Diario 5329 21.07.2018 | 13:50
Hosteltur: Noticias de turismo
Un viajero con gustos más elaborados que busca autenticidad

ITB: ¿cómo están evolucionando las preferencias del turista alemán?

6 marzo, 2018
  • En 2017 Alemania volvió a recuperar su puesto como segundo mercado emisor para España por número de turistas con 11,8 millones, un 6,1% más, con una cuota del 14,53%
  • “Queremos captar un turismo sostenible económicamente, pero que también sea sostenible social y medioambientalmente, permitiendo una convivencia armónica con el entorno y la población local”, señala Arturo Ortiz
  • Asistimos a “la aparición de una generación con gustos más elaborados que las de años anteriores, amantes de la experiencia, y muy sensibles a la percepción de seguridad”, indica Antonio Roldán

Los destinos españoles se afianzaron en el mercado alemán en 2017, un emisor que recuperó el segundo puesto para España y en el que se observa una tendencia creciente a desarrollar un turismo aún de mayor calidad, siendo especialmente valioso para el modelo turístico sostenible de futuro que persigue el país, que continúa poniendo sus miras en 2018 en el visitante cosmopolita. La ITB 2018, que comienza mañana miércoles 7 de marzo en Berlín, supondrá una nueva oportunidad para tomar el pulso a un viajero alemán entre el que nuevas generaciones están tomando el mando.

De los casi 82 millones de turistas que recibió España en 2017,logrando un nuevo récord que supuso una subida del 8,6%, cerca del 15% eran visitantes alemanes, representando un mercado muy sólido que, al mismo tiempo tiene un gran potencial de crecimiento. El consejero de Turismo la OET Berlín perteneciente a Turespaña, Arturo Ortiz Arduán, explica a Hosteltur que “Alemania sigue siendo uno de los pilares de sector turístico español y pese al desafío demográfico de su pirámide poblacional y las todavía altas estacionalidad y concentración geográfica, es un mercado que sigue demostrando su vigor y su margen de crecimiento si se realizan unas políticas correctas para acercar la oferta a la demanda”. De ahí que, señala, “hay aún mucho margen para crecer en determinados segmentos como el cosmopolita, en el que se centran todos nuestros recursos y esfuerzos”.

En 2017 Alemania vuelve a recuperar su puesto como segundo mercado emisor para España por número de turistas con 11,8 millones (+6,1%) con una cuota del 14,53%, muy concentrados en Baleares y Canarias y en menor medida en Cataluña y Andalucía, “si bien esta última ha tenido una evolución excelente con crecimientos de dos dígitos que también se ha dado en Comunidades con poco volumen en el mercado alemán como Galicia, País Vasco, Cantabria y Navarra”.

Desde un punto de vista del gasto la evolución ha sido aún mejor con 12.220 millones de gasto (+10,1%), ocupando también la segunda posición tras el mercado británico, y con un gasto medio por turista elevado (1.028 euros) y gasto medio diario que sigue creciendo (124 euros).

ITB: ¿cómo están evolucionando las preferencias del turista alemán?

A por el viajero cosmopolita

De cara a 2018, positivamente influirá en la demanda la fortaleza de la economía alemana, con caída en las tasas de desempleo, incremento de salarios, seguridad económica y excelentes perspectivas que alientan el consumo, pero negativamente podría pesar la vuelta al mercado de destinos turísticos del Mediterráneo Oriental y norte de África, “con una estrategia de precios muy agresiva”, indica Ortiz. No obstante, con la contribución de la política turística de captación del segmento cosmopolita que lleva a cabo Turespaña, cuya medición se hace, “la tendencia sigue siguen siendo positiva, en especial en el segmento cosmopolita, y los signos de debilidad que se puedan observar no estarían afectando a estas ventas que son nuestra prioridad. Creemos que el balance será positivo para España en cuanto a la captación de un turista de más calidad”.

En este sentido, no sólo interesa observar los cambios en este emisor “sino dinamizar la demanda segmentadamente hacia lo que sabemos que podemos ofrecer y hacer rentable y sostenible para nuestro país, de ahí -reitero- el énfasis en la captación del segmento cosmopolita”. Teniendo ese filtro en cuenta, dos terceras partes del mercado turístico alemán señalan como principal tipo de viaje vacacional el relacionado con el descanso, recuperarse, relajarse y vacaciones de sol y playa. Los viajes en familia se sitúan en tercer lugar, seguidos de la naturaleza y, en cuarto lugar, los viajes experienciales, según datos del Instituto Alemán de Investigación Turística (FUR).

