Diario 5450 10.12.2018 | 13:44
Hosteltur: Noticias de turismo
Los equipos de rescate no han podido acceder a la zona pero se cree que no habrá supervivientes

Se estrella un avión en Irán con 66 personas a bordo

18 febrero, 2018
  • El ATR-72, de más de veinte años de antigüedad, viajaba con 60 pasajeros y seis tripulantes
  • Se cree que el ATR-72 chocó contra la cima de la montaña Dena, cerca de la localidad de Samirom
  • Aseman fue incluida en noviembre en la lista negra de compañías que tienen prohibido operar en la Unión Europea

Un avión de la compañía iraní Aseman con 66 personas a bordo se ha estrellado este domingo en una zona montañosa del centro de Irán debido a las malas condiciones climatológicas, que están dificultando también las operaciones de búsqueda. Los 60 pasajeros y seis tripulantes -dos pilotos, dos auxiliares de vuelo y dos miembros del personal de seguridad- fueron dados por fallecidos aunque los equipos de rescate no han podido localizar los restos del aparato.

El portavoz de la Aseman, Mohamad Taqí Tabatabaí, explicó a Efe que el personal de la aerolínea todavía no ha llegado a la zona del accidente al ser de "difícil acceso", por lo que no pueden confirmar el estado de los pasajeros, entre los que figura un niño. No obstante, Tabatabaí indicó que habitantes de la zona informaron a la compañía de que todos habrían muerto en el siniestro, ocurrido en la cordillera Zagros, en el sur de la provincia central de Isfahán.

De hecho, tanto el líder supremo iraní, Ali Jameneí, como el presidente, Hasan Rohaní, expresaron sus condolencias a las familias y rogaron rezar por el alma de las víctimas.

El avión, un ATR-72 de más de veinte años de antigüedad, despegó del aeropuerto Mehrabad de Teherán a las 8.00 hora local (4.30 GMT) con destino a la ciudad de Yasuy (sudoeste), y desapareció del radar unos 50 minutos después.

Se cree que el ATR-72 chocó contra la cima de la montaña Dena, cerca de la localidad de Samirom.

El avión siniestrado pertenece a la compañía iranía Aseman.El avión siniestrado pertenece a la compañía iranía Aseman.

Los servicios de emergencia informaron en un primer momento de que debido a la orografía del terreno era imposible enviar ambulancias y que habían desplazado a la zona helicópteros.

Sin embargo, el temporal de lluvia, niebla y viento no permitió a los helicópteros aterrizar, por lo que una veintena de equipos de socorro procedentes de tres provincias comenzaron a acercarse por tierra.

El portavoz de Emergencia de Irán, Moytaba Jaledí, confirmó a la televisión estatal que "aún no han avistado" los restos del avión. Para ayudar en la búsqueda, las autoridades tienen previsto asimismo enviar un avión no tripulado o dron.

El presidente Rohaní encargó al ministro de Carreteras, Abas Ajundí, que realice un informe de las causas del accidente lo antes posible, aunque todo apunta a las malas condiciones climatológicas, como señaló a Efe el portavoz de Aseman.

Según la agencia Fars, el comandante del avión siniestrado, Hoyatolá Fulad, tuvo hace unos años un problema técnico casualmente con el mismo modelo de avión y en un vuelo que cubría también la ruta Yasuy-Teherán, pero logró realizar con éxito un aterrizaje de emergencia.

Los responsables de aviación civil han negado que el avión siniestrado hoy sufriera problemas técnicos, después de que se publicaran algunas informaciones sobre un fallo en ese aparato registrado durante un vuelo el pasado 25 de enero.

Este avión es un modelo antiguo del fabricante franco-italiano ATR, líder mundial en la producción de aviones turbohélice con capacidad de hasta 90 pasajeros.

La aerolínea Aseman fue incluida el pasado 30 de noviembre en la lista negra de la Comisión Europea de 178 compañías que tienen prohibido operar en la Unión Europea.

La flota aérea iraní está obsoleta debido a años de sanciones internacionales, que impedían a Irán comprar aviones nuevos de fabricantes occidentales o piezas de recambio.

Este embargo llegó no obstante a su fin con la firma del acuerdo nuclear entre Irán y seis grandes potencias en julio de 2015, que limita el programa atómico de Teherán a cambio del levantamiento de las sanciones.

Desde entonces, las aerolíneas iraníes han firmado varios acuerdos de compra de cientos de aviones con los fabricantes Airbus, Boeing y ATR con el objetivo de renovar su flota.

En la última década se han producido varios accidentes graves de aviones comerciales en Irán, el último de ellos en agosto de 2014, cuando murieron 40 de los 48 ocupantes de un Antonov-140 cerca del aeropuerto teheraní de Mehrabad.

En enero de 2011, 78 personas fallecieron al estrellarse un Boeing 727 de IranAir cerca del lago Urumiyeh, y en 2009 perecieron las 168 que viajaban en un Tupolev de la compañía iraní Caspian Airlines con destino a la capital de Armenia.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.