Unos 19 impuestos, tres contribuciones y tres tasas

Nueva ley tributaria en Cuba

El Gobierno recupera los impuestos, abolidos tras la Revolución

Cuba ha puesto en vigor este 1 de enero la nueva Ley Tributaria que acompañará su "actualización" socialista, en un escenario de reformas económicas en que el Gobierno pretende rescatar la cultura fiscal del país, después de que la revolución de 1959 eliminara prácticamente la política de impuestos.

La ley aprobada en julio pasado por la Asamblea Nacional actualiza el sistema tributario vigente desde 1994 con un enfoque que las autoridades califican de más "integral" y "flexible", basado en "tendencias" internacionales y actuales.

En general, se trata de una guía de ruta fiscal, de aplicación gradual, para las transformaciones en curso que el presidente Raúl Castro impulsa en la economía cubana, y que han abierto espacios al sector privado en los últimos dos años.

La ley contiene 19 impuestos, tres contribuciones y tres tasas, pero no todos esos tributos serán efectivos este año y están sujetos a que cambien las "condiciones económicas" del país, por ejemplo, en el caso del pago sobre los salarios y la propiedad de viviendas.

Nueva ley tributaria en CubaNueva ley tributaria en Cuba

La lista incluye tributos a la seguridad social, al desarrollo local, por ingresos personales, utilidades, uso de fuerza de trabajo, transporte terrestre, propaganda comercial y aduaneros.

Para 2013, quedan postergados, entre otros, impuestos sobre servicios y productos en la red minorista, por el uso de playas, de aguas terrestres y por la propiedad de tierras agrícolas.

Incentivar el trabajo privado

Con el objetivo de impulsar también el trabajo privado, quienes comiencen en esa modalidad de empleo no pagarán una serie de impuestos relacionados con su actividad por unos 3 meses, y se aplicarán escalas progresivas según ingresos.

A diferencia de lo ocurrido en 1994, cuando el expresidente Fidel Castro introdujo impuestos contra el enriquecimiento en el emergente sector privado, Raúl Castro ha aseverado que se tratan de "un instrumento fundamental de la política económica del país".

El vicepresidente y coordinador de las actuales reformas económicas, Marino Murillo, ha insistido en que "todo el mundo tiene que pagar impuestos" aunque los cubanos no estén "acostumbrados".

Otro punto polémico ha sido la escala del tipo impositivo para los ingresos personales, que va de un 10 a un 50 por ciento, esta última cifra aplicable a las ganancias anuales superiores a los 50.000 pesos cubanos (unos 2.085 dólares).

Según se ha anunciado, el sistema tributario se adecuará a las particularidades de la economía, sectores o territorios en cada momento, y esas variaciones se incluirán en la ley del presupuesto anual del Estado.

Por otra parte, el nuevo sistema tributario parece dar un paso en el complejo camino hacia una unificación de la doble moneda que impera en la isla, al establecer la mayoría de los pagos en pesos cubanos, excluyendo al CUC, el peso convertible con un valor 24 veces superior y equiparable al dólar.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.