Por ello, todos los recursos se centran en la captura y fidelización de lo que se ha denominado segmento cosmopolita, con intereses muy variados y “que marcan tendencia con sus hábitos de consumo y la finalidad de este esfuerzo es incrementar la rentabilidad (ingresos en destino), o sea captar un turismo sostenible económicamente, pero que también sea sostenible social y medioambientalmente, permitiendo una convivencia armónica con el entorno y la población local”. Para lograrlo, concluye,” necesitamos atraer a un turista interesado en otros productos y destinos turísticos alternativos más allá del producto más demandado de sol y playa,aunque lo seguirá siendo, como son los segmentos de turismo urbano, shopping, cultura o gastronomía. Con todo ello contribuiremos asimismo a disminuir las externalidades negativas que son la concentración geográfica y temporal”.

Responder a un cliente más sofisticado

Desde la red de agencias alemanas TSS Group, su director ejecutivo, Antonio Roldán-Ponce, señala que este emisor exige la incorporación de una mayor variedad y segmentación de producto con la incorporación de las nuevas generaciones. “El alemán es un cliente exigente que busca la autenticidad de la experiencia. Además, se está produciendo un cambio importante de la demanda como resultado de los desarrollos demográficos y económicos. Como consecuencia hay una alta segmentación de la demanda y se abre una oportunidad, la de optar por el mass customization”, creando una gran variedad de productos a la medida.

La sustitución paulatina de la generación de mayores de 65 años por la incorporación de los cuadros profesionales del "milagro económico ", con un mayor nivel de formación y adquisitivo, provoca “la aparición de una generación con gustos más elaborados que las de años anteriores, amantes de la experiencia, y muy sensibles a la percepción de seguridad”. Además, otra peculiaridad es la preparación de sus viajes, con medios tradicionales (con libros, folletos, guías) y nuevos (internet). “Es un público que se fía más de la opinión del profesional que de las recomendaciones de viajeros anónimos”.

Otras tendencias son el nuevo modelo familiar, con presencia de monoparentales, por ejemplo, los viajes más cortos pero más intensos de experiencia y el alto nivel de preparación de los mismos. También existe la necesidad de facilitar el acceso a la oferta –tanto información como compra-, la inmediatez de las transacciones, a la venta cruzada, la exigencia de flexibilidad y calidad y a una alta movilidad.

Desde TSS Group apuntan también al viajero cosmopolita, de entre 35 y 55 años, que busca autenticidad, hace viajes más cortos pero más frecuentes, es fiel al destino, y demanda el producto bleisure. “Su relación con los destinos es muy emocional y usa una gran variedad de tecnologías”.

De cara a 2018, se presentan en el mercado algunos retos que enfrentar, indica Roldán, sobre todo relacionados con la conectividad, al faltar 400.000 plazas de avión tras las quiebras de Airberlin y Niki, y en cuanto a destino para España, el resurgir de los competidores del Mediterráneo Oriental y el auge de la larga distancia.

En 2017 España se mantuvo como el destino más popular de vacaciones en el extranjero para los alemanes, pero los turoperadores se mostraron preocupados a final de año por el desarrollo de algunos destinos, según indicó la asociación que representa a agencias y turoperadores en el país, la DRV. Uno de cada cuatro euros invertidos por los alemanes en sus vacaciones va a los destinos españoles, según Gfk, y en 2016 tuvo un crecimiento particularmente fuerte. Este alto nivel casi se mantuvo en 2017, pero las regiones turísticas tuvieron diferentes comportamientos. Mientras Canarias y la Península registraron crecimientos, Baleares descendió, y, según la consultora, se debió al declinar de las reservas a través de agencias de viajes porque las reservas online aumentaron. El crecimiento de visitantes registrado por los organismos de turismo de Mallorca se debe a la subida de los viajes organizados individualmente, una tendencia que a tenor de las cifras que muestran diversos indicadores para 2018, seguirán produciéndose este año.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios

Esta noticia no tiene comentarios.