Diario 5564 22.04.2019 | 14:46
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Captar a un cliente exigente, acercarle a lo más auténtico de la isla y romper con la estacionalidad

Cuatro buenas ideas para hacer de Mallorca algo más que un destino de playa

La Mallorca rural, el patrimonio religioso, una guía para turistas y residentes y una cadena hotelera que ofrece producto local 14 abril, 2019

Mallorca es uno de los 25 destinos más populares de Europa, según TripAdvisor (ocupa el noveno lugar). Cada año llegan a la isla casi 12 millones de turistas, y algunas de sus playas, como la de Muro o la de Alcúdia, son fijas en todos los rankings internacionales de mejores playas del mundo. La isla lidera cifras de inversión hotelera y de reformas de establecimientos en los últimos años (La inversión hotelera en Baleares supuso el 20% del total en España en 2018), y Mallorca es la responsable de que Baleares se sitúe entre las 10 regiones más competitivas del mundo (Baleares se sitúa entre las 10 regiones más competitivas del mundo). En los últimos años, numerosas iniciativas han surgido para convertir la isla en un referente más allá del sol y playa y de la temporada estival, gracias a emprendedores con buenas ideas. Conoceremos aquí cuatro ejemplos de esas iniciativas desestacionalizadoras que ponen en valor lo local.

Itinerem, el valor de lo rural

Itinerem es una fundación creada en 2018 que recoge el legado de la Asociación Cultural Patrimonio Histórico del Mediterráneo, creada en 2015. Comparte nombre y objetivos con Itinerem Viajes Culturales S.L., cuyo consejero delegado es Luis del Olmo. Es una iniciativa que persigue, en palabras de Diego Zaforteza, gerente de la Fundación Itinerem, "el reconocimiento del Mediterráneo como un espacio de intercambio social y cultural a lo largo de la Historia".

Para conseguirlo, su actividad se bass en poner en valor la importancia de las grandes casas rurales de Mallorca que, a lo largo de los siglos, conformaron la base de las relaciones comerciales entre los diferentes territorios mediterráneos, su organización social y sus tradiciones.

"El resultado de lo anterior es lo que hoy en día se conoce como cultura mediterránea", explica. Este tipo de casas, que en Mallorca se conocen como “possessió”, en Menorca como “lloc”, en Ibiza como “vénda”, en Cataluña como “masia”, en Sicilia como “masseria” y en el sur de Francia como “mas”, serán "los elementos históricos en los que se basará Itinerem para la creación de una Ruta Cultural del Consejo de Europa que tendrá como motores de desarrollo la participación ciudadana, la difusión y el turismo cultural sostenible".

Itinerem combina el hecho de ser un negocio, con el objetivo más amplio de la fundación. "Más que ser un negocio es una iniciativa que pretende crear una imagen alternativa de cada uno de los destinos que formarán parte de la Ruta, una imagen que se basará en lo que nos caracteriza como una sociedad de origen rural y que principalmente viene definida por nuestro patrimonio material y muy especialmente por el inmaterial", explica Zaforteza.

Itinerem pretende poner en valor el patrimonio y el entorno rural de Mallorca.

Con el objetivo de que la iniciativa pueda autofinanciarse, han creado una plataforma de distribución comercial de estancias en "possessions" con historia pertenecientes al ámbito rural, así como "de experiencias basadas en nuestras costumbres y tradiciones", expone.

A nivel operativo el modelo de negocio es similar al de una OTA, sin embargo "se basa en la diferenciación de la oferta, en la identificación de nichos de mercado interesados en disfrutar de productos y servicios diferenciales de alto valor añadido que potencien el turismo de interior"

Itinerem contempla también la participación del ciudadano residente en el destino, en este caso, en Mallorca, "ya que consideramos imprescindible que éste se sienta identificado con nuestra iniciativa hasta tal punto que se sientan parte del destino. Para conseguirlo desde la Fundación Itinerem desarrollaremos programas de participación ciudadana en colaboración con empresas, asociaciones, ayuntamientos y con todo tipo de organizaciones que quieran compartir nuestros valores".

Los objetivos son claros: "Se trata de una iniciativa que nos diferencia del resto de destinos turísticos, ayudará al desarrollo local a través de la incorporación de pequeñas empresas al proyecto, favorecerá la creación de una oferta específicamente diseñada para cada temporada lo cual ayudará a desestacionalizar, atraerá a un tipo de turista con un medio/alto poder adquisitivo que valorará una oferta basada en nuestra cultura, activará la economía de los municipios del interior y generará un alto nivel de apoyo social", asegura Zaforteza.

UEP! Mallorca, más que una guía

A finales de 2018, SalseoApp creó la aplicación UEP! Mallorca, cuyo nombre es un juego de palabras que combina el saludo habitual de los isleños "uep!" con el sonido de la palabra web. Es una guía de Mallorca, sí, pero no se trata de una guía al uso. Según explica el CEO de SalseoApp y socio fundador, Tino Martínez, es una "guía personalizable de Mallorca, con agenda diaria de ocio y cultura. Ofrece cientos de lugares que visitar y recomendaciones de rutas, películas, historias y lecturas relacionadas con la isla. Dotada con Inteligencia artificial, va conociendo los gustos del usuario de la aplicación y le va recomendando nuevos lugares. Incluye, además, ofertas de comercios, restaurantes, ocio…".

