Según un estudio de The Economist Intelligence Unit y ABB

Inteligencia artificial: países más preparados para su implantación

Corea del Sur, Alemania y Singapur destacan por encima de la media

El debate de la automatización ha vuelto a la palestra de la mano de una inteligencia artificial que ya no sólo es capaz de realizar tareas repetitivas en una línea de montaje, sino que tiene la habilidad de ir más allá, hasta el punto de amenazar un gran número de roles que hoy desempeñan los humanos en todas las categorías laborales, que podrían ser eliminados por las máquinas. El ‘Índice de preparación para la automatización’, elaborado por The Economist Intelligence Unit (EIU) en colaboración con la empresa ABB, indica cuáles son los países que mejor se están preparando para experimentar este proceso: Corea del Sur, Alemania y Singapur.

Los líderes empresariales de todo el mundo, en líneas generales, no muestran mucho miedo; de hecho su preocupación con respecto a estas tecnologías tiene más que ver con verse atrapados por la disrupción del mercado. Por ello muchos están acelerando sus estrategias para integrar la inteligencia artificial o la robótica avanzada en sus operaciones. Este proceso cogerá velocidad en pocos años y será entonces cuando empiece a aclararse su impacto en la economía y la fuerza de trabajo.

Para evitar el vacío, los países deberán implementar políticas y planes para ayudar a las personas, y en cierta medida a las empresas, a obtener la máxima ventaja de las oportunidades que estas tecnologías ofrecen. También se necesitarán políticas para mitigar los impactos negativos resultantes del desplazamiento de algunas categorías de trabajadores de sus roles habituales. En ambos casos es cuestión de políticas y estrategias que les ayuden a hacer la transición hacia una economía más automatizada.

El citado índice compara países en su preparación para la era de la automatización inteligente. Al evaluar la existencia de políticas y estrategias en las áreas de innovación, educación y mercado laboral, el estudio ha detectado que apenas se ha hecho nada para afrontar de manera específica los retos de la automatización basada en la inteligencia artificial y la robótica.

Los retos y las oportunidades de la automatización inteligente requieren una respuesta política consistente de la que por el momento se carece.Los retos y las oportunidades de la automatización inteligente requieren una respuesta política consistente de la que por el momento se carece.

En este sentido denuncia que ningún país ha tomado todavía “el toro por los cuernos”, según han confirmado los expertos que han participado en él. Sólo Corea del Sur, Alemania y Singapur, los líderes mundiales en este ámbito, han adoptado iniciativas individuales en áreas como la reforma curricular, el aprendizaje continuo, la formación ocupacional y la flexibilidad laboral.

Sorprende la ausencia de España de todos los rankings que reúne el estudio, ya sea el índice general, el ámbito de innovación, la inversión en I+D, así como la preparación para esta nueva etapa en las políticas de educación y de mercado laboral. Únicamente aparece en el top 10 de los países proveedores de robots industriales en 2016, colocándose en décima posición con 39.000 unidades, a gran distancia de las naciones que lideran este ranking: China (870.000), Corea del Sur (414.000) y Japón (386.000).

Otras conclusiones del citado informe son las siguientes:

- Los retos y las oportunidades de la automatización inteligente requieren una respuesta política consistente basada en un compromiso de todas las partes interesadas, algo de lo que por el momento se carece.

- Los países de ingresos medios tendrán que afrontar una adaptación a la automatización más dura que otros, como en el caso de los del sudeste asiático.

- Los líderes del índice destinan una cantidad considerable de fondos y otros apoyos a la investigación en inteligencia artificial y robótica, aunque en el caso de Alemania se centran más en otras tecnologías como el internet de las cosas y el big data.

- Pocos países han empezado a afrontar el impacto de la automatización con cambios en la política de educación, que debería enfocarse a la formación STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas) y a las llamadas habilidades ‘soft’, que permiten a los trabajadores poner en valor sus capacidades humanas.

- El aprendizaje continuo se está convirtiendo en un área rica de experimentación.

- En la mayoría de los países la formación profesional no está a la altura de los desafíos planteados por la automatización inteligente.

En el pdf adjunto se encuentra disponible el ‘Índice de preparación para la automatización’, de The Economist Intelligence Unit (EIU) y ABB (en inglés).

‘Índice de preparación para la automatización’,​ de The Economist Intelligence Unit (EIU)​ y ABB (en inglés).

 

Comentarios 0

Escribe un nuevo comentario ( Comentarios )

Escribe un nuevo comentario

Para comentar, así como para acceder a ciertos contenidos de Hosteltur, Accede o Crea tu cuenta.