Diario 5861 05.04.2020 | 13:03
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Especializados en viajes educativos

TTOO de EEUU piden el regreso de los diplomáticos a Cuba

3 marzo, 2018
  • Un total de 28 turoperadores y organizaciones norteamericanas han pedido el regreso de los diplomáticos
  • La petición se ha hecho en vísperas de que el Departamento de Estado de EEUU tome una decisión al respecto
  • La decisión de retirar a los funcionarios de la embajada se tomó el pasado 29 de septiembre

Un comunicado de 28 turoperadores y organizaciones norteamericanas especializadas en viajes educativos a Cuba pidió hoy al Departamento de Estado de Estados Unidos el regreso de diplomáticos y funcionarios consulares a su Embajada en La Habana y llamó a cambiar la advertencia de viajes a la isla caribeña desde el Nivel 3 en el que se ubica actualmente hasta, al menos, el Nivel 2.

Los firmantes de la solicitud indicaron que ésta se realiza en vísperas de que el Departamento de Estado tome la decisión de permitir el regreso o no de sus funcionarios a la sede diplomática, la cual se espera que sea anunciada este domingo 4 de marzo.

El 29 de septiembre la agencia federal anunció la retirada de más de la mitad de su personal de dicha legación como respuesta a incidentes de salud reportados por sus trabajadores, sobre los cuales hasta ahora no hay resultados concluyentes.

Al mismo tiempo, dio a conocer una advertencia de viajes en la que indicaba a los ciudadanos estadounidenses que no visitaran la nación antillana; para luego, en enero, al cambiar su sistema de alertas, ubicar a la isla en el Nivel tres de un total de cuatro.

Andrea Holbrook, presidenta y directora ejecutiva de Holbrook Travel, una de las compañías que firmaron la solicitud, ha dicho que una calificación de Nivel tres no se justifica para Cuba, ya que no hay causas confirmadas de ciudadanos privados o viajeros con síntomas similares a los reportados por los diplomáticos.

TTOO de EEUU piden el regreso de los diplomáticos a Cuba

“Esta advertencia de viaje inapropiada ha causado miedo y confusión y ha reducido drásticamente la cantidad de ciudadanos estadounidenses que viajan a Cuba”, lamentó en un comunicado difundido por el Centro de Turismo Responsables (Crest).

Según el texto, una encuesta realizada en enero pasado por entre 42 operadores turísticos y organizaciones de viajes descubrió que ninguno de sus clientes reportó sufrir problemas de salud similares a los aducidos.

Colectivamente, los encuestados enviaron a más de 42 mil viajeros estadounidenses a Cuba en 2016 y 2017 y, además, no se han confirmado casos de padecimientos similares entre los aproximadamente 700.000 ciudadanos estadounidenses que visitaron la nación caribeña el año pasado, subrayó el comunicado de Crest.

Kate Simpson, presidenta de Academic Travel Abroad, Inc, sostuvo que las acciones del Departamento de Estado han afectado negativamente a las empresas e instituciones que envían viajeros a la isla, y a los ciudadanos cubanos interesados en un visado para este país.

Si bien el nuevo sistema de advertencias de viajes es una mejora positiva, en términos de claridad y organización, es decepcionante que la clasificación de Cuba revele claramente un sesgo político, socavando la credibilidad de los servicios consulares del Departamento de Estado, apuntó.

La solicitud de los turoperadores ocurre a pocas horas de los pronunciamientos de la representante demócrata Kathy Castor, quien también pidió al secretario norteamericano de Estado, Rex Tillerson, el regreso de diplomáticos y funcionarios consulares a la Embajada de su país en Cuba para cambiar la situación existente hoy en esa sede.

“Estoy muy preocupada con la ausencia de personal en la Embajada, especialmente en los servicios consulares, y con el consiguiente impacto negativo en las familias, los intercambios educativos, religiosos y culturales entre el pueblo cubano y el estadounidense”, escribió la legisladora en una carta.

Según la congresista por Florida, quien recordó en la misiva una reciente visita a La Habana como parte de una delegación bicameral de su partido, también resulta preocupante que Estados Unidos carezca de una fuerte presencia diplomática en la isla caribeña.

El 29 de septiembre el Departamento de Estado anunció la retirada de más de la mitad de su personal en dicha legación, como respuesta a incidentes de salud reportados por sus funcionarios acerca de los cuales hasta ahora no hay resultados concluyentes.

“Aunque aprecio su preocupación primordial con la salud y seguridad de nuestros diplomáticos después de los inexplicables incidentes de salud, es hora de aumentar el personal y restablecer una presencia estadounidense para servir a nuestros intereses y ciudadanos”, apuntó Castor.

Recordó que el Departamento de Estado debe determinar un curso de acciones con respecto a la situación de la Embajada en Cuba el 4 de marzo.

Acerca de ese asunto, tal agencia federal continúa en conversaciones, debates y deliberaciones, afirmó hace dos días su portavoz, Heather Nauert.

Interrogada en su conferencia de prensa diaria sobre si Estados Unidos ha decido reponer a sus diplomáticos en La Habana, Nauert respondió que deben determinar si las condiciones sobre el terreno justifican que se levante el estado actual.

En las revisiones, el Departamento evalúa varios factores para determinar si queremos tener más empleados y colegas de regreso en la Embajada en Cuba, expresó. De acuerdo con la portavoz, todavía no han tomado una decisión al respecto, pero la darán a conocer para la mencionada fecha.

En agosto la prensa norteamericana difundió que diplomáticos de su país en la Embajada en La Habana reportaron una serie de incidentes de salud que obligaron a su salida de la isla y a la evaluación por parte de personal médico en Estados Unidos.

Tras conocerse esa noticia, y sin que se supieran las causas de los síntomas reportados ni detalles de lo sucedido, varios medios estadounidenses divulgaron la teoría de que estas personas fueron víctimas de algún tipo de ataque sónico.

Aunque en un primer momento el Departamento de Estado se refirió al hecho como incidentes de salud, luego también comenzó a emplear el término de ataques, pese a reconocer que los investigadores encargados de analizar el tema no habían podido llegar a conclusiones sobre qué provocó los problemas de salud.

El senador republicano Marco Rubio, junto a otros cuatro legisladores, envió una carta a Tillerson, en la cual le pidieron cerrar la Embajada en La Habana y expulsar a diplomáticos cubanos de Washington DC. Aunque Cuba manifestó repetidamente no tener responsabilidad en los hechos, el 29 de septiembre se dio la noticia sobre el personal en La Habana y el 3 de octubre la administración norteamericana expulsó a 17 diplomáticos cubanos de Washington DC.

HOSTELTUR Cuba

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.