UEP! Mallorca aprende de los gustos del usuario y además de incluir contenidos más amplios y de ámbitos como el cine, la literatura o la publicidad, relacionados con la isla, sirve tanto para el turista como para el residente, ya que "se actualiza constantemente con nuevas ofertas de ocio y cultura y ofertas comerciales". La app está pensada para responder a tres preguntas o situaciones: "La primera es la del turista que viaja a Mallorca y que se pregunta dónde ir o qué puede hacer en la isla. La segunda sería del residente, muy dado a pensar que en la isla hay pocas cosas que ver o hacer, y la tercera es la de mostrar una isla diferente, más allá del sol y playa. Mostrar esos comercios emblemáticos, los restaurantes con nuestros sabores, esos paisajes que solo se ven en la películas o en la publicidad…", explica Martínez.

El modelo de negocio es el cliente profesional: "Estar en la aplicación es gratuito. Acceder a las herramientas de marketing es de pago, pero asequible. Es el marketing directo que aportamos a las pequeñas y medianas empresas del sector servicios, sobre todo a las enfocadas a la restauración, el comercio y el ocio. Queremos atraer al cliente a la tienda, al restaurante, a la sala de conciertos… El marketing está basado en el geomatching colaborativo basado en la ubicación. También se pueden crear juegos de búsqueda de tesoros o campañas colaborativas entre distintas empresas y sectores".

Una aplicación pensada para turistas y residentes que se actualiza constantemente.

Actualmente se encuentra en la fase de captación de usuarios, para su posterior comercialización. La aplicación recoge tal cantidad de información que su desarrollo es constante.

Con la llegada del 5G cambiará internet y el mundo virtual, así que "ya hemos incorporado rutas en base a la realidad virtual y vídeos 360º", expone Tino Martínez

Y ¿qué es lo que aporta esta aplicación al modelo turístico de Mallorca o a su usuario, sea turista o residente? Según Tino Martínez, "la aplicación es la suma de varias aplicaciones en una sola. Da a conocer aspectos desconocidos de la isla. Interactúa con turistas y residentes. Con su implantación se convertirá en una herramienta de fidelización y captación de nuevos clientes. Con el tiempo aportará datos de comportamiento de los usuarios, como dónde han estado, qué han visitado o qué han consumido". Además, considera que puede ayudar a romper la estacionalidad, ya que "al estar tan actualizada rompe el estereotipo de la Mallorca sin actividad en la época otoñal o invernal".

Spiritual Mallorca, la atracción del patrimonio religioso

Lucus Gestió d'Espais i Natura S.L y Tau Patrimoni i Turisme S.L fundaron Spiritual Mallorca en 2014, que no es una empresa sino una marca, un concepto. Según explica Pere Muñoz, socio fundador, "Spiritual Mallorca es un proyecto que nace de la voluntad de presentar el patrimonio religioso de Mallorca como un atractivo turístico cultural. El objetivo es agrupar diversos espacios bajo un mismo paraguas con la finalidad de ponerlos en valor y aumentar el número e visitantes".

Y es que Mallorca es "una tierra donde el turismo de sol y playa es predominante y donde no se nos conoce por nuestros atractivos patrimoniales o culturales, por lo que es un reto presentar ese patrimonio de manera atractiva, creando espacios de visita, exposiciones permanentes, señalizaciones, medios tecnológicos para la visita, etc.". En estos cinco años han conseguido contar con cerca de 200.000 visitantes al año y convertir espacios que apenas se visitaban en lugares "que atraen una gran cantidad de personas interesadas en la cultura y en la espiritualidad".

El modelo de negocio va más allá del puro negocio: "Sobre todo nunca lo planteamos sólo como un negocio, hemos hecho inversiones que están alrededor del millón de euros, para adecuar los espacios a la visita. Nuestro orgullo es, por primera vez en Mallorca, dar viabilidad económica a muchos espacios, conseguir unos ingresos para mantenerlos, dar a conocer un patrimonio de primer orden, combinar la oración y el recogimiento con la visita cultural, dar claves interpretativas de los espacios a feligreses y visitantes", explica Muñoz. Todo empieza con la elaboración de un plan para mejorar la acogida de los visitantes en cada uno de los espacios, se ejecuta ese plan con recursos propios o mediante endeudamiento bancario, se abre ese espacio a la visita pública y se paga una renta a la comunidad religiosa o a la parroquia propietaria o gestora de esos espacios, que también son mantenidos y dinamizados por los impulsores del proyecto.

Monasterios, claustros, iglesias, espacios que ahora es posible visitar con Spiritual Mallorca.

De este modo, Spiritual Mallorca "genera una oferta cultural única y extraordinaria, una oferta diferente, desentacionalizadora y que atrae visitantes de todas las categorias sociales y nacionalidades, peregrinos, turistas, curiosos, devotos...". El hecho de que la idea original haya funcionado es bueno para los espacios, para generar una oferta turística diferente, para las comunidades religiosas y las parroquias, que así obtienen unos ingresos, "y para nosotros, claro", añade.

