Diario 5693 20.09.2019 | 22:22
Hosteltur: Noticias de turismo
Edición España. Se ofrece para ayudar a los nuevos representantes políticos

CEHAT pide personas solventes y experimentadas al frente de Turismo

Para llevar a cabo “la regeneración normativa que viene exigiendo en los últimos años” 14 junio, 2018
  • Molas reclama "coordinación y una voz única para crear una auténtica política de Estado que nos permita seguir liderando el ranking de competitividad y mantener el empleo y la generación de riqueza"
  • También advierte que "no es válida la improvisación, o el venir con prejuicios de una actividad que es tremendamente sensible y profesionalizada; España es un país donde parece que todo el mundo entiende de fútbol y de turismo"
  • Asimismo propone "una reflexión profunda para adaptar el modelo exitoso del año 2000 a las exigencias de las empresas, trabajadores y viajeros del año 2030"

Joan Molas, presidente de CEHAT (Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos), advierte al nuevo Gobierno de los riesgos de que “los nuevos cargos de confianza, como normalmente sucede, vengan sin conocimiento específico en la materia y requieran de un periodo largo de adaptación, lo cual es incompatible con una legislatura débil y de mandato muy limitado”. Por ello pide que los futuros responsables de Turismo sean “personas de reconocida solvencia y experiencia dentro del sector, ya que España no se puede permitir el lujo de estar muchos meses con un vacío de actuaciones y una deriva en la coordinación con las Comunidades Autónomas”. Unas Comunidades a las que ya está afectando “la parálisis legislativa a nivel nacional”.

Molas hace recuento de las asignaturas pendientes del sector, como “la regeneración normativa que CEHAT viene exigiendo en los últimos años”, así como “la coordinación y una voz única para crear una auténtica política de Estado que nos permita seguir liderando el ranking de competitividad y mantener el empleo y la generación de riqueza”.

Y pone ejemplos de la incidencia que tienen en el sector las normativas de otros ministerios como “las decisiones que se tomen en el Imserso, en los visados turísticos, en la política aeroportuaria, en la propiedad intelectual o en las medidas fiscales, que son capaces de inclinar la balanza a tener una industria próspera o una con problemas para competir a nivel internacional”.

Y es que, como subraya Molas, “no es válida la improvisación, o el venir con prejuicios de una actividad que es tremendamente sensible y profesionalizada. España es un país donde parece que todo el mundo entiende de fútbol y de turismo. Incluso muchos desconocedores de la materia opinan que debemos cerrar establecimientos de inferior categoría, terminar con los destinos obsoletos o impedir la llegada del turista low cost”.

Molas, a la izq, en la inauguración del pasado Congreso de Hoteleros Españoles en Málaga, que coincidió con la moción de censura al Gobierno.Molas, a la izq, en la inauguración del pasado Congreso de Hoteleros Españoles en Málaga, que coincidió con la moción de censura al Gobierno.

Sin embargo incide en que “tenemos rivales cada vez más profesionalizados, competidores de primerísimo nivel que cuentan con un enorme apoyo social en sus países, donde no para la maquinaria de formación y de inversiones”. Por eso, añade, “uno de los grandes riesgos que supone el desconocimiento en la materia es el pensar que, dado que es una industria próspera en los últimos años, aguanta todo, incluyendo tasas e impuestos que serán pagados por foráneos a los cuales unos pocos euros más no les van a influir en su decisión de viajar a España”.

En este sentido recuerda que “el sector turístico español soporta una presión fiscal muy superior a la de muchos países competidores, y las tasas son determinantes a la hora de componer el precio del paquete turístico. Los estudios más serios han venido demostrando que un IVA reducido y una baja presión fiscal genera mucha más actividad, y al final mayor recaudación y prosperidad inducida”.

Apuesta por la innovación

El presidente de CEHAT también asegura que “para poder seguir liderando la actividad se hace necesario que de una vez por todas se invierta en I+D+i”, como lleva exigiendo el ITH (Instituto Tecnológico Hotelero) desde su creación hace 14 años, con el fin de que “España pase a ser líder en aplicación de tecnología, inteligencia artificial y la gestión de la sostenibilidad social, económica y medioambiental”.

No en vano “el conocer a los clientes y sus motivaciones, la promoción segmentada y los mercados correctos, la transferencia de los conocimientos a las pymes, la aportación necesaria del turismo a la economía rural o de zonas desfavorecidas gracias a la tecnología, la adaptación de destinos pioneros, la renovación de la planta hotelera y la puesta a disposición de una industria heterogénea de las herramientas de competitividad necesarias, reclaman una reflexión profunda para adaptar el modelo exitoso del año 2000 a las exigencias de las empresas, trabajadores y viajeros del año 2030”.

Primeros pasos del nuevo Gobierno

Molas muestra su decepción por que, una vez más, Turismo se encuadre en una cartera ministerial con otras responsabilidades, en este caso las de Industria y Comercio, a pesar de haber aumentado el número de ministerios. Aún así reconoce que “en principio no podemos indicar si esto es bueno o malo, aunque es preocupante el hecho de que en las primeras declaraciones de los responsables públicos la palabra ‘turismo’ no haya aparecido en ninguna de ellas”.

CEHAT sigue apostando por “la creación de una Secretaría de Estado muy potente que dependa directamente de Presidencia de Gobierno y no quede relegada a un cajón de sastre con un presupuesto exiguo y una tarea difusa como viene siendo tradicional en los últimos gobiernos”.

Por todo ello los hoteleros, en palabras del presidente de la patronal, se ofrecen a “ayudar a los nuevos responsables políticos para que de forma leal y sincera conozcan la realidad de aquellos que cada día han de mantener la mayor industria de nuestro país, el turismo, y deseamos poder comenzar a la mayor brevedad posible a marcar objetivos comunes para la consolidación de un futuro prometedor para el sector hotelero”.

Y es que, advierte, “tenemos sobre la mesa problemas de compleja solución, como el modelo de desarrollo, la sostenibilidad, la irrupción descontrolada de la economía sumergida, la irrupción de las viviendas y distorsión de la oferta, la turismofobia que levemente empieza a estar en la mente de algunos residentes, etc.”. Por eso, y aunque sabe que “no es fácil con esa minoría poder actuar”, afirma que “debemos afrontar el futuro con optimismo y dedicación, ya que está en juego la estabilidad económica de España”, y para ello cuentan con su colaboración. “No les defraudaremos”, concluye.


Política de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios y analizar la actividad de la web con la finalidad de mejorar su contenido. Si continúa navegando sin modificar la configuración de su navegador, consideramos que acepta su uso. Más información en nuestra Política de cookies.