Diario 5759 06.12.2019 | 13:55
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Michael Luttig, antes abogado general del fabricante aeronáutico, ocupará el nuevo cargo de asesor principal

Un ex juez defenderá a Boeing en las demandas por el 737 MAX

3 mayo, 2019

Boeing ha nombrado este jueves a Michael Luttig en el recién creado cargo de consejero y asesor principal del presidente, director general y CEO de Boeing, Dennis Muilenburg; y de la junta directiva de la empresa. Brett Gerry sucede a Luttig como abogado general. Ambos cambios son efectivos con efecto inmediato, según ha informado el fabricante aeronáutico estadounidense. El exjuez Luttig se encargará particularmente de los asuntos legales y demandas en contra de la empresa y sus máximos drectivos por los accidentes de los aviones de su modelo 737 MAX en Indonesia y en Etiopía.

Luttig, de 64 años, era desde 2006 el jefe del departamento jurídico de Boeing, un puesto que ahora ocupará Brett Gerry, también abogado y extrabajador del Departamento de Justicia, que ejercía de presidente de la firma en Japón desde hacía tres años, de acuerdo a un comunicado.

"Durante sus 13 años de servicio en Boeing, el juez Luttig ha creado el mejor equipo legal del mundo y obtenido un éxito sin igual para la compañía", dice en la nota el máximo ejecutivo, Dennis Muilenburg, que lo describe como una "brillante mente legal" y una "voz crítica" en los retos corporativos.

Luttig se unió a Boeing después de ser magistrado durante 15 años en la Corte de Apelaciones del Cuarto Circuito, y antes de eso fue fiscal general asistente para la Justicia de Estados Unidos, además de abogado en el sector privado, en la Corte Suprema y en la Casa Blanca.

Por su parte, el nuevo jefe jurídico de la compañía, Brett Gerry, de 47 años, fue antes de establecerse en Tokio el vicepresidente y asesor legal de la división de aviones comerciales de Boeing, lo que le ha aportado "las habilidades y experiencias" necesarias para el nuevo puesto, añadió Muilenburg.

Los accidentes de los vuelos 610 de Lion Air en Indonesia, en octubre de 2018, y del 302 de Ethiopian, el pasado 10 de marzo, han provocado una crisis en la empresa aeronáutica, que ha interrumpido las entregas del avión 737 MAX, vetado en los espacios aéreos de prácticamente todo el mundo y que ha alterado las operaciones de numerosas aerolíneas.

Boeing ultima un paquete de mejoras que incluyen una actualización de software para esta gama de aviones y aún debe ser aprobado por las autoridades, en un esfuerzo por "devolver el 737 MAX al servicio y recuperar la confianza de los clientes, los reguladores y la gente que vuela", indicó este martes Muilenburg


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.