Entre 2001 y 2008

Los ingresos en sol y playa se redujeron en 2.500 M €

Disminuyó la estancia media y el gasto

Los ingresos del turismo de sol y playa se redujeron en 2.500 millones de euros entre 2001 y 2008, pese a que España recibió más turistas. Así se recoge en la revista "Papeles de economía española" de Funcas.

El gasto disminuyó en turismo de sol y playa.El gasto disminuyó en turismo de sol y playa.

La combinación de la caída de las pernoctaciones y del gasto medio diario ha llevado a que los ingresos derivados del turismo en las zonas del litoral se redujeran durante los años en los que la economía española ha estado creciendo a ritmos superiores al 2,5 % de media anual.

No obstante, la rehabilitación de los destinos y la generación de nuevos productos turísticos supondría incrementar el gasto medio diario real de los turistas en estas zonas y el número de estancias en un 1,5 %, lo que permitiría acumular en 2020 un crecimiento de los ingresos turísticos de 18.600 millones en términos reales, un 38,9 % superiores a los del litoral español de 2009.

Óscar Perelli, director de estudios de Exceltur, en declaraciones recogidas por Efe explica que el segmento de sol y playa ha padecido una suerte de "ilusión por la afluencia de turistas", al experimentar un continuo crecimiento en la llegada tanto de los extranjeros como de españoles a Andalucía, Baleares, Canarias, Cataluña, Murcia y la Comunidad Valenciana entre 2001 y 2008.

Mientras que se cuantifica en siete millones el incremento en el volumen de afluencia turística a estas zonas durante dicho período, desde los casi 122 millones en 2001 a los 129 millones del 2008, el número total de pernoctaciones demandadas en las comunidades del litoral ha descendido de 843,3 millones a 839,2 millones. Al mismo tiempo, el gasto medio diario real de los turistas pasó de 65,8 euros en 2006 a 62,7 euros, dos años después.

Para el profesor Juan Ignacio Pulido, de la Universidad de Jaén, el modelo tradicional del turismo español está agotado y es insostenible por la pérdida de la cuota de mercado de España en el contexto internacional; la peligrosa dependencia de la turoperación y de las compañías aéreas de low cost, y la deslocalización residencial tractora de un crecimiento urbanístico insostenible, pero justificado por el turismo. A ello se añade la falta de conocimiento para la gestión turística y las dificultades financieras seculares en los municipios españoles.

El litoral mediterráneo y los archipiélagos agrupan el 76 % de la oferta total de alojamiento turístico reglado en España, que asciende a algo más de tres millones de plazas, de las cuales el 54 % corresponde a oferta hotelera, el 21,3 % a campamentos, el 19,4 % a apartamentos y el 5,4% a turismo rural.

Mientras el turismo de sol y playa iba perdiendo competitividad, se han ido desarrollando el urbano, con Madrid y Barcelona a la cabeza, ocupando en 2009 posiciones relevantes a escala europea; el cultura, con aproximadamente 28 millones de turistas internacionales que realizan este tipo de actividades en 2009 (un 65,9 % del total).

Por su parte, el turismo rural ha aumentado su oferta en más de 100.000 plazas en apenas una década, hasta 149.594 plazas en 2009.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.