español fue culpable, como defienden los administradores concursales, o fortuita, como alega Carlyle.

El titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Palma, Víctor Fernández, ha fijado para los días 13, 14, 15, 20, 21, 22, 23 y 24 de febrero las vistas, que se prevén extensas. De hecho, desde el bufete de Valiente Abogados, que representa a dos centenares de trabajadores de Orizonia, no descartan “que se pueda prolongar posteriormente a otras fechas” habida cuenta de la “multitud de testificales y pruebas periciales, además de documental” que se han de analizar durante el juicio.

La administración concursal, representada por Insolnet y Banco Sabadell, y la Fiscalía solicitan la declaración de concurso culpable en 11 de las 21 sociedades que conformaban el grupo turístico. En total, piden 34 años de inhabilitación para los propietarios del conglomerado turístico, Carlyle, ICG y Vista Capital, así como indemnizaciones por una cantidad de casi 160 millones de euros entre todas las compañías. Una cifra muy inferior a la deuda que tenía cuando colapsó, que ascendía a 2.057 millones, y a la reclamaba por la representación de los trabajadores de casi 500 millones.

El juicio contra Carlyle por la quiebra de Orizonia comenzará la tercera semana de febreroEl juicio contra Carlyle por la quiebra de Orizonia comenzará la tercera semana de febrero

En su informe de culpabilidad los concursales no dudan en señalar a Carlyle como único responsable de la caída de un grupo que se vio ahogado financieramente desde que el fondo estadounidense lo compró mediante deuda. La firma de inversión aportó menos del 19% del coste de adquisición, el resto del dinero lo prestaron entidades financieras. Así, a la vez que Orizonia conseguía resultados de explotación positivos año tras año, debía hacer frente a los intereses generados por los créditos de Carlyle llegando a pagar el doble de lo que ganaba.

Carlyle alega que la quiebra fue fortuita y sostiene su tesis en una vasta documentación –más de seis gigas de información- que entregó en el juzgado en marzo, unos meses después de haber sido localizado en Luxemburgo.

Demandas contra Barceló y Globalia

Un mes antes de que se inicie el juicio sobre la culpabilidad de Orizonia, tendrá lugar en el mismo juzgado una vista por la demanda de reintegración de 13 millones de euros que los administradores concursales reclaman a Globalia por la compra de los hoteles Luabay.

Se trata de un proceso similar al que ya se celebró en octubre contra el Grupo Barceló, al que los síndicos concursales reclaman 60 millones al entender que pagó “muy por debajo de su precio real” la compra de 157 agencias de Vibo Viajes y la aerolínea Orbest. Durante la vista el consejero delegado de Barceló Viajes, Gabriel Subías, negó que su grupo se beneficiara con la adquisición e insistió en que la situación fue "inviable" a partir de que IATA suspendió temporalmente la autorización de Orizonia para emitir billetes. El caso está pendiente de sentencia.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.