Diario 5541 27.03.2019 | 03:23
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Con la participación de 14 ministerios

El Gobierno aprueba medidas de contingencia para minimizar un Brexit duro

2 marzo, 2019
  • Las medidas se aplicarán de manera unilateral, pero estarán sujetas a la reciprocidad por parte del Reino Unido
  • Se centran especialmente en cuestiones de derechos de los ciudadanos y relacionadas con las actividades económicas
  • Reino Unido seguirá considerándose un destino de la UE un año más en los aeropuertos españoles, a efectos de las prestaciones de Aena

El Gobierno aprobó ayer un real decreto ley que recoge medidas de contingencia para minimizar los efectos de una posible salida sin acuerdo del Reino Unido de la Unión Europea y garantizar los derechos de los ciudadanos de ambos países. Se trata de una decisión temporal que "esperemos que no entre nunca en aplicación, porque lo haría única y exclusivamente si el Reino Unido decidiera salir de la UE sin acuerdo y por la ventana", señaló el ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros.

Una de las medidas contempla que el Reino Unido seguirá considerándose un destino de la Unión Europea un año más en los aeropuertos españoles, a efectos de las prestaciones que cobra Aena, si finalmente se produce su retirada el próximo 29 de marzo sin acuerdo previo.

El objetivo es proteger a españoles y británicos, que en su día ejercieron su derecho a la libre circulación entre ambos países, así como los flujos comerciales e intereses económicos de España.

Las medidas son temporales y en muchos casos están supeditadas al trato recíproco por las autoridades británicas hacia ciudadanos y empresas españolas

Se prevé, además, que la consideración de Reino Unido como destino no europeo, o internacional, a efectos de las prestaciones patrimoniales previstas en la Ley de Seguridad Aérea (por el uso de pistas y servicios de tránsito, inspección y control de pasajeros y equipajes, entre otros muchos), se posponga hasta el 28 de febrero de 2020.

Josep Borrell, ministro de Asuntos Exteriores.

El objetivo es tratar de graduar el efecto de este cambio en las prestaciones que cobra Aena, cuya cuantía se modifica anualmente cada 1 de marzo, para afectar lo menos posible a la llegada de pasajeros británicos.

Se establece que, hasta el 28 de febrero del próximo año, los pasajeros embarcados con destino a un aeropuerto británico se seguirán considerando que viajan dentro del Espacio Económico Europeo a los efectos de la fijación de importes por las prestaciones públicas por salida de pasajeros y servicio de catering que cobra gestor aeroportuario.

En el transporte por carretera se establecen medidas para permitir que el traslado de mercancías continúe con normalidad, siempre que Reino Unido haga lo mismo.

En el ámbito de viajeros, la legislación será la establecida en los tratados o organismos internacionales de los que sean parte ambos países, y se mantiene la autorización vigente hasta su expiración.

Medidas de carácter laboral

En materia laboral se establece que los británicos que estén trabajando de forma permanente en España podrán seguir haciéndolo, aunque para acceder a ese puesto se les hubiera exigido ser nacional de un país miembro de la UE, siempre que sigan cumpliendo el resto de las condiciones exigidas para el puesto.

También podrán acceder a pruebas de acceso laboral como miembros de la UE siempre que éstas hubieran sido convocadas antes del Brexit, y durante cinco años se reconocerán sus cualificaciones profesionales en cualquier país de la UE, siempre que Londres haga lo mismo con los españoles.

Sobre los británicos con empleo público, ya sea de carrera, en prácticas o interinos, se mantendrán, pero no podrán optar a puestos cuyo plazo de presentación de solicitudes expire después del 30 de marzo.

Los británicos podrán acceder a las prestaciones por desempleo abonadas por España por los periodos cotizados en Reino Unido antes del Brexit, siempre que las últimas cotizaciones se hayan realizado en España y mientras se mantenga la residencia en este país.

Igualmente, los pensionistas españoles continuarán percibiendo sus pensiones, incluidas las correspondientes revalorizaciones y complementos, aun cuando residan en Reino Unido tras su abandono de la UE.

Los ingresos y prestaciones recibidos por españoles en territorio británico tras el Brexit dejarán de producir los mismos efectos que si hubieran tenido lugar en España, tal y como ocurre ahora.

Los ciudadanos de la UE residentes en España que se desplazan diariamente a trabajar a Gibraltar podrán acceder a las prestaciones por desempleo reconocidas por nuestro país por los periodos cotizados en Gibraltar, antes y después del Brexit

En el ámbito financiero se permite la continuidad de los contratos de estos servicios prestados en España por entidades establecidas en Reino Unido o Gibraltar, de acuerdo con las medidas adoptadas por la Comisión Europea, que incluyen plazos para que se adapten a los regímenes de terceros países.

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.