"Estamos orgullosos de haber creado el primer espacio en Mallorca de presentación del turismo y su impacto social, económico y cultural en el edificio de la Porciúncula; de haber creado la primera sala de España que, sin ser un cine, dispone de audio 3D situada en el Santuario de Lluc; de haber creado la única sala permanente dedicada a Ramon Llull, situada en el Santuario de Cura; de haber dotado de nueva museografía el Museo Juníper Serra en Petra; de haber abierto a la visita pública las terrazas de la Iglesia de Santa Eulàlia, una de las cuatro parroquias más antiguas de Palma", expone Muñoz. Además, como en los espacios que gestiona Spiritual Mallorca se llevan a cabo conciertos, presentaciones de vinos, degustaciones de aceite o acciones gastronómicas de todo tipo, también sirven a la economía local, a la promoción del producto de Mallorca y a la desestacionalización turística.

Garden Hotels, el compromiso con lo local

En el año 2015, la cadena mallorquina Garden Hotels tuvo claro que no quería continuar con su actividad alojativa en la isla de espaldas a lo malloquín. Así, empezó a ofrecer en sus hoteles producto gastronómico local, y desde entonces cada año ha ido ampliando las acciones para "fomentar la economía circular y revitalizar la agricultura local" de la isla, como explica su director de Intervención, Jaume Ordinas.

Pero la cadena decidió ir más allá, y combinar ese compromiso con lo mallorquín con la ecología y la sostenibilidad medioambiental, incluso más allá de la comida. "Así nació el proyecto EcoGarden, el concepto donde englobamos todas las acciones que tienen que ver con la ecología y con la sostenibilidad del medioambiente, que no solo están relacionados con la comida sino con todos los departamentos de Garden Hotels, desde el departamento de compras, pasando por marketing y reformas y hasta animación". El proyecto engloba, así, muchos frentes: una parte del buffet del Playa Garden Hotel & Spa sirve exclusivamente producto ecológico, entre otros, el cordero ecológico mallorquín.

"De esta forma y gracias a la colaboración de APAEMA, Garden Hotels se convirtió en la primera compañía hotelera que ofrece a sus clientes un producto gastronómico local de excelente calidad, y que, a su vez desempeña una gran labor de responsabilidad social con el trabajo de los agricultores mallorquines"

Desde el 2015 apuestan por una gastronomía basada en productos locales y de temporada, comprometidos con el Km0, "trasladando la importancia de la filosofía Slow Food a nuestros huéspedes. Por ello también tenemos unos distintivos creados para que el cliente pueda identificar qué productos vienen de la ganadería local, en todos los hoteles", según expone Ordinas.

Imagen del buffet ecológico y con producto local del Playa Garden Hotel & Spa, en Muro.

Además, en 2017 la cadena puso en marcha una ambiciosa prueba piloto para generar compost de la materia orgánica producida por un hotel. "Conscientes de la necesidad de fertilizar nuestra tierra, Garden Hotels apostó por un proyecto pionero que contó con el apoyo del Consell de Mallorca y también del Govern, y que se realizó en el hotel Playa Garden Selection Hotel & Spa gracias al trabajo de sus principales impulsores: Jaume Ordinas, Director de Intervención de la propia cadena Garden Hotels, y diferentes miembros de la asociaciones Estel de Llevant, Amics de la Terra, Aubó , APAEMA, y Ramon Plana (experto compostador)". Si Garden Hotels logra poner en marcha el proyecto en todos los hoteles que la cadena tiene en Baleares, se podrían obtener 307.159kg de compostaje durante toda la temporada.

¿Alguien se imagina cuánta materia orgánica se conseguiría si se hiciera lo mismo a nivel insular? Pues sí, en Garden han hecho el cálculo: 29.927.651kg. "Por tanto, es evidente que se trata de la oportunidad perfecta para recuperar y conservar la fertilidad de los suelos de Mallorca", asegura.

El feed-back de los clientes es "completamente positivo", y los turoperadores, cada vez más concientes y defensores de un turismo responsable, también se muestran satisfechos y agradecidos de poder ofrecer este valor añadido a sus clientes", asegura Jaume Ordinas.

Les gustaría poder ofrecer paquetes sostenibles y establecer alianzas con otros sectores de la isla igualmente concienciados, por ejemplo, rent-a-car de vehículos eléctricos. En eso Garden también sería pionera. Al final, ser un ejemplo para otras cadenas también es uno de sus objetivos, porque la economía circular necesita a cuantos más actores mejor: "El desarrollo de una economía circular precisa de muchos actores que aboguen por este concepto, reduciendo al mínimo la generación de residuos y manteniendo el valor de los recursos durante el mayor tiempo posible".

Para comentar, así como para ver ciertos contenidos de Hosteltur, inicia sesión o crea tu cuenta

Inicia sesión
Comentarios 0

Esta noticia no tiene comentarios.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.