Un análisis de Vivi Hinojosa

Cocido y siesta, el menú de domingo en el Hotel Indigo Madrid Gran Vía

Todos los domingos de febrero y marzo a partir de las 13.30 en su restaurante

Análisis/Ya quedó claro en ‘Cinco hoteles innovadores en EEUU para 2018’, publicado por HOSTELTUR noticias de turismo, que la innovación no tiene por qué implicar necesariamente desarrollo tecnológico porque también se puede innovar en procesos o en producto, presentando una oferta diferenciada al cliente que sea relevante para sus gustos y necesidades. Ha sido la opción escogida por el Hotel Indigo Madrid Gran Vía, con su propuesta ‘Domingos de cocido y siesta.

El restaurante del hotel, El Gato Canalla, ofrece todos los domingos de febrero y marzo a partir de las 13.30 un menú con el típico cocido madrileño como protagonista, con la posibilidad de dormir en una de sus habitaciones una merecida siesta durante dos horas y media tras tan copiosa comida, por sólo 45 euros.

Y es que, como argumentan desde el hotel, “con un primero y un segundo, el cocido madrileño es un plato cargado de vitaminas, fibra, hidratos de carbono y proteínas que genera en el cuerpo tras su sabrosa degustación una fuerte necesidad de reposo y descanso. Y por este sencillo motivo, para alcanzar una experiencia completa y perfecta durante y tras el puchero, el Hotel Indigo Madrid Gran Vía no termina con el postre sino que oferta, siendo pionero en el sector hostelero con esta iniciativa, la posibilidad de dormir la siesta tras la abundante comida. Un menú en una habitación de lujo con todas las comodidades para reposar y vivir la tradición española 100%”.

Los ingredientes del tradicional, y copioso, cocido madrileño. Foto: Hotel Indigo Madrid Gran Vía.Los ingredientes del tradicional, y copioso, cocido madrileño. Foto: Hotel Indigo Madrid Gran Vía.

La Asociación de Hoteles de Sevilla y Provincia ya puso en práctica en 2007 una iniciativa similar aunque con distinto motivo, ya que su objetivo era luchar contra la estacionalidad vendiendo habitaciones para la hora de la siesta. Los cerca de 200 establecimientos miembro de la AHS ofrecían así la posibilidad de reservar una habitación durante sólo unas horas de la tarde, concretamente de 15.00 a 19.00 horas y sólo del 1 de julio al 31 de agosto.

El precio de este producto, llamado, como no podía ser de otra forma, La Siesta, oscilaba entre un 20% y un 25% de lo que costaba una noche. El objetivo era dar respuesta al turista que llegaba a Sevilla desde la costa, donde tenía contratada toda la estancia, o que estaba de paso en la ciudad por diversos motivos, permitiendo así flexibilizar la rigidez de la oferta hotelera y mejorar su productividad. De este modo los establecimientos de la provincia rentabilizaban también una parte de las visitas que recibían desde la ciudad.

La iniciativa la retomaron en 2015, cuando los hoteles de Sevilla apostaron por hacer más atractiva la ciudad en verano.